Ecuador adecuará un hospital para atender casos de coronavirus

Autoridades anunciaron medidas de reforzamiento en control de aeropuertos y puertos.

Autoridades de Educación, IESS, Salud, Transporte y Obras Públicas y del Parque Nacional Galápagos en rueda de prensa.
29 Febrero, 2020, 12:30 pm
Por: EFE 
Ecuador revisará uno a uno a los pasajeros que lleguen al país procedentes de China, Italia, Irán y Corea, que han registrado casos del COVID-19 autóctonos, entre otras medidas preventivas para evitar una eventual dispersión de la enfermedad a raíz del caso de Brasil, informaron las autoridades.
 
"En las próximas 24 horas vamos a hacer un incremento en el control, especialmente a aquellos pasajeros que vienen de los países que tienen la enfermedad activa: China, Italia, Irán y Corea" del Sur, anunció el titular de Transporte y Obras Públicas, Gabriel Martínez.
 
 
Lo hizo en una rueda de prensa celebrada este miércoles en el Palacio de Gobierno de Carondelet, en el que mencionó una serie de medidas de reforzamiento en el control e ingreso tanto en aeropuertos, especialmente los internacionales como Quito y Guayaquil, como en los puertos del país.
 
Por su parte, la ministra de Salud, Catalina Andramuño, manifestó que se ha destinado un hospital para atender de manera exclusiva eventuales casos que se puedan llegar a confirmar de coronavirus en Ecuador y que otros catorce centros hospitalarios de la red pública e integral ya están identificados ante cualquier eventualidad.
 
Recordó que en el país "todavía no existe ningún caso sospechoso, ni confirmado por coronavirus", y que cuenta con la capacidad para realizar las pruebas, así como "la capacidad instalada, los equipos, el personal del Instituto Nacional de Salud Pública e Investigación".
 
 
En caso de que llegue al país alguna persona que presente síntomas respiratorios, aclaró que se activaría el protocolo estipulado mediante el cual se notifica al sistema integrado de emergencias ECU 911, e "inmediatamente es trasladado al hospital que vamos a destinar" y que estará preparado para ello la próxima semana.
 
Andramuño rehusó identificar el centro médico destinado para atender en exclusiva los casos que pudieran darse de COVID-19, así como la ciudad donde se encuentra ubicado, "por motivos de seguridad", pero explicó que estará equipado con cuarenta camas en terapia intensiva, y el personal médico y equipos necesarios para esa contingencia, así como la creación de un área de cuarentena.
 
Las autoridades aclararon que no todos los pacientes que padezcan el virus requerirán hospitalización, sino que algunos podrán tratarse de manera ambulatoria y que los medicamentos que deben suministrarse para tal caso son sintomáticos, es decir, conforme a los síntomas que presenten.
 
La ministra de Salud estimó en 60 millones de dólares los costos para dar una respuesta coordinada a la pandemia, en caso de que llegue al país suramericano y expresó que por parte del Ejecutivo, "hay toda la disposición para (destinar) los recursos necesarios".
 
Respecto a los cinco estudiantes ecuatorianos procedentes de la ciudad china de Wuhan, y que fueron evacuados la semana pasada a Ucrania, confirmó que siguen sin presentar síntomas y que cuando lleguen al país continuarán bajo un proceso de cuarentena.
 
En paralelo, la titular sanitaria manifestó que en coordinación con la Cancillería se sigue muy de cerca la situación de la comunidad ecuatoriana en Italia y que tras un proceso de verificación se ha comprobado que "hasta el momento no hay compatriotas con la enfermedad".
 
 
Por su parte, la ministra de Educación, Monserrat Creamer, indicó que en el sistema educativo del país se seguirán reforzando los programas y medidas de prevención y que ante un caso sospechoso se adoptarán "medidas extremas" y se informará a la comunidad educativa y médica.
 
El presidente del Directorio del Instituto Ecuatoriano de la Seguridad Social (IESS), Paul Granda, precisó que a los quince hospitales preparados para el tratamiento del coronavirus podrían sumarse cuatro unidades adicionales en diferentes puntos del país para tal efecto.
 
Granda pidió corresponsabilidad a la ciudadanía y los medios, y buscar canales oficiales de información, así como adoptar medidas preventivas de higiene para evitar su posible propagación o solicitar asistencia de personal sanitario.
Ecuador revisará uno a uno a los pasajeros que lleguen al país procedentes de China, Italia, Irán y Corea, que han registrado casos del COVID-19 autóctonos, entre otras medidas preventivas para evitar una eventual dispersión de la enfermedad a raíz del caso de Brasil, informaron las autoridades.
 
"En las próximas 24 horas vamos a hacer un incremento en el control, especialmente a aquellos pasajeros que vienen de los países que tienen la enfermedad activa: China, Italia, Irán y Corea" del Sur, anunció el titular de Transporte y Obras Públicas, Gabriel Martínez.
 
 
Lo hizo en una rueda de prensa celebrada este miércoles en el Palacio de Gobierno de Carondelet, en el que mencionó una serie de medidas de reforzamiento en el control e ingreso tanto en aeropuertos, especialmente los internacionales como Quito y Guayaquil, como en los puertos del país.
 
Por su parte, la ministra de Salud, Catalina Andramuño, manifestó que se ha destinado un hospital para atender de manera exclusiva eventuales casos que se puedan llegar a confirmar de coronavirus en Ecuador y que otros catorce centros hospitalarios de la red pública e integral ya están identificados ante cualquier eventualidad.
 
Recordó que en el país "todavía no existe ningún caso sospechoso, ni confirmado por coronavirus", y que cuenta con la capacidad para realizar las pruebas, así como "la capacidad instalada, los equipos, el personal del Instituto Nacional de Salud Pública e Investigación".
 
 
En caso de que llegue al país alguna persona que presente síntomas respiratorios, aclaró que se activaría el protocolo estipulado mediante el cual se notifica al sistema integrado de emergencias ECU 911, e "inmediatamente es trasladado al hospital que vamos a destinar" y que estará preparado para ello la próxima semana.
 
Andramuño rehusó identificar el centro médico destinado para atender en exclusiva los casos que pudieran darse de COVID-19, así como la ciudad donde se encuentra ubicado, "por motivos de seguridad", pero explicó que estará equipado con cuarenta camas en terapia intensiva, y el personal médico y equipos necesarios para esa contingencia, así como la creación de un área de cuarentena.
 
Las autoridades aclararon que no todos los pacientes que padezcan el virus requerirán hospitalización, sino que algunos podrán tratarse de manera ambulatoria y que los medicamentos que deben suministrarse para tal caso son sintomáticos, es decir, conforme a los síntomas que presenten.
 
La ministra de Salud estimó en 60 millones de dólares los costos para dar una respuesta coordinada a la pandemia, en caso de que llegue al país suramericano y expresó que por parte del Ejecutivo, "hay toda la disposición para (destinar) los recursos necesarios".
 
Respecto a los cinco estudiantes ecuatorianos procedentes de la ciudad china de Wuhan, y que fueron evacuados la semana pasada a Ucrania, confirmó que siguen sin presentar síntomas y que cuando lleguen al país continuarán bajo un proceso de cuarentena.
 
En paralelo, la titular sanitaria manifestó que en coordinación con la Cancillería se sigue muy de cerca la situación de la comunidad ecuatoriana en Italia y que tras un proceso de verificación se ha comprobado que "hasta el momento no hay compatriotas con la enfermedad".
 
 
Por su parte, la ministra de Educación, Monserrat Creamer, indicó que en el sistema educativo del país se seguirán reforzando los programas y medidas de prevención y que ante un caso sospechoso se adoptarán "medidas extremas" y se informará a la comunidad educativa y médica.
 
El presidente del Directorio del Instituto Ecuatoriano de la Seguridad Social (IESS), Paul Granda, precisó que a los quince hospitales preparados para el tratamiento del coronavirus podrían sumarse cuatro unidades adicionales en diferentes puntos del país para tal efecto.
 
Granda pidió corresponsabilidad a la ciudadanía y los medios, y buscar canales oficiales de información, así como adoptar medidas preventivas de higiene para evitar su posible propagación o solicitar asistencia de personal sanitario.