Inicio ·Noticias · Artículo

Excomediante Jimmy Morales lidera masiva elección presidencial en Guatemala

Redacción

mnaranjo

|

Lunes 07 de Septiembre de 2015 - 15:46
compártelo
  • CIUDAD DE GUATEMALA, Guatemala.- El comediante Jimmy Morales se medirá en segunda vuelta con candidato a definir. Foto AFP
CIUDAD DE GUATEMALA, Guatemala.- El comediante Jimmy Morales se medirá en segunda vuelta con candidato a definir. Foto AFP
Los guatemaltecos rompieron con las profecías sobre abstencionismo y brotes de violencia que se esperaban en la primera vuelta de las presidenciales del domingo, en la cual el comediante Jimmy Morales quedó primero para una definición en segunda vuelta.
 
Las voces de alerta sobre la apatía a las elecciones y actos violentos se habían activado debido a la crisis política por los escándalos de corrupción estatal que provocaron la renuncia del gobernante Otto Pérez, apenas cuatro días antes de los comicios generales.
 
A esa preocupación se había sumado la oficina en el país del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), la Premio Nobel de la Paz 1992, la líder indígena Rigoberta Menchú, y otros grupos humanitarios.
 
Sin embargo, los guatemaltecos dejaron la apatía y desencanto para volcarse a las urnas masivamente pues el 70% de los 7,5 millones de aptos emitieron su voto, según estimaciones oficiales.
 
Los resultados colocan al comediante sin experiencia política Jimmy Morales a la cabeza del conteo de votos con un 23,97% al escrutarse el 97,6% de los sufragios y lo catapultan a la segunda vuelta el 25 de octubre.
 
En tanto, la exprimera dama, Sandra Torres (19,62%), y el magnate de derecha, Manuel Baldizón (19,55%), están empatados técnicamente y voto a voto se define quién ganará su pase a la segunda vuelta.
 
Analistas consultados por AFP consideran que la avalancha registrada en las urnas se debió al rechazo a la corrupción y la oposición generalizada que cosechó Baldizón, un abogado derechista que protagonizó una campaña turbulenta por acusaciones de corrupción contra seis de sus diputados y su compañero de fórmula, Edgar Barquín.
 
Para Luis Linares, de la Asociación de Investigaciones y Estudios Sociales (Asies), la principal "preocupación de cuatro de cada cinco guatemaltecos era evitar el triunfo de Baldizón, que es la personificación de la corrupción".
 
Linares afirmó que los guatemaltecos estimaron que el obstáculo mayor para tener "un gobierno decente era Baldizón, además consideraron que votar nulo lo beneficiaba y salieron a votar a pesar del miedo que pudiera existir".
 
 
 
La crisis no termina
 
 
En tanto, el analista independiente Renzo Rosal reconoció que varios se equivocaron al "pensar que era un escenario estático y tradicional, pero era un escenario de total dinamismo hasta el día de hoy".
 
"Caímos en el error de los focos de tensión en elecciones anteriores, pero no en la coyuntura de 2015 que es distinta y dinámica", insistió.
 
Asimismo, comentó que los movimientos anticorrupción contra Pérez fueron "cobrando fuerza y decidieron votar por otras razones más racionales y darle continuidad al proceso de cambio".
 
"Baldizón es un candidato muy cuestionado e implicaba la profundización de la crisis, por eso buscaron un nuevo autor para que no vuelva a ocurrir lo mismo con la corrupción", afirmó.
 
El titular de la Oacnudh, el italiano Bruno Brunori, también reconoció que "existía una preocupación".
 
Pero "debo de decir que la forma conflictiva ha sido menos grave de lo que pensábamos", indicó, considerando que el despliegue de la Policía contribuyó "a bajar a la tensión".
 
Los comicios se desarrollaron con normalidad, pero se registraron algunos focos de conflictividad en el interior del país por el poder local.
 
Aunque los analistas califican de madurez política la participación ciudadana en las urnas, consideran vital que las exigencias contra la corrupción y una fiscalización se deben mantener y perfeccionar.
 
"Ahora la población debe de continuar vigilante y mantener una auditoría real para atarle las manos a las nuevas autoridades y no puedan meterlas en las arcas abiertas del Estado", sostuvo Lineras.
 
Asimismo, consideró fundamental reactivar la Contraloría General de Cuentas para "sacarla del letargo en que se encuentra".
 
"La crisis no termina aquí, la agenda indica que ahora se debe de auditar a los nuevos autores (funcionarios) y uno de los incentivos activos es que se continúe, se desarrolle y se consolide" el movimiento social, puntualizó Rosal.
Fuente AFP

Los guatemaltecos rompieron con las profecías sobre abstencionismo y brotes de violencia que se esperaban en la primera vuelta de las presidenciales del domingo, en la cual el comediante Jimmy Morales quedó primero para una definición en segunda vuelta.

 

Las voces de alerta sobre la apatía a las elecciones y actos violentos se habían activado debido a la crisis política por los escándalos de corrupción estatal que provocaron la renuncia del gobernante Otto Pérez, apenas cuatro días antes de los comicios generales.

 

A esa preocupación se había sumado la oficina en el país del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), la Premio Nobel de la Paz 1992, la líder indígena Rigoberta Menchú, y otros grupos humanitarios.

 

Sin embargo, los guatemaltecos dejaron la apatía y desencanto para volcarse a las urnas masivamente pues el 70% de los 7,5 millones de aptos emitieron su voto, según estimaciones oficiales.

 

Los resultados colocan al comediante sin experiencia política Jimmy Morales a la cabeza del conteo de votos con un 23,97% al escrutarse el 97,6% de los sufragios y lo catapultan a la segunda vuelta el 25 de octubre.

 

En tanto, la exprimera dama, Sandra Torres (19,62%), y el magnate de derecha, Manuel Baldizón (19,55%), están empatados técnicamente y voto a voto se define quién ganará su pase a la segunda vuelta.

 

Analistas consultados por AFP consideran que la avalancha registrada en las urnas se debió al rechazo a la corrupción y la oposición generalizada que cosechó Baldizón, un abogado derechista que protagonizó una campaña turbulenta por acusaciones de corrupción contra seis de sus diputados y su compañero de fórmula, Edgar Barquín.

 

Para Luis Linares, de la Asociación de Investigaciones y Estudios Sociales (Asies), la principal "preocupación de cuatro de cada cinco guatemaltecos era evitar el triunfo de Baldizón, que es la personificación de la corrupción".

 

Linares afirmó que los guatemaltecos estimaron que el obstáculo mayor para tener "un gobierno decente era Baldizón, además consideraron que votar nulo lo beneficiaba y salieron a votar a pesar del miedo que pudiera existir".

 

 

 

La crisis no termina

 

 

En tanto, el analista independiente Renzo Rosal reconoció que varios se equivocaron al "pensar que era un escenario estático y tradicional, pero era un escenario de total dinamismo hasta el día de hoy".

 

"Caímos en el error de los focos de tensión en elecciones anteriores, pero no en la coyuntura de 2015 que es distinta y dinámica", insistió.

 

Asimismo, comentó que los movimientos anticorrupción contra Pérez fueron "cobrando fuerza y decidieron votar por otras razones más racionales y darle continuidad al proceso de cambio".

 

"Baldizón es un candidato muy cuestionado e implicaba la profundización de la crisis, por eso buscaron un nuevo autor para que no vuelva a ocurrir lo mismo con la corrupción", afirmó.

 

El titular de la Oacnudh, el italiano Bruno Brunori, también reconoció que "existía una preocupación".

 

Pero "debo de decir que la forma conflictiva ha sido menos grave de lo que pensábamos", indicó, considerando que el despliegue de la Policía contribuyó "a bajar a la tensión".

 

Los comicios se desarrollaron con normalidad, pero se registraron algunos focos de conflictividad en el interior del país por el poder local.

 

Aunque los analistas califican de madurez política la participación ciudadana en las urnas, consideran vital que las exigencias contra la corrupción y una fiscalización se deben mantener y perfeccionar.

 

"Ahora la población debe de continuar vigilante y mantener una auditoría real para atarle las manos a las nuevas autoridades y no puedan meterlas en las arcas abiertas del Estado", sostuvo Lineras.

 

Asimismo, consideró fundamental reactivar la Contraloría General de Cuentas para "sacarla del letargo en que se encuentra".

 

"La crisis no termina aquí, la agenda indica que ahora se debe de auditar a los nuevos autores (funcionarios) y uno de los incentivos activos es que se continúe, se desarrolle y se consolide" el movimiento social, puntualizó Rosal.

Le puede interesar
Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos