Inicio ·Noticias · Artículo

Causas de intervención universitaria son más graves que las del 2013

Redacción

arodriguezm

|

Jueves 10 de Enero de 2019 - 20:23
compártelo
  • GUAYAQUIL, Ecuador.- Passailaigue reveló que existen intenciones partidistas en la entrega de puestos dentro de la universidad.
GUAYAQUIL, Ecuador.- Passailaigue reveló que existen intenciones partidistas en la entrega de puestos dentro de la universidad.

Luego que el Consejo de Educación Superior (CES) prolongara por dos años más las funciones de la Comisión Interventora y de Fortalecimiento Institucional (CIFI) de la Universidad de Guayaquil; el presidente de dicho comité, Roberto Passailaigue, analizó la situación del centro de estudios y valoró el trabajo realizado desde octubre del 2018, cuando asumieron este proceso. 

Según Passailaigue las causales que propiciaron la intervención de la universidad en el 2013, en la que se invirtieron 50 millones de dólares, no solo están latentes sino que se han agravado.

Además del informe de los 33 contratos con irregularidades que presentó la CIFI,  uno de los problemas más graves, es la politización de la institución académica. "Existe un reparto de puestos que obedecería a intenciones partidistas de quienes forman parte de la universidad", señaló.

Sobre los procesos informáticos aseveró: "hay una negligencia total en el sistema de información, muchos datos se entregan de forma errónea o imcompleta, eso genera desconfianza". 

Le puede interesar: Examen Ser Bachiller se rendirá desde el 17 de enero

Para el exministro de educación haber pensado en entregar al Consejo Universitario la administración del Alma Máter en las condiciones actuales habría desencadenado en los mismos problemas que encontraron el establecimiento. 

Al final de la actual intervención, que culminaría en el 2021, se tendrá que elegir a las nuevas autoridades de la Universidad de Guayaquil. Por ahora, los administradores garantizan el derecho a la educación de los estudiantes.

Redacción

Luego que el Consejo de Educación Superior (CES) prolongara por dos años más las funciones de la Comisión Interventora y de Fortalecimiento Institucional (CIFI) de la Universidad de Guayaquil; el presidente de dicho comité, Roberto Passailaigue, analizó la situación del centro de estudios y valoró el trabajo realizado desde octubre del 2018, cuando asumieron este proceso. 

Según Passailaigue las causales que propiciaron la intervención de la universidad en el 2013, en la que se invirtieron 50 millones de dólares, no solo están latentes sino que se han agravado.

Además del informe de los 33 contratos con irregularidades que presentó la CIFI,  uno de los problemas más graves, es la politización de la institución académica. "Existe un reparto de puestos que obedecería a intenciones partidistas de quienes forman parte de la universidad", señaló.

Sobre los procesos informáticos aseveró: "hay una negligencia total en el sistema de información, muchos datos se entregan de forma errónea o imcompleta, eso genera desconfianza". 

Le puede interesar: Examen Ser Bachiller se rendirá desde el 17 de enero

Para el exministro de educación haber pensado en entregar al Consejo Universitario la administración del Alma Máter en las condiciones actuales habría desencadenado en los mismos problemas que encontraron el establecimiento. 

Al final de la actual intervención, que culminaría en el 2021, se tendrá que elegir a las nuevas autoridades de la Universidad de Guayaquil. Por ahora, los administradores garantizan el derecho a la educación de los estudiantes.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos