Inicio ·Noticias · Artículo

Arquidiócesis de Cuenca: "que no se tergiverse la verdad"

Redacción

jesuarez

|

Lunes 02 de Julio de 2018 - 19:13
compártelo
  • Manifestación en contra del abuso sexual en Cuenca. Foto: Archivo/API.
Manifestación en contra del abuso sexual en Cuenca. Foto: Archivo/API.

 

La Arquidiócesis de Cuenca pidió “que no se tergiversen las cosas” sobre el caso de abuso sexual que se investiga contra el sacerdote César Cordero, en Cuenca.

 

En un comunicado emitido el lunes 2 de julio de 2018, la entidad aseguró que se está “alterando la verdad de los procedimientos y difamando a las personas”, en respuesta a las declaraciones efectuadas por familiares y representantes legales de las presuntas víctimas.

 

“(La Arquidiócesis) Ha propuesto a todas las presuntas víctimas de abuso sexual, una ayuda profesional, imparcial e independiente, la misma que fue acogida solamente por 2 de las presuntas víctimas”, expresa la misiva. Dicha ayuda consistió en “brindar terapia de escucha” a los involucrados.

 

El escrito aclara también que la Iglesia Católica solo realiza “procesos Canónicos” y no interfiere en procesos civiles. “Las presuntas víctimas o sus familiares que desean tratar estos casos en el ámbito civil deben dirigirse directamente a las autoridades competentes”, puntualiza.

 

El cura está siendo investigados por los delitos de violación y abuso sexual presuntamente cometidos hace más de 5 décadas. El 21 de junio pasado, Fiscalía acudió al Hospital Universitario Católico para tomar la versión del sacerdote de 92 años.

 

Redacción

 

La Arquidiócesis de Cuenca pidió “que no se tergiversen las cosas” sobre el caso de abuso sexual que se investiga contra el sacerdote César Cordero, en Cuenca.

 

En un comunicado emitido el lunes 2 de julio de 2018, la entidad aseguró que se está “alterando la verdad de los procedimientos y difamando a las personas”, en respuesta a las declaraciones efectuadas por familiares y representantes legales de las presuntas víctimas.

 

“(La Arquidiócesis) Ha propuesto a todas las presuntas víctimas de abuso sexual, una ayuda profesional, imparcial e independiente, la misma que fue acogida solamente por 2 de las presuntas víctimas”, expresa la misiva. Dicha ayuda consistió en “brindar terapia de escucha” a los involucrados.

 

El escrito aclara también que la Iglesia Católica solo realiza “procesos Canónicos” y no interfiere en procesos civiles. “Las presuntas víctimas o sus familiares que desean tratar estos casos en el ámbito civil deben dirigirse directamente a las autoridades competentes”, puntualiza.

 

El cura está siendo investigados por los delitos de violación y abuso sexual presuntamente cometidos hace más de 5 décadas. El 21 de junio pasado, Fiscalía acudió al Hospital Universitario Católico para tomar la versión del sacerdote de 92 años.

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos