Perú: otro expresidente detenido por Odebrecht

La ola de corrupción de la constructora le quitó la presidencia que ejerció solo 20 meses.

  • A sus 80 años, este exbanquero fue detenido 10 días como parte de las investigaciones preliminares. Foto: AFP
10 Abril, 2019, 8:51 pm
Por: Redacción 
El "gringo" Pedro Pablo Kuczynski apostó darle a Perú un gobierno "de lujo". Pero la ola de corrupción de Odebrecht le quitó la presidencia que ejerció solo 20 meses y este miércoles 10 de abril terminó preso.
 
A sus 80 años, este exitoso exbanquero de Wall Street de espíritu bromista, dejó forzosamente su cómoda residencia limeña para ir detenido 10 días a la prefectura policial por orden del Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria.
 
Hijo de un médico alemán que huyó del nazismo, Kuczynski, llegó al poder con dos lastres: escaso respaldo político en un Congreso que actúa como un contrapoder y su condición de empresario. Sus opositores lo acusaban de mantener vínculos con grandes trasnacionales y de actuar como lobista.
 
Han sido precisamente los vínculos con la empresa brasileña, que ha repartido decenas de millones de dólares a políticos latinoamericanos a cambio de obras públicas, los que culminaron abruptamente con su presidencia, corolario de una exitosa carrera al servicio de su país desde 1968, cuando fue nombrado gerente del Banco Central de Reserva, antes de ser ministro en varias ocasiones y avezado inversor de Wall Street y economista del Banco Mundial.
 
- Detenido un año después de renunciar-
 
"Me allané absolutamente a todas las investigaciones. Nunca me opuse ni me opongo a ninguna investigación. Es un momento muy duro para mí, pero lo afrontaré con la entereza de quien solo tuvo el anhelo de tener un mejor país", dijo resignado Kuczynski en su cuenta Twitter.
 
Desde que renunció a la presidencia el 21 de marzo del 2018, Kuczynski aparecía poco en público y mantenía un perfil discreto, sin intervenir en política.  
 
 
Kuczynski se convirtió en el primer presidente en ejercicio en América en dejar el cargo por el caso Odebrecht. 
 
El exbanquero de Wall Street vivía virtualmente a préstamo de sus amigos e hijas, pues la justicia embargo sus cuentas bancarias. No podía salir del Perú y le pidió a su esposa, Nancy Lange, regresar a su país porque temía una venganza político judicial que pudiese acabar con ella bajo investigación.
 
Entre bromas decía que la presidencia sería su último trabajo, alegando que por su edad estaba más cerca de una jubilación que de buscar perpetuarse en el poder. 
 
"No soy político, soy economista"
 
"Yo no soy político, soy un economista que quiere hacer algo por su país", decía el que fuera concertista de flauta traversa del Royal College of Music que lo dejó para dedicarse a la política. En más de una ocasión, participó en conciertos benéficos en busca de fondos de ayuda social.
 
Su afición a las artes se la inculcó su madre, Madeleine Godard, de origen franco-suizo y tía del cineasta Jean-Luc Godard.
 
 
 
Pedro Pablo Kuczynski (izquierda).  
 
Su acento heredado de una educación exquisita en Estados Unidos y Gran Bretaña le valió al exbanquero de Wall Street y empresario nacido en Lima el 3 de octubre de 1938, el apodo de "gringo".
 
Graduado en política, filosofía y economía en Oxford y en administración pública en Princeton, tuvo que renunciar a su nacionalidad estadounidense para poder postular a la presidencia peruana.
 
Conocido por el acrónimo de su nombre, PKK es padre de cuatro hijos de sus dos matrimonios con estadounidenses, que apenas hablan español. Su actual esposa es Nancy Lange.
 
Su infancia en la Amazonía, donde su padre realizaba labores médicas humanitarias, forjó su fortaleza de carácter y resistencia a la adversidad. Ello sin duda le ayuda a superar el amargo y abrupto momento con el que acabó su mandato, y ahora su sorpresiva detención.
El "gringo" Pedro Pablo Kuczynski apostó darle a Perú un gobierno "de lujo". Pero la ola de corrupción de Odebrecht le quitó la presidencia que ejerció solo 20 meses y este miércoles 10 de abril terminó preso.
 
A sus 80 años, este exitoso exbanquero de Wall Street de espíritu bromista, dejó forzosamente su cómoda residencia limeña para ir detenido 10 días a la prefectura policial por orden del Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria.
 
Hijo de un médico alemán que huyó del nazismo, Kuczynski, llegó al poder con dos lastres: escaso respaldo político en un Congreso que actúa como un contrapoder y su condición de empresario. Sus opositores lo acusaban de mantener vínculos con grandes trasnacionales y de actuar como lobista.
 
Han sido precisamente los vínculos con la empresa brasileña, que ha repartido decenas de millones de dólares a políticos latinoamericanos a cambio de obras públicas, los que culminaron abruptamente con su presidencia, corolario de una exitosa carrera al servicio de su país desde 1968, cuando fue nombrado gerente del Banco Central de Reserva, antes de ser ministro en varias ocasiones y avezado inversor de Wall Street y economista del Banco Mundial.
 
- Detenido un año después de renunciar-
 
"Me allané absolutamente a todas las investigaciones. Nunca me opuse ni me opongo a ninguna investigación. Es un momento muy duro para mí, pero lo afrontaré con la entereza de quien solo tuvo el anhelo de tener un mejor país", dijo resignado Kuczynski en su cuenta Twitter.
 
Desde que renunció a la presidencia el 21 de marzo del 2018, Kuczynski aparecía poco en público y mantenía un perfil discreto, sin intervenir en política.  
 
 
Kuczynski se convirtió en el primer presidente en ejercicio en América en dejar el cargo por el caso Odebrecht. 
 
El exbanquero de Wall Street vivía virtualmente a préstamo de sus amigos e hijas, pues la justicia embargo sus cuentas bancarias. No podía salir del Perú y le pidió a su esposa, Nancy Lange, regresar a su país porque temía una venganza político judicial que pudiese acabar con ella bajo investigación.
 
Entre bromas decía que la presidencia sería su último trabajo, alegando que por su edad estaba más cerca de una jubilación que de buscar perpetuarse en el poder. 
 
"No soy político, soy economista"
 
"Yo no soy político, soy un economista que quiere hacer algo por su país", decía el que fuera concertista de flauta traversa del Royal College of Music que lo dejó para dedicarse a la política. En más de una ocasión, participó en conciertos benéficos en busca de fondos de ayuda social.
 
Su afición a las artes se la inculcó su madre, Madeleine Godard, de origen franco-suizo y tía del cineasta Jean-Luc Godard.
 
 
 
Pedro Pablo Kuczynski (izquierda).  
 
Su acento heredado de una educación exquisita en Estados Unidos y Gran Bretaña le valió al exbanquero de Wall Street y empresario nacido en Lima el 3 de octubre de 1938, el apodo de "gringo".
 
Graduado en política, filosofía y economía en Oxford y en administración pública en Princeton, tuvo que renunciar a su nacionalidad estadounidense para poder postular a la presidencia peruana.
 
Conocido por el acrónimo de su nombre, PKK es padre de cuatro hijos de sus dos matrimonios con estadounidenses, que apenas hablan español. Su actual esposa es Nancy Lange.
 
Su infancia en la Amazonía, donde su padre realizaba labores médicas humanitarias, forjó su fortaleza de carácter y resistencia a la adversidad. Ello sin duda le ayuda a superar el amargo y abrupto momento con el que acabó su mandato, y ahora su sorpresiva detención.
SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
Le puede interesar
SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
TEMAS RELACIONADOS