Inicio ·Noticias · Artículo

Aborto: prioridad del nuevo juez de Corte Suprema de EEUU

Redacción

fcolino

|

Lunes 02 de Julio de 2018 - 17:57
compártelo
  • Trump no está a favor del aborto y no esta haciendo presión por ese tema. - Foto: Consciencia
Trump no está a favor del aborto y no esta haciendo presión por ese tema. - Foto: Consciencia

La defensa por el derecho al aborto estará en el centro de la lucha por la elección del nuevo integrante de la Corte Suprema de Estados Unidos, mientras aumenta la presión sobre un puñado de senadores con poder de bloquear o confirmar al elegido de Donald Trump.

Los demócratas esperan evitar que Trump incline la balanza de la corte a la derecha al elegir a un ultraconservador en reemplazo del juez Anthony Kennedy, quien era el voto de desempate entre liberales y conservadores entre los nueve integrantes del máximo tribunal, y que se retirará a finales de julio.

En juego, argumentan los legisladores, está el fallo de 1973 de Roe vs Wade, que consagra el derecho legal a las mujeres a abortar en Estados Unidos.

"El presidente Trump nos ha dicho en sus propias palabras que su nominado casi con toda seguridad votará para cambiar la Roe v. Wade y destrozará el sistema de salud accesible para millones de estadounidenses", dijo el lunes el senador demócrata Chuck Schumer en una columna de opinión en The New York Times, estableciendo la estrategia de su partido para la pelea que viene.

Kennedy, un moderado de 81 años, por mucho tiempo impidió que la corte tuviera un sesgo conservador favorecido por los republicanos.

La semana pasada, Trump dijo que el sucesor de Kennedy sería nominado de una lista de 25 candidatos avalados por las organizaciones conservadoras Heritage Foundation y Federalist Society, que fue hecha pública el año pasado.

El presidente anunciará su elección el 9 de julio.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que si bien Trump no está a favor del aborto no está presionando a sus candidatos en temas específicos. 

"Él está buscando a individuos que tengan el intelecto correcto, el temperamento correcto y respeten la Constitución", afirmó.

"El presidente es pro-vida, pero en términos del proceso de selección del candidato para la Suprema Corte... no discutirá temas específicos con esos nominados", añadió.

La Casa Blanca aspira a que el nominado sea aprobado en octubre por el Senado, antes de las elecciones intermedias de noviembre, en las cuales los demócratas esperan tomar el control de una o ambas cámaras del Congreso.

El Senado tiene una cerrada diferencia, 51 republicanos frente a 49 demócratas. Mientras que un republicano, John McCain, enfrenta un severo cáncer y es poco probable que vote, los demócratas podrían rechazar al nominado de Trump si permanecen unidos y atraen de su lado a un senador republicano moderado.

- Respeto a decisiones establecidas -

Con todos los ojos encima, la senadora republicana Susan Collins es una voz poco común en su campo para defender el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo (IVG).

"Yo no apoyaré a un candidato que haya probado su hostilidad al caso Roe vs Wade, porque para mí significaría que su filosofía judicial no incluyó el respeto por las decisiones establecidas y la ley establecida", dijo la senadora a CNN.

Sin embargo tres legisladores demócratas que buscan reelegirse en noviembre en estados donde la oposición al aborto es relativamente amplia -Heidi Heitkamp, Joe Manchin y Joe Donnelly- han coqueteado con Trump y se reunieron con él en la Casa Blanca el jueves pasado.

Ellos tres ya votaron a favor de un juez elegido antes por Trump para la corte, el conservador Neil Gorsuch, quien fue aprobado por el Senado en abril de 2017.

"Hice hincapié en la importancia de que cualquiera que sea nominado para la Suprema Corte sea pragmático, justo, compasivo, comprometido con la justicia y esté por encima de la política, rasgos que concuerden con Kennedy", dijo después de la reunión Heitkamp.

La estrategia demócrata es no solo centrar su argumento en la defensa del aborto sino también en la protección del sistema de salud. La corte tiene el poder de sopesar la extensión y la cobertura del acceso al cuidado de la salud.

Se presume que la mayoría si no todos los candidatos de la lista de Trump favorecerían un cambio al fallo Roe vs. Wade, terminando con la garantía federal del derecho al aborto, si surgiera un caso sobre el tema.

 

AFP

La defensa por el derecho al aborto estará en el centro de la lucha por la elección del nuevo integrante de la Corte Suprema de Estados Unidos, mientras aumenta la presión sobre un puñado de senadores con poder de bloquear o confirmar al elegido de Donald Trump.

Los demócratas esperan evitar que Trump incline la balanza de la corte a la derecha al elegir a un ultraconservador en reemplazo del juez Anthony Kennedy, quien era el voto de desempate entre liberales y conservadores entre los nueve integrantes del máximo tribunal, y que se retirará a finales de julio.

En juego, argumentan los legisladores, está el fallo de 1973 de Roe vs Wade, que consagra el derecho legal a las mujeres a abortar en Estados Unidos.

"El presidente Trump nos ha dicho en sus propias palabras que su nominado casi con toda seguridad votará para cambiar la Roe v. Wade y destrozará el sistema de salud accesible para millones de estadounidenses", dijo el lunes el senador demócrata Chuck Schumer en una columna de opinión en The New York Times, estableciendo la estrategia de su partido para la pelea que viene.

Kennedy, un moderado de 81 años, por mucho tiempo impidió que la corte tuviera un sesgo conservador favorecido por los republicanos.

La semana pasada, Trump dijo que el sucesor de Kennedy sería nominado de una lista de 25 candidatos avalados por las organizaciones conservadoras Heritage Foundation y Federalist Society, que fue hecha pública el año pasado.

El presidente anunciará su elección el 9 de julio.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que si bien Trump no está a favor del aborto no está presionando a sus candidatos en temas específicos. 

"Él está buscando a individuos que tengan el intelecto correcto, el temperamento correcto y respeten la Constitución", afirmó.

"El presidente es pro-vida, pero en términos del proceso de selección del candidato para la Suprema Corte... no discutirá temas específicos con esos nominados", añadió.

La Casa Blanca aspira a que el nominado sea aprobado en octubre por el Senado, antes de las elecciones intermedias de noviembre, en las cuales los demócratas esperan tomar el control de una o ambas cámaras del Congreso.

El Senado tiene una cerrada diferencia, 51 republicanos frente a 49 demócratas. Mientras que un republicano, John McCain, enfrenta un severo cáncer y es poco probable que vote, los demócratas podrían rechazar al nominado de Trump si permanecen unidos y atraen de su lado a un senador republicano moderado.

- Respeto a decisiones establecidas -

Con todos los ojos encima, la senadora republicana Susan Collins es una voz poco común en su campo para defender el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo (IVG).

"Yo no apoyaré a un candidato que haya probado su hostilidad al caso Roe vs Wade, porque para mí significaría que su filosofía judicial no incluyó el respeto por las decisiones establecidas y la ley establecida", dijo la senadora a CNN.

Sin embargo tres legisladores demócratas que buscan reelegirse en noviembre en estados donde la oposición al aborto es relativamente amplia -Heidi Heitkamp, Joe Manchin y Joe Donnelly- han coqueteado con Trump y se reunieron con él en la Casa Blanca el jueves pasado.

Ellos tres ya votaron a favor de un juez elegido antes por Trump para la corte, el conservador Neil Gorsuch, quien fue aprobado por el Senado en abril de 2017.

"Hice hincapié en la importancia de que cualquiera que sea nominado para la Suprema Corte sea pragmático, justo, compasivo, comprometido con la justicia y esté por encima de la política, rasgos que concuerden con Kennedy", dijo después de la reunión Heitkamp.

La estrategia demócrata es no solo centrar su argumento en la defensa del aborto sino también en la protección del sistema de salud. La corte tiene el poder de sopesar la extensión y la cobertura del acceso al cuidado de la salud.

Se presume que la mayoría si no todos los candidatos de la lista de Trump favorecerían un cambio al fallo Roe vs. Wade, terminando con la garantía federal del derecho al aborto, si surgiera un caso sobre el tema.

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos