8 policías detenidos en Mejía por presunta corrupción

En operativo Centinela, se realizaron 12 allanamientos en cuatro provincias del país.

  • ECUADOR.- En operativo Centinela, se realizaron 12 allanamientos en cuatro provincias del país. Foto: Fiscalía
7 Febrero, 2019, 9:21 am
Por: Redacción 
Ocho policías en servicio activo fueron detenidos este 7 de febrero de 2019 en un operativo realizado en cuatro provincias, según informó la Fiscalía.
 
En la operación, denominada "Centinela" y liderada por la Fiscalía especializada en Delincuencia Organizada, Transnacional e Internacional (Fedoti) de Pichincha, cuatro policías de la Subjefatura de Tránsito del cantón Mejía, fueron separados de la formación, retiradas sus placas y armas de dotación, para ser esposados. Los otros dos uniformados fueron detenidos mientras estaban en labores de servicio, uno en el ECU 911 y el último en su día libre.
 
Los ocho agentes se habrían asociado para solicitar coimas a los conductores, a cambio de pasarles por alto infracciones y delitos de tránsito, o de permitir el paso de volquetas con carga proveniente de la minería ilegal.
 
En el operativo, liderado por el fiscal Francisco Vega, se ejecutaron 12 allanamientos en cuatro provincias: Pichincha, Cotopaxi, Chimborazo y Santo Domingo de los Tsáchilas, específicamente en Quitumbe, Mejía, Santo Domingo, Riobamba, Latacunga, San Miguel de Los Bancos, donde se recabó información y documentación.
 
Según la Fiscalía, este caso es investigado desde hace dos meses y medio, con base en escuchas y seguimientos, se determinó que esta presunta red de corrupción estaría incrustada en las filas policiales. Los funcionarios identificaban a quien cometía una infracción de tránsito y lo acercaban al patrullero para hacer el arreglo económico respectivo, para lo cual montaban operativos ficticios en el norte de Quito, Rumiñahui, Machachi, Tandapi, Alluriquín y Santo Domingo.
 
Según las investigaciones, "extrañamente los 8 siempre aparecían juntos en las asignaciones de tránsito". Para perfilar a sus víctimas habrían utilizado las cámaras del ECU 911. Tomaban información privilegiada, como el paso de un camión o volqueta cargada por determinado sector. Con este dato previo, montaban un operativo ficticio.
 
"Abordaban el vehículo, lo requisaban y si encontraban algún tipo de irregularidad, solicitaban dinero para evitar el procedimiento policial", detalló el fiscal del caso. Asimismo, aprovechaban los accidentes de tránsito y no tomaban el procedimiento correspondiente o borraban las cartillas del ECU 911 para desaparecer el accidente. También habrían ingresado los vehículos a los patios de retención de la Policía Judicial y dejaban en libertad a los conductores, cuando estos ocasionaban lesiones a personas o conducían en estado de embriaguez.
 
Con las escuchas telefónicas, se verificó que por lo antes relatado, los implicados obtenían beneficios económicos de entre $300 y $2.000.
 
En las próximas horas, la Fiscalía formulará cargos por el delito de asociación ilícita en concurso real de infracciones con cohecho y concusión.
 
Ocho policías en servicio activo fueron detenidos este 7 de febrero de 2019 en un operativo realizado en cuatro provincias, según informó la Fiscalía.
 
En la operación, denominada "Centinela" y liderada por la Fiscalía especializada en Delincuencia Organizada, Transnacional e Internacional (Fedoti) de Pichincha, cuatro policías de la Subjefatura de Tránsito del cantón Mejía, fueron separados de la formación, retiradas sus placas y armas de dotación, para ser esposados. Los otros dos uniformados fueron detenidos mientras estaban en labores de servicio, uno en el ECU 911 y el último en su día libre.
 
Los ocho agentes se habrían asociado para solicitar coimas a los conductores, a cambio de pasarles por alto infracciones y delitos de tránsito, o de permitir el paso de volquetas con carga proveniente de la minería ilegal.
 
En el operativo, liderado por el fiscal Francisco Vega, se ejecutaron 12 allanamientos en cuatro provincias: Pichincha, Cotopaxi, Chimborazo y Santo Domingo de los Tsáchilas, específicamente en Quitumbe, Mejía, Santo Domingo, Riobamba, Latacunga, San Miguel de Los Bancos, donde se recabó información y documentación.
 
Según la Fiscalía, este caso es investigado desde hace dos meses y medio, con base en escuchas y seguimientos, se determinó que esta presunta red de corrupción estaría incrustada en las filas policiales. Los funcionarios identificaban a quien cometía una infracción de tránsito y lo acercaban al patrullero para hacer el arreglo económico respectivo, para lo cual montaban operativos ficticios en el norte de Quito, Rumiñahui, Machachi, Tandapi, Alluriquín y Santo Domingo.
 
Según las investigaciones, "extrañamente los 8 siempre aparecían juntos en las asignaciones de tránsito". Para perfilar a sus víctimas habrían utilizado las cámaras del ECU 911. Tomaban información privilegiada, como el paso de un camión o volqueta cargada por determinado sector. Con este dato previo, montaban un operativo ficticio.
 
"Abordaban el vehículo, lo requisaban y si encontraban algún tipo de irregularidad, solicitaban dinero para evitar el procedimiento policial", detalló el fiscal del caso. Asimismo, aprovechaban los accidentes de tránsito y no tomaban el procedimiento correspondiente o borraban las cartillas del ECU 911 para desaparecer el accidente. También habrían ingresado los vehículos a los patios de retención de la Policía Judicial y dejaban en libertad a los conductores, cuando estos ocasionaban lesiones a personas o conducían en estado de embriaguez.
 
Con las escuchas telefónicas, se verificó que por lo antes relatado, los implicados obtenían beneficios económicos de entre $300 y $2.000.
 
En las próximas horas, la Fiscalía formulará cargos por el delito de asociación ilícita en concurso real de infracciones con cohecho y concusión.
 
Le puede interesar
TEMAS RELACIONADOS