EE.UU. obligará a sus hospitales a publicar sus tarifas

Los precios de los procedimientos no son establecidos por una autoridad central.

Los precios de los procedimientos se negocian entre hospitales y compañías de seguros privados. Foto: Pixabay (referencial)
15 Noviembre, 2019, 5:49 pm
Por: AFP 
Los hospitales estadounidenses, famosos por la opacidad de sus tarifas y sus sorpresivas facturas, estarán obligados a partir de 2021 a hacer públicos los precios de sus procedimientos, según un reglamento publicado este viernes 15 de noviembre por la administración de Donald Trump.
 
El Departamento de Salud ha propuesto por separado nuevas regulaciones para obligar a las compañías aseguradoras privadas a permitir que sus asegurados sepan con antelación cuánto les costará una intervención o tratamiento médico. 
 
Conocer los términos financieros de un procedimiento médico hoy en día es a menudo similar a una carrera de obstáculos para los pacientes, que a menudo aceptan ser operados sin tener certeza de cuánto les costará su factura final. 
 
"En la actualidad, los precios de atención médica son tan transparentes como el lodo para los pacientes", dijo Seema Verma, directora de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid. La transparencia requerida por el gobierno de Trump "impulsará el motor de la competencia entre hospitales y aseguradoras". 
 
En Estados Unidos, los precios de los procedimientos no son establecidos por una autoridad central, sino que se negocian entre hospitales y compañías de seguros privadas, que cubren alrededor de la mitad de la población. 
 
Para la misma operación de rodilla, una aseguradora grande obtendrá mejores precios que una aseguradora pequeña. Una red de clínicas que tiene el monopolio de la atención médica en una ciudad también puede establecer precios más altos que en otros lugares donde compiten varios hospitales. 
 
Estos precios negociados actualmente son confidenciales. Las aseguradoras no solo desconocen los precios que pagan sus competidores, sino que el paciente no sabe cuánto tendrá que pagar de su bolsillo. 
 
Por ejemplo, un paciente que está cubierto en un 80% por su seguro para un procedimiento dado a menudo no puede saber cuánto será su 20% restante, que puede ascender a miles de dólares. El reglamento propuesto el viernes tiene como objetivo evitar esta incertidumbre. 
 
Sin embargo, ambas decisiones serán impugnadas en los tribunales por el sector hospitalario.
Los hospitales estadounidenses, famosos por la opacidad de sus tarifas y sus sorpresivas facturas, estarán obligados a partir de 2021 a hacer públicos los precios de sus procedimientos, según un reglamento publicado este viernes 15 de noviembre por la administración de Donald Trump.
 
El Departamento de Salud ha propuesto por separado nuevas regulaciones para obligar a las compañías aseguradoras privadas a permitir que sus asegurados sepan con antelación cuánto les costará una intervención o tratamiento médico. 
 
Conocer los términos financieros de un procedimiento médico hoy en día es a menudo similar a una carrera de obstáculos para los pacientes, que a menudo aceptan ser operados sin tener certeza de cuánto les costará su factura final. 
 
"En la actualidad, los precios de atención médica son tan transparentes como el lodo para los pacientes", dijo Seema Verma, directora de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid. La transparencia requerida por el gobierno de Trump "impulsará el motor de la competencia entre hospitales y aseguradoras". 
 
En Estados Unidos, los precios de los procedimientos no son establecidos por una autoridad central, sino que se negocian entre hospitales y compañías de seguros privadas, que cubren alrededor de la mitad de la población. 
 
Para la misma operación de rodilla, una aseguradora grande obtendrá mejores precios que una aseguradora pequeña. Una red de clínicas que tiene el monopolio de la atención médica en una ciudad también puede establecer precios más altos que en otros lugares donde compiten varios hospitales. 
 
Estos precios negociados actualmente son confidenciales. Las aseguradoras no solo desconocen los precios que pagan sus competidores, sino que el paciente no sabe cuánto tendrá que pagar de su bolsillo. 
 
Por ejemplo, un paciente que está cubierto en un 80% por su seguro para un procedimiento dado a menudo no puede saber cuánto será su 20% restante, que puede ascender a miles de dólares. El reglamento propuesto el viernes tiene como objetivo evitar esta incertidumbre. 
 
Sin embargo, ambas decisiones serán impugnadas en los tribunales por el sector hospitalario.