Inicio ·Noticias · Artículo

Peña Nieto confía tener encuentro con Obama y hablar de espionaje

Redacción

mguaman

|

Miércoles 04 de Septiembre de 2013 - 11:22
compártelo
El presidente de México, Enrique Peña Nieto, confió hoy en mantener un encuentro, "aunque sea casual o informal", con su homólogo estadounidense, Barack Obama, en la cumbre del G20 en Rusia para discutir el supuesto espionaje del que fue víctima cuando era candidato, informó su oficina.
 
La reunión serviría "precisamente para dejar muy en claro nuestra posición de que de haber existido algún tipo de espionaje en conductas o en formas que no estén apegadas a derecho, evidentemente, México las reprueba, las condena y demanda que haya un deslinde de responsabilidades y una investigación", afirmó.
 
En un encuentro con la prensa durante una escala en Gander (Canadá) rumbo a San Pertersburgo (Rusia), donde asistirá a la cumbre del Grupo de los Veinte (G20), el gobernante mexicano señaló que en lo personal no tenía "mayor apuro" por las revelaciones en torno al posible espionaje en su contra.
 
"Lo que sí es muy claro es que de probarse que hubo una acción de uso de medios de espionaje, evidentemente, no están permitidos y es una actuación fuera de la ley", apuntó el mandatario.
 
El Gobierno de México pidió el lunes pasado a EE.UU. una "investigación exhaustiva" sobre los reportes de un supuesto espionaje a ciudadanos mexicanos y que determine las responsabilidades correspondientes.
 
El canal de televisión brasileño Globo difundió el domingo pasado que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) espió directamente a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y a Peña Nieto.
 
En el caso de Peña Nieto, el presunto espionaje electrónico se hizo en la época en que era candidato a la Presidencia, continuó después de que ganó las elecciones de 2012 y permitió a la NSA saber los nombres de algunos ministros con anterioridad a su nombramiento oficial.
 
La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) citó el lunes al embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, "para expresar su enérgico extrañamiento y exigir la realización de la investigación señalada".
 
"Sin prejuzgar sobre la veracidad de la información presentada en dichos medios de comunicación, el Gobierno de México rechaza y condena categóricamente cualquier labor de espionaje sobre ciudadanos mexicanos en violación del Derecho Internacional", indicó entonces la Cancillería.
 
Los documentos usados como base de la información publicada en Brasil fueron entregados por el extécnico de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA, por su sigla en inglés) Edward Snowden al periodista Glenn Greenwald, del diario británico The Guardian, que reside en Río de Janeiro. 
Fuente: EFE

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, confió hoy en mantener un encuentro, "aunque sea casual o informal", con su homólogo estadounidense, Barack Obama, en la cumbre del G20 en Rusia para discutir el supuesto espionaje del que fue víctima cuando era candidato, informó su oficina.

 

La reunión serviría "precisamente para dejar muy en claro nuestra posición de que de haber existido algún tipo de espionaje en conductas o en formas que no estén apegadas a derecho, evidentemente, México las reprueba, las condena y demanda que haya un deslinde de responsabilidades y una investigación", afirmó.

 

En un encuentro con la prensa durante una escala en Gander (Canadá) rumbo a San Pertersburgo (Rusia), donde asistirá a la cumbre del Grupo de los Veinte (G20), el gobernante mexicano señaló que en lo personal no tenía "mayor apuro" por las revelaciones en torno al posible espionaje en su contra.

 

"Lo que sí es muy claro es que de probarse que hubo una acción de uso de medios de espionaje, evidentemente, no están permitidos y es una actuación fuera de la ley", apuntó el mandatario.

 

El Gobierno de México pidió el lunes pasado a EE.UU. una "investigación exhaustiva" sobre los reportes de un supuesto espionaje a ciudadanos mexicanos y que determine las responsabilidades correspondientes.

 

El canal de televisión brasileño Globo difundió el domingo pasado que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) espió directamente a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y a Peña Nieto.

 

En el caso de Peña Nieto, el presunto espionaje electrónico se hizo en la época en que era candidato a la Presidencia, continuó después de que ganó las elecciones de 2012 y permitió a la NSA saber los nombres de algunos ministros con anterioridad a su nombramiento oficial.

 

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) citó el lunes al embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, "para expresar su enérgico extrañamiento y exigir la realización de la investigación señalada".

 

"Sin prejuzgar sobre la veracidad de la información presentada en dichos medios de comunicación, el Gobierno de México rechaza y condena categóricamente cualquier labor de espionaje sobre ciudadanos mexicanos en violación del Derecho Internacional", indicó entonces la Cancillería.

 

Los documentos usados como base de la información publicada en Brasil fueron entregados por el extécnico de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA, por su sigla en inglés) Edward Snowden al periodista Glenn Greenwald, del diario británico The Guardian, que reside en Río de Janeiro. 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos