Reforma migratoria en EE.UU., una solución a la migración irregular aún lejana

El número promedio de migrantes deportados diariamente de EE.UU. está en 1.200 personas.

El número promedio de migrantes deportados diariamente de EE.UU. está en 1.200 personas.
7 Septiembre, 2014, 8:00 pm
Por: Redacción 
Una reforma migratoria ayudaría a solucionar la migración irregular hacia Estados Unidos, principalmente el "éxodo" de los niños migrantes no acompañados, pero su aprobación esta lejana debido a la "polarización" en ese país.
 
"La tensión y la polarización del Gobierno de los Estados Unidos, entre los republicanos y los demócratas, ha llevado a un Gobierno básicamente inefectivo que no puede crear ninguna política (migratoria) que beneficie a los niños" ni la población migrante en general, dijo esta semana en San Salvador la directora del Centro de Recursos Centroamericanos (Carecen) del Norte de California, Lariza Dugan.
 
Los republicanos y demócratas "están pisando muy cautelosamente" el tema de la reforma, sobre todo por el ambiente preelectoral que se vive de cara a los comicios de noviembre, agregó al ser consultada por Efe en una conferencia de prensa.
 
Una eventual reforma migratoria podría no solo beneficiar a los migrantes en situación irregular en los Estados Unidos, sino también para detener el "éxodo" de niños migrantes no acompañados que se ha desatado en los últimos meses.
 
Debido a que "si se hubiera dado una reforma para los 11,5 millones (de inmigrantes) que se especulan que hay en los Estados Unidos de forma irregular, esas personas hubieran podido pedir a sus niños de forma legal y los niños no se hubieran tenido que encaminar en esa jornada tan peligrosa", señaló Dugan.
 
Por la cual, pese a los riesgos, los centroamericanos, principalmente de Guatemala, Honduras y El Salvador, están pagando a un coyote o traficante de personas "hasta 14.000 dólares" para pasar ilegalmente hacia Estados Unidos, destacó.
 
Dugan, que también pertenece a la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas (NALACC, por sus siglas en inglés), estuvo en San Salvador, junto a otros representantes de ese organismo, como parte de su gira por Centroamérica para tratar la problemática de la migración de niños no acompañados, que incluye Honduras y Guatemala.
 
De acuerdo a los últimos datos del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense, en lo que va de año fiscal, que comenzó en octubre pasado, han sido detenidos un total de 66.127 menores tras cruzar ilegalmente la frontera de México con Estados Unidos, un 88 % más que los 35.209 del mismo período del año anterior.
 
Los migrantes deben de someterse a todo tipo de peligro en su trayecto hacia Estados Unidos, y aumenta más el riesgo para los niños y niñas que van sin ningún familiar en esa larga y peligrosa travesía, que incluso los puede llevar hasta la muerte.
 
Entonces, "el beneficio para la comunidad de una reforma sería increíble, sin embargo, no vemos una voluntad política de parte del Gobierno estadounidense" para alcanzarla, destacó.
 
"Es difícil (esta situación) porque sabemos que nosotros contribuimos a la economía de forma inmensurable y, sin embargo, no estamos viendo ninguna respuesta ni deseo político de resolver este limbo en el que tienen que vivir tantos millones de personas", sentenció la nicaragüense Dugan.
 
A pesar de las presiones que están realizando diferentes grupos promigrantes en EE.UU. para lograr una reforma migratoria integral, los expertos de NALACC consideran que esta podría ser alcanzada hasta después de las elecciones de noviembre.
 
De hecho, aunque el mismo presidente estadounidense, Barack Obama, anunció en junio pasado que tomaría medidas ejecutivas antes del final del verano con el objetivo de encontrar una solución a la situación de los inmigrantes indocumentados, este sábado se conoció que dio marcha atrás a esa decisión.
 
"Debido a la extrema politización de este asunto, el presidente cree que sería dañino para la propia medida y las perspectivas a largo plazo de una reforma migratoria integral anunciar una acción ejecutiva antes de las elecciones", afirmó un funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato, en una conferencia telefónica con periodistas en Washington.
 
Después de más de un año de haber iniciado el debate formal sobre la reforma migratoria integral las discusiones entre demócratas y republicanos continúan, mientras tanto miles de latinoamericanos siguen emprendiendo el peligroso viaje hacia EE.UU. y, paralelo a ello, miles están siendo deportados.
 
"El número promedio de personas deportadas diariamente (desde Estados Unidos) ha estado más o menos en 1.200 personas", de las cuales el 93 % "son latinoamericanos, donde resalta el caso de México, seguido de Honduras, Guatemala y El Salvador", detalló el director ejecutivo de NALACC, Óscar Chacón. 
Fuente: EFE
Una reforma migratoria ayudaría a solucionar la migración irregular hacia Estados Unidos, principalmente el "éxodo" de los niños migrantes no acompañados, pero su aprobación esta lejana debido a la "polarización" en ese país.
 
"La tensión y la polarización del Gobierno de los Estados Unidos, entre los republicanos y los demócratas, ha llevado a un Gobierno básicamente inefectivo que no puede crear ninguna política (migratoria) que beneficie a los niños" ni la población migrante en general, dijo esta semana en San Salvador la directora del Centro de Recursos Centroamericanos (Carecen) del Norte de California, Lariza Dugan.
 
Los republicanos y demócratas "están pisando muy cautelosamente" el tema de la reforma, sobre todo por el ambiente preelectoral que se vive de cara a los comicios de noviembre, agregó al ser consultada por Efe en una conferencia de prensa.
 
Una eventual reforma migratoria podría no solo beneficiar a los migrantes en situación irregular en los Estados Unidos, sino también para detener el "éxodo" de niños migrantes no acompañados que se ha desatado en los últimos meses.
 
Debido a que "si se hubiera dado una reforma para los 11,5 millones (de inmigrantes) que se especulan que hay en los Estados Unidos de forma irregular, esas personas hubieran podido pedir a sus niños de forma legal y los niños no se hubieran tenido que encaminar en esa jornada tan peligrosa", señaló Dugan.
 
Por la cual, pese a los riesgos, los centroamericanos, principalmente de Guatemala, Honduras y El Salvador, están pagando a un coyote o traficante de personas "hasta 14.000 dólares" para pasar ilegalmente hacia Estados Unidos, destacó.
 
Dugan, que también pertenece a la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas (NALACC, por sus siglas en inglés), estuvo en San Salvador, junto a otros representantes de ese organismo, como parte de su gira por Centroamérica para tratar la problemática de la migración de niños no acompañados, que incluye Honduras y Guatemala.
 
De acuerdo a los últimos datos del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense, en lo que va de año fiscal, que comenzó en octubre pasado, han sido detenidos un total de 66.127 menores tras cruzar ilegalmente la frontera de México con Estados Unidos, un 88 % más que los 35.209 del mismo período del año anterior.
 
Los migrantes deben de someterse a todo tipo de peligro en su trayecto hacia Estados Unidos, y aumenta más el riesgo para los niños y niñas que van sin ningún familiar en esa larga y peligrosa travesía, que incluso los puede llevar hasta la muerte.
 
Entonces, "el beneficio para la comunidad de una reforma sería increíble, sin embargo, no vemos una voluntad política de parte del Gobierno estadounidense" para alcanzarla, destacó.
 
"Es difícil (esta situación) porque sabemos que nosotros contribuimos a la economía de forma inmensurable y, sin embargo, no estamos viendo ninguna respuesta ni deseo político de resolver este limbo en el que tienen que vivir tantos millones de personas", sentenció la nicaragüense Dugan.
 
A pesar de las presiones que están realizando diferentes grupos promigrantes en EE.UU. para lograr una reforma migratoria integral, los expertos de NALACC consideran que esta podría ser alcanzada hasta después de las elecciones de noviembre.
 
De hecho, aunque el mismo presidente estadounidense, Barack Obama, anunció en junio pasado que tomaría medidas ejecutivas antes del final del verano con el objetivo de encontrar una solución a la situación de los inmigrantes indocumentados, este sábado se conoció que dio marcha atrás a esa decisión.
 
"Debido a la extrema politización de este asunto, el presidente cree que sería dañino para la propia medida y las perspectivas a largo plazo de una reforma migratoria integral anunciar una acción ejecutiva antes de las elecciones", afirmó un funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato, en una conferencia telefónica con periodistas en Washington.
 
Después de más de un año de haber iniciado el debate formal sobre la reforma migratoria integral las discusiones entre demócratas y republicanos continúan, mientras tanto miles de latinoamericanos siguen emprendiendo el peligroso viaje hacia EE.UU. y, paralelo a ello, miles están siendo deportados.
 
"El número promedio de personas deportadas diariamente (desde Estados Unidos) ha estado más o menos en 1.200 personas", de las cuales el 93 % "son latinoamericanos, donde resalta el caso de México, seguido de Honduras, Guatemala y El Salvador", detalló el director ejecutivo de NALACC, Óscar Chacón.