Ejército y Policía bloquearon manifestaciones en El Cairo

Otras protestas llegaron a la Unión Europea, para pedir el corte de las relaciones con Egipto.

23 Agosto, 2013, 1:11 pm
Por: Redacción 
Tropas militares y unidades de las fuerzas de seguridad cerraron la emblemática plaza Tahrir de El Cairo y cortaron algunas de las principales arterias de la capital, en previsión de las manifestaciones en favor del depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi.
 
Los islamistas convocaron marchas que saldrán tras el rezo del mediodía desde 28 mezquitas de la ciudad, entre ellas la de Fateh, en la céntrica plaza Ramsés, que fue escenario hace justo una semana de enfrentamientos entre la Policía y manifestantes.
 
El Ejército cerró con vehículos blindados y alambres de espino todos los accesos a la plaza Tahrir, dentro del bautizado por los islamistas como “Viernes de los Mártires", que supondrá una prueba de fuego para comprobar la capacidad de organización y resistencia de los Hermanos Musulmanes tras la detención de casi toda su cúpula.
 
Las fuerzas militares bloquearon, también, con barreras y alambres la avenida Gamat Adual al Arabiya, en el barrio de Mohandisín, así como las principales calles que dan a esta avenida, en la que se encuentra la mezquita Mustafa Mahmud, otro de los lugares donde se esperan protestas.
 
Mientras, en torno al palacio presidencial de Itihadiya y al Ministerio de Defensa se ha desplegado un importante dispositivo militar y policial, con carros de combate y vehículos blindados, que afecta a las calles que se dirigen al aeropuerto.
 
Otro de los lugares donde las fuerzas de seguridad han incrementado su presencia es en torno a la mezquita de Rabea al Adauiya, donde el pasado 14 de agosto fue desmantelada por la fuerza la acampada que mantenían los islamistas, en la que murieron más de 600 personas.
 
Las protestas de hoy llegan mientras Egipto continúa en estado de emergencia, con un toque de queda que entra diariamente en vigor a las siete de la tarde.
 
Piden 'más dureza' contra Egipto
 
Alrededor de setecientas personas se concentraron este viernes 23 de agosto, en Bruselas, para pedir a la Unión Europea una respuesta más contundente contra el actual Gobierno de Egipto, como medida de presión.
 
El objetivo de la protesta es "trasladar un mensaje a la UE sobre la debilidad de las medidas tomadas", dijo a EFE el egipcio Waleed Ali, uno de los organizadores de la protesta.
 
Algunos de los concentrados llegaron de países limítrofes con Bélgica, como Alemania, Holanda, Francia, y otros procedían de Turquía o España. Muchos de los manifestantes portaban banderas egipcias, así como retratos del depuesto presidente islamista Mohamed Mursi. 
 
La concentración, que se efectuó cerca de la sede de la Comisión Europea y del Consejo Europeo, fue vigilada por un fuerte dispositivo policial que impidió el tráfico y el paso en las calles adyacentes.
 
Ali instó a la UE a "cortar totalmente" las relaciones con su país hasta que el Ejecutivo actual y el Ejército "no detengan la represión". El pasado miércoles, los estados miembros acordaron suspender la exportación de armas a Egipto, en respuesta a la violencia vivida en las última semanas, pero optaron por mantener las ayudas económicas al país y no cortar las vías de diálogo con El Cairo.
Fuente: EFE
Tropas militares y unidades de las fuerzas de seguridad cerraron la emblemática plaza Tahrir de El Cairo y cortaron algunas de las principales arterias de la capital, en previsión de las manifestaciones en favor del depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi.
 
Los islamistas convocaron marchas que saldrán tras el rezo del mediodía desde 28 mezquitas de la ciudad, entre ellas la de Fateh, en la céntrica plaza Ramsés, que fue escenario hace justo una semana de enfrentamientos entre la Policía y manifestantes.
 
El Ejército cerró con vehículos blindados y alambres de espino todos los accesos a la plaza Tahrir, dentro del bautizado por los islamistas como “Viernes de los Mártires", que supondrá una prueba de fuego para comprobar la capacidad de organización y resistencia de los Hermanos Musulmanes tras la detención de casi toda su cúpula.
 
Las fuerzas militares bloquearon, también, con barreras y alambres la avenida Gamat Adual al Arabiya, en el barrio de Mohandisín, así como las principales calles que dan a esta avenida, en la que se encuentra la mezquita Mustafa Mahmud, otro de los lugares donde se esperan protestas.
 
Mientras, en torno al palacio presidencial de Itihadiya y al Ministerio de Defensa se ha desplegado un importante dispositivo militar y policial, con carros de combate y vehículos blindados, que afecta a las calles que se dirigen al aeropuerto.
 
Otro de los lugares donde las fuerzas de seguridad han incrementado su presencia es en torno a la mezquita de Rabea al Adauiya, donde el pasado 14 de agosto fue desmantelada por la fuerza la acampada que mantenían los islamistas, en la que murieron más de 600 personas.
 
Las protestas de hoy llegan mientras Egipto continúa en estado de emergencia, con un toque de queda que entra diariamente en vigor a las siete de la tarde.
 
Piden 'más dureza' contra Egipto
 
Alrededor de setecientas personas se concentraron este viernes 23 de agosto, en Bruselas, para pedir a la Unión Europea una respuesta más contundente contra el actual Gobierno de Egipto, como medida de presión.
 
El objetivo de la protesta es "trasladar un mensaje a la UE sobre la debilidad de las medidas tomadas", dijo a EFE el egipcio Waleed Ali, uno de los organizadores de la protesta.
 
Algunos de los concentrados llegaron de países limítrofes con Bélgica, como Alemania, Holanda, Francia, y otros procedían de Turquía o España. Muchos de los manifestantes portaban banderas egipcias, así como retratos del depuesto presidente islamista Mohamed Mursi. 
 
La concentración, que se efectuó cerca de la sede de la Comisión Europea y del Consejo Europeo, fue vigilada por un fuerte dispositivo policial que impidió el tráfico y el paso en las calles adyacentes.
 
Ali instó a la UE a "cortar totalmente" las relaciones con su país hasta que el Ejecutivo actual y el Ejército "no detengan la represión". El pasado miércoles, los estados miembros acordaron suspender la exportación de armas a Egipto, en respuesta a la violencia vivida en las última semanas, pero optaron por mantener las ayudas económicas al país y no cortar las vías de diálogo con El Cairo.