Hallan muerto a niño que cayó a pozo en España

Mineros alcanzaron sitio tras cavar túnel en el sur del país.

Mineros alcanzaron sitio tras cavar túnel en el sur del país. Foto: AFP
25 Enero, 2019, 9:07 pm
Por: Redacción 

Julen, el pequeño de 2 años que cayó a un pozo en Málaga el 13 de enero, fue hallado muerto este viernes 25 de enero de 2019, según reporta diario El País.

La web del medio de comunicación señala que la brigada de salvamento minero encontró el cuerpo sin vida en el punto donde se le buscaba, después de cavar manualmente y con gran dificultad los cuatro metros que separaban el pozo donde se encontraba el menor y el túnel paralelo perforado para que pudieran entrar los mineros.

Más de 300 personas han participado en el operativo de rescate, que llevó casi 300 horas trabajando de manera ininterrumpida.

Los padres del menor ya han sido informados y una comisión judicial se ha activado para proceder al levantamiento del cadáver.

LEA: A dos metros del pozo donde cayó un niño en España

Misión de riesgo

En una misión sin precedentes y sembrada de riesgos, un grupo de mineros de élite llegó al pozo, en el sur, donde hace 12 días había caído el niño de dos años. En una empresa difícil por la dureza del terreno, los socorristas cavaron primero un túnel vertical en paralelo al profundo pozo de 25 centímetros de diámetro donde el 13 de enero cayó el niño Julen Roselló.

Allí trabajaron sin descanso desde la tarde del jueves los mineros, bajando por turnos, de dos en dos, en una jaula metálica, para excavar con taladradora cuatro metros en horizontal y llegar al pozo. En medio de una gran expectativa en un país que se ha mantenido en vilo durante el rescate, los expertos mineros han avanzado centímetro a centímetro, con luz artificial y oxígeno.

En la tarde del viernes llegaron tres helicópteros que llevaron personal adicional a Totalán, entre ellos "especialistas en espeleología y microvoladuras (...) para reforzar el dispositivo de rescate por si fuera necesario hacer relevos", agregó la subdelegación del gobierno en la provincia andaluza de Málaga.

Previamente, la noche del viernes, los mineros habían excavado 3,35 metros de los 4 necesarios, pero debido a la dureza de la roca que encontraron tuvieron que realizar una cuarta voladura, anunció Jorge Martín, portavoz de la Guardia Civil. La noche del jueves ya se habían llevado a cabo dos explosiones controladas, y una tercera el viernes hacia el mediodía. Estas explosiones "deben ser extremadamente precisas debido a la cercanía a donde supuestamente se encuentra Julen", dijo Martín en rueda de prensa.

Cada pequeña explosión toma dos horas, lo que ralentiza los esfuerzos por llevar a cabo el rescate. Primero, dos mineros deben descender por el hueco realizado y perforar unos agujeros. Después, dos agentes especializados instalan los explosivos. Cuando regresan a la superficie, los explosivos se detonan, tras lo cual el equipo de rescate debe esperar media hora para limpiar el hueco del aire contaminado.

LEA: Desesperada búsqueda de un niño que cayó en un pozo en España

- Un pueblo conmocionado -

La búsqueda se vivió con mucha emoción en el pueblo de Totalán desde el 13 de enero. Desde aquel día no se han tenido pruebas de que Julen esté vivo, pero las autoridades no perdían la esperanza. La tía abuela de Julen, Elena, dijo a la televisión privada Telecinco que se le animaba el enorme dispositivo de rescate, aunque "a veces me vengo abajo", reconoció, "porque son muchos días y mi niño está en un pozo donde no sabemos si está vivo o está muerto".

"Yo creo que está vivo", añadió. La noche del jueves hubo una vigilia a la que asistieron cientos de vecinos de esta zona montañosa, para rezar por el niño. El acto estuvo dirigido por Juan José Cortés, conocido en España porque su hija Mari Luz fue asesinada en 2008 en Huelva, también en Andalucía, cuando tenía cinco años.

"¡Queremos pronto a Julen con nosotros!", clamó Juan José Cortés al lado de los padres del niño, que se abrazaban emocionados y con los ojos cerrados. Cortés, improvisado portavoz de los padres, afirmó que "están fuertes, están afrontando este último tramo con mucha fuerza y sobre todo me han dicho: 'no hemos perdido la esperanza en ningún momento'".

El pequeño cayó al pozo mientras los padres estaban almorzando en una zona cercana. Para esclarecer las circunstancias de la caída, en un pozo que carecía de señalización, la Guardia Civil interrogó a los padres, al propietario del terreno y al pocero que hizo la prospección. Un juzgado de Málaga abrió diligencias sobre el caso.

AFP- Redacción

Julen, el pequeño de 2 años que cayó a un pozo en Málaga el 13 de enero, fue hallado muerto este viernes 25 de enero de 2019, según reporta diario El País.

La web del medio de comunicación señala que la brigada de salvamento minero encontró el cuerpo sin vida en el punto donde se le buscaba, después de cavar manualmente y con gran dificultad los cuatro metros que separaban el pozo donde se encontraba el menor y el túnel paralelo perforado para que pudieran entrar los mineros.

Más de 300 personas han participado en el operativo de rescate, que llevó casi 300 horas trabajando de manera ininterrumpida.

Los padres del menor ya han sido informados y una comisión judicial se ha activado para proceder al levantamiento del cadáver.

LEA: A dos metros del pozo donde cayó un niño en España

Misión de riesgo

En una misión sin precedentes y sembrada de riesgos, un grupo de mineros de élite llegó al pozo, en el sur, donde hace 12 días había caído el niño de dos años. En una empresa difícil por la dureza del terreno, los socorristas cavaron primero un túnel vertical en paralelo al profundo pozo de 25 centímetros de diámetro donde el 13 de enero cayó el niño Julen Roselló.

Allí trabajaron sin descanso desde la tarde del jueves los mineros, bajando por turnos, de dos en dos, en una jaula metálica, para excavar con taladradora cuatro metros en horizontal y llegar al pozo. En medio de una gran expectativa en un país que se ha mantenido en vilo durante el rescate, los expertos mineros han avanzado centímetro a centímetro, con luz artificial y oxígeno.

En la tarde del viernes llegaron tres helicópteros que llevaron personal adicional a Totalán, entre ellos "especialistas en espeleología y microvoladuras (...) para reforzar el dispositivo de rescate por si fuera necesario hacer relevos", agregó la subdelegación del gobierno en la provincia andaluza de Málaga.

Previamente, la noche del viernes, los mineros habían excavado 3,35 metros de los 4 necesarios, pero debido a la dureza de la roca que encontraron tuvieron que realizar una cuarta voladura, anunció Jorge Martín, portavoz de la Guardia Civil. La noche del jueves ya se habían llevado a cabo dos explosiones controladas, y una tercera el viernes hacia el mediodía. Estas explosiones "deben ser extremadamente precisas debido a la cercanía a donde supuestamente se encuentra Julen", dijo Martín en rueda de prensa.

Cada pequeña explosión toma dos horas, lo que ralentiza los esfuerzos por llevar a cabo el rescate. Primero, dos mineros deben descender por el hueco realizado y perforar unos agujeros. Después, dos agentes especializados instalan los explosivos. Cuando regresan a la superficie, los explosivos se detonan, tras lo cual el equipo de rescate debe esperar media hora para limpiar el hueco del aire contaminado.

LEA: Desesperada búsqueda de un niño que cayó en un pozo en España

- Un pueblo conmocionado -

La búsqueda se vivió con mucha emoción en el pueblo de Totalán desde el 13 de enero. Desde aquel día no se han tenido pruebas de que Julen esté vivo, pero las autoridades no perdían la esperanza. La tía abuela de Julen, Elena, dijo a la televisión privada Telecinco que se le animaba el enorme dispositivo de rescate, aunque "a veces me vengo abajo", reconoció, "porque son muchos días y mi niño está en un pozo donde no sabemos si está vivo o está muerto".

"Yo creo que está vivo", añadió. La noche del jueves hubo una vigilia a la que asistieron cientos de vecinos de esta zona montañosa, para rezar por el niño. El acto estuvo dirigido por Juan José Cortés, conocido en España porque su hija Mari Luz fue asesinada en 2008 en Huelva, también en Andalucía, cuando tenía cinco años.

"¡Queremos pronto a Julen con nosotros!", clamó Juan José Cortés al lado de los padres del niño, que se abrazaban emocionados y con los ojos cerrados. Cortés, improvisado portavoz de los padres, afirmó que "están fuertes, están afrontando este último tramo con mucha fuerza y sobre todo me han dicho: 'no hemos perdido la esperanza en ningún momento'".

El pequeño cayó al pozo mientras los padres estaban almorzando en una zona cercana. Para esclarecer las circunstancias de la caída, en un pozo que carecía de señalización, la Guardia Civil interrogó a los padres, al propietario del terreno y al pocero que hizo la prospección. Un juzgado de Málaga abrió diligencias sobre el caso.