Inicio ·Sharon · Artículo

Conoce las 4 Sharon de "Sharon, la hechicera"

Redacción

aespinoza

|

Lunes 06 de Agosto de 2018 - 18:13
compártelo
  • Foto: Ecuavisa
Foto: Ecuavisa

Infancia (Elisa Miralles)

Edith Bermeo nace en la ciudad de Guayaquil en 1974, bajo el signo de Aries, que simboliza el nacimiento y la lucha por la vida y marcará su destino de pionera y visionaria. Hija de Virgilio Bermeo y Esperanza Cisneros. La familia vive en una zona popular de Durán.  A pesar de que su padre esperaba un varón, al ver la  fortaleza y carácter de pasa a ser su hija favorita.
A los 10 años le detectan un tumor en el cerebro. Se aferra a la vida por el amor de su padre y la música, que la curan misteriosamente.

Adolescencia (Samara Montero)

A los 15 años se enamora por primera vez de El Colorado, un muchacho con problemas de conducta.
Consigue trabajo cantando y bailando en pequeños clubes de Durán donde imita a Thalía y se transforma en una joven atractiva.
Finaliza esta etapa de su vida con la decisión de sacrificar su primer amor, el amor de el Colorado, por su sueño y pasión: la música.

Edith (Samantha Grey)

Convertida en una joven artista que lucha por su carrera llega a un bailadero popular donde conoce a Ricardo Reyes, un hombre casado y dueño de la orquesta Hechizos. Con él tiene una hija.
Cuando su madre descubre que está embarazada, decide botarla de su casa. Edith lucha para mantenerse como madre soltera y artista en busca de una oportunidad y solo encuentra apoyo en su hermana Tere.
Termina esta etapa de su vida con el lanzamiento de su disco "Corazón Valiente" y la muerte simbólica de Edith Bermeo, la cantante de pueblo, para convertirse en Sharon la Diva.

Sharon (María Fernanda Ríos)

Edith renace en el escenario convertida en una mujer sensual, de cabellera rubia lisa, de piel clara, ojos verdes, y cuerpo esculpido en vestuario de vedette… conocida como Sharon.
Un personaje creado por ella y por el showbusiness, una figura costeña aspiracional para las mujeres y sensual y sexual para los hombres.
Es una mujer intensa, frontal que concreta todos sus planes. Pero, en lo sentimental, se le dificulta definirse.
La imagen del padre ausente la lleva a enamorarse de hombres mayores y luego, a buscar a los “chicos malos”, más jóvenes para redimirlos.

Infancia (Elisa Miralles)

Edith Bermeo nace en la ciudad de Guayaquil en 1974, bajo el signo de Aries, que simboliza el nacimiento y la lucha por la vida y marcará su destino de pionera y visionaria. Hija de Virgilio Bermeo y Esperanza Cisneros. La familia vive en una zona popular de Durán.  A pesar de que su padre esperaba un varón, al ver la  fortaleza y carácter de pasa a ser su hija favorita.A los 10 años le detectan un tumor en el cerebro. Se aferra a la vida por el amor de su padre y la música, que la curan misteriosamente.

Adolescencia (Samara Montero)

A los 15 años se enamora por primera vez de El Colorado, un muchacho con problemas de conducta.Consigue trabajo cantando y bailando en pequeños clubes de Durán donde imita a Thalía y se transforma en una joven atractiva.Finaliza esta etapa de su vida con la decisión de sacrificar su primer amor, el amor de el Colorado, por su sueño y pasión: la música.

Edith (Samantha Grey)

Convertida en una joven artista que lucha por su carrera llega a un bailadero popular donde conoce a Ricardo Reyes, un hombre casado y dueño de la orquesta Hechizos. Con él tiene una hija.Cuando su madre descubre que está embarazada, decide botarla de su casa. Edith lucha para mantenerse como madre soltera y artista en busca de una oportunidad y solo encuentra apoyo en su hermana Tere.Termina esta etapa de su vida con el lanzamiento de su disco "Corazón Valiente" y la muerte simbólica de Edith Bermeo, la cantante de pueblo, para convertirse en Sharon la Diva.

Sharon (María Fernanda Ríos)

Edith renace en el escenario convertida en una mujer sensual, de cabellera rubia lisa, de piel clara, ojos verdes, y cuerpo esculpido en vestuario de vedette… conocida como Sharon.Un personaje creado por ella y por el showbusiness, una figura costeña aspiracional para las mujeres y sensual y sexual para los hombres.Es una mujer intensa, frontal que concreta todos sus planes. Pero, en lo sentimental, se le dificulta definirse.La imagen del padre ausente la lleva a enamorarse de hombres mayores y luego, a buscar a los “chicos malos”, más jóvenes para redimirlos.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos