Policía Nacional detuvo 11 personas ligadas al grupo "Oliver Sinisterra"

La aprehensión se dio durante el operativo "Gran Victoria 03".

La Policía Nacional allanaron varios domicilios. Foto: Captura de pantalla
27 Febrero, 2020, 10:12 pm
Por: EFE 
La Policía de Ecuador informó este jueves que logró desarticular a un grupo ilegal que cumplía labores de apoyo a una banda armada colombiana acusada de perpetrar atentados, secuestros y el asesinato de tres periodistas ecuatorianos en 2018.
 
La Policía, en un comunicado, indicó que la desarticulación del grupo ilegal se efectuó esta madrugada con el concurso de varias unidades de la institución, en coordinación con la Fiscalía, en una operación a la que denominó "Gran Victoria 03".
 
La operación combinada, según el informe policial, se ejecutó en las provincias costeras de Esmeraldas, Manabí, Los Ríos y Guayas, así como en la tropical de Santo Domingo de los Tsáchilas y en la andina de Cotopaxi.
 
Según la Policía ecuatoriana, el grupo ilegal apoyaba a la banda armada colombiana conocida como "Oliver Sinisterra", formada por disidentes de la antigua guerrilla FARC, y que aparentemente se encargaban del tráfico de precursores químicos, drogas, armas, municiones y robo de maquinaria para actividades de minería ilegal.
 
Además, la Policía presume que varios de los miembros de este grupo ilegal ecuatoriano estarían vinculados a un atentado con explosivos contra el cuartel policial de la ciudad de San Lorenzo, en la provincia fronteriza de Esmeraldas, ocurrido en enero de 2018.
 
La institución indicó que en la operación de este jueves detuvo a once personas, se incautó de 11.840 dólares en dinero en efectivo, otros 950 dólares aparentemente falsos, un vehículo, documentos, dos computadoras y varios dispositivos electrónicos.
 
Todos los detenidos en esta operación son ecuatorianos y, según las autoridades, cumplían distintos roles dentro de la organización ilegal.
 
Entre los detenidos, según el comunicado, figura un agente policial en servicio activo, que supuestamente cumplía labores de seguridad.
 
Como parte de esta ultima operación, en días anteriores los agentes detuvieron a otras cuatro personas, con los que suman un total de 15 ciudadanos aprehendidos en torno al caso.
 
El frente "Oliver Sinisterra" es una organización disidente de las FARC vinculada al narcotráfico que opera en el sur de Colombia, aunque también se le atribuye acciones en el norte de Ecuador como una serie de atentados en los primeros meses de 2018, que incluyó el atentado con explosivo contra el cuartel de San Lorenzo.
 
Asimismo, esta banda armada colombiana ha sido identificada como la responsable del secuestro y posterior asesinato en 2018 de tres miembros de un equipo periodístico del diario El Comercio y de una pareja de ecuatorianos oriundos de la ciudad de Santo Domingo de los Colorados.
 
Se trata del periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra, del equipo de prensa, quienes fueron asesinados en abril de 2018 en territorio colombiano fronterizo.
 
También Oscar Villacís y Katty Velasco, secuestrados y asesinados en abril de 2018, cuyos familiares aún exigen a las autoridades de los dos países que profundicen en el esclarecimiento de los hechos y en las responsabilidades en torno a esos asesinatos.
La Policía de Ecuador informó este jueves que logró desarticular a un grupo ilegal que cumplía labores de apoyo a una banda armada colombiana acusada de perpetrar atentados, secuestros y el asesinato de tres periodistas ecuatorianos en 2018.
 
La Policía, en un comunicado, indicó que la desarticulación del grupo ilegal se efectuó esta madrugada con el concurso de varias unidades de la institución, en coordinación con la Fiscalía, en una operación a la que denominó "Gran Victoria 03".
 
La operación combinada, según el informe policial, se ejecutó en las provincias costeras de Esmeraldas, Manabí, Los Ríos y Guayas, así como en la tropical de Santo Domingo de los Tsáchilas y en la andina de Cotopaxi.
 
Según la Policía ecuatoriana, el grupo ilegal apoyaba a la banda armada colombiana conocida como "Oliver Sinisterra", formada por disidentes de la antigua guerrilla FARC, y que aparentemente se encargaban del tráfico de precursores químicos, drogas, armas, municiones y robo de maquinaria para actividades de minería ilegal.
 
Además, la Policía presume que varios de los miembros de este grupo ilegal ecuatoriano estarían vinculados a un atentado con explosivos contra el cuartel policial de la ciudad de San Lorenzo, en la provincia fronteriza de Esmeraldas, ocurrido en enero de 2018.
 
La institución indicó que en la operación de este jueves detuvo a once personas, se incautó de 11.840 dólares en dinero en efectivo, otros 950 dólares aparentemente falsos, un vehículo, documentos, dos computadoras y varios dispositivos electrónicos.
 
Todos los detenidos en esta operación son ecuatorianos y, según las autoridades, cumplían distintos roles dentro de la organización ilegal.
 
Entre los detenidos, según el comunicado, figura un agente policial en servicio activo, que supuestamente cumplía labores de seguridad.
 
Como parte de esta ultima operación, en días anteriores los agentes detuvieron a otras cuatro personas, con los que suman un total de 15 ciudadanos aprehendidos en torno al caso.
 
El frente "Oliver Sinisterra" es una organización disidente de las FARC vinculada al narcotráfico que opera en el sur de Colombia, aunque también se le atribuye acciones en el norte de Ecuador como una serie de atentados en los primeros meses de 2018, que incluyó el atentado con explosivo contra el cuartel de San Lorenzo.
 
Asimismo, esta banda armada colombiana ha sido identificada como la responsable del secuestro y posterior asesinato en 2018 de tres miembros de un equipo periodístico del diario El Comercio y de una pareja de ecuatorianos oriundos de la ciudad de Santo Domingo de los Colorados.
 
Se trata del periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra, del equipo de prensa, quienes fueron asesinados en abril de 2018 en territorio colombiano fronterizo.
 
También Oscar Villacís y Katty Velasco, secuestrados y asesinados en abril de 2018, cuyos familiares aún exigen a las autoridades de los dos países que profundicen en el esclarecimiento de los hechos y en las responsabilidades en torno a esos asesinatos.