Fiscalía allana Dirección del IESS por investigación sobre peculado en compra de mascarillas

Las denuncias se centran en el alto precio de las mascarillas N95.

La Fiscalía investiga a funcionarios del IESS. Foto: Fiscalía
1 Abril, 2020, 7:00 am
Por: Redacción 
Casi a la media noche del martes 31 de marzo, se ejecutaron allanamientos en las instalaciones de la Dirección General del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) y otros inmuebles en Quito y Cuenca. En la red social, Twitter, la Fiscalía informó sobre estas acciones por una investigación que lleva a cabo ante un posible caso de peculado.
 
La Fiscalía investiga a funcionarios del IESS por el presunto delito de peculado en la compra de mascarillas para enfrentar la pandemia de coronavirus COVID-19.
 
Esto ocurre tres días después que la Fiscal General, Diana Salazar, ordenó una investigación previa por tales acusaciones, y que el presidente del directorio del IESS, Paúl Granda, anunciara la remoción de los funcionarios involucrados en la compra de insumos médicos, en un contrato de más de US$10 millones, con supuesto sobreprecio, con la empresa Almantop S. A., entre ellos al director, Miguel Ángel Loja.
 
Las denuncias se centran en el alto precio de las mascarillas N95, que en el mercado suelen adquirirse por tres o hasta cinco dólares pero para el contrato con el IESS costaban $12 por unidad.
 
El Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) decidió separar de sus cargos a tres altos funcionarios de la institución, entre esos al director Miguel Ángel Loja, quienes supuestamente intentaban adquirir insumos médicos con sobreprecio.
 
A través de un comunicado difundido en su cuenta de Twitter, el IESS señaló también que se ha removido a la directora nacional de Servicios Corporativos y a la subdirectora nacional de Contratación Pública. 
 
La semana pasada se hizo público un contrato en el que el IESS pretendía comprar distintos productos por un valor superior a los diez millones de dólares.
 
Según diario El Universo, entre lo solicitado constaban pantallas faciales de protección ocular por USD 22,90; mascarillas quirúrgicas de elástico por USD 0,75; alcohol antiséptico por USD 4,75; y mascarillas N-95 por USD 12. 
 
Estas últimas mascarillas pueden encontrarse en unos cinco dólares en el mercado nacional. 
 
Hasta el momento, el IESS señaló que el sudirector general, David Ruales, asuma la subrogación hasta el nombramiento del titular. 
 
 
Casi a la media noche del martes 31 de marzo, se ejecutaron allanamientos en las instalaciones de la Dirección General del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) y otros inmuebles en Quito y Cuenca. En la red social, Twitter, la Fiscalía informó sobre estas acciones por una investigación que lleva a cabo ante un posible caso de peculado.
 
La Fiscalía investiga a funcionarios del IESS por el presunto delito de peculado en la compra de mascarillas para enfrentar la pandemia de coronavirus COVID-19.
 
Esto ocurre tres días después que la Fiscal General, Diana Salazar, ordenó una investigación previa por tales acusaciones, y que el presidente del directorio del IESS, Paúl Granda, anunciara la remoción de los funcionarios involucrados en la compra de insumos médicos, en un contrato de más de US$10 millones, con supuesto sobreprecio, con la empresa Almantop S. A., entre ellos al director, Miguel Ángel Loja.
 
Las denuncias se centran en el alto precio de las mascarillas N95, que en el mercado suelen adquirirse por tres o hasta cinco dólares pero para el contrato con el IESS costaban $12 por unidad.
 
El Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) decidió separar de sus cargos a tres altos funcionarios de la institución, entre esos al director Miguel Ángel Loja, quienes supuestamente intentaban adquirir insumos médicos con sobreprecio.
 
A través de un comunicado difundido en su cuenta de Twitter, el IESS señaló también que se ha removido a la directora nacional de Servicios Corporativos y a la subdirectora nacional de Contratación Pública. 
 
La semana pasada se hizo público un contrato en el que el IESS pretendía comprar distintos productos por un valor superior a los diez millones de dólares.
 
Según diario El Universo, entre lo solicitado constaban pantallas faciales de protección ocular por USD 22,90; mascarillas quirúrgicas de elástico por USD 0,75; alcohol antiséptico por USD 4,75; y mascarillas N-95 por USD 12. 
 
Estas últimas mascarillas pueden encontrarse en unos cinco dólares en el mercado nacional. 
 
Hasta el momento, el IESS señaló que el sudirector general, David Ruales, asuma la subrogación hasta el nombramiento del titular.