#MiraAlFrente: El celular es más peligroso a pie que al volante

Un estudio descubrió que usar el móvil mientras caminas es más peligroso que hacerlo al volante.

29 Agosto, 2013, 1:01 pm
Por: Redacción 
La campaña 'Mira al frente' es una iniciativa de Ecuavisa y los noticieros de la mañana 'Contacto al Amanecer' y 'Comunidad', liderada por el presentador de noticias Andrés Jungbluth.
 
Hablar por teléfono y caminar no es una buena idea. Una investigación hecha por la Universidad de Ohio en Estados Unidos, descubrió que el usar el teléfono móvil mientras caminamos es aún más peligroso que hacerlo cuando estamos detrás del volante. 
 
 
 
Entablar una conversación telefónica es mucho más complejo de lo que pensamos pues requiere de gran concentración y reduce la atención a cualquier otra cosa, incluso el uso de “manos libres” no hace que el manejar el auto sea más seguro. A pesar de que los peatones tienen que prestar menos atención que un conductor, esta “ceguera de falta de atención” puede afectarlos también.
 
Por ejemplo, las personas que usan sus teléfonos celulares mientras caminan son menos propensas a notar situaciones a su alrededor. Una de cada tres personas no se despega del teléfono al cruzar una calle muy transitada.
 
En un estudio publicado en la revista Journal Accident Analysis and Prevention, los investigadores Jack Nasar y Derek Troyer de la Universidad de Ohio recolectaron información sobre las visitas a salas de emergencia relacionadas con el uso de los teléfonos celulares a través del Sistema Nacional de Vigilancia de Lesiones Electrónicas (The National Electronic Injury Surveillance System).
 
Nasar y Troyer se adentraron en los expedientes de los pacientes y en estos casos encontrando datos como: "Hombre de 28 años de edad, chocó contra un poste hablando por teléfono, frente lacerada" ó "chico de 14 años de edad, caminando por la calle y hablando por teléfono celular, cayó 2 metros desde un puente ".
 
Hay que tener en cuenta que estás personas estaban hablando y no enviando mensajes de texto.
 
De hecho, 69,5 % de las lesiones que se produjeron durante el periodo de 2004 a 2010, vinieron de personas que estaban distraídos por una conversación; mientras que los mensajes de texto sólo representaron el 9,1%. La mayoría de las personas eran menores de 31 años y los hombres tuvieron más accidentes que las mujeres.

El número de lesiones aumentó a más del doble, pasó de 256 a 1506, durante el lapso de tiempo estudiado y hasta 2010, se elevó casi al mismo ritmo de las lesiones atribuidas a la conducción distraída.
 
Estas cifras no incluyen a las personas que no recibieron atención médica o que fallecieron en el lugar; por lo cual los autores de la investigación creen que en realidad el número total de peatones lesionados era mayor.
 
La reducción en lesiones y accidentes con automovilistas hablando por teléfonos móviles se debe  en gran medida las campañas de concientización y  las leyes más estrictas. Tal vez sea hora de que aplicar estas mismas regulaciones a la hora de caminar hablando con el celular en la mano.
  
La campaña 'Mira al frente' es una iniciativa de Ecuavisa y los noticieros de la mañana 'Contacto al Amanecer' y 'Comunidad', liderada por el presentador de noticias Andrés Jungbluth.
 
Hablar por teléfono y caminar no es una buena idea. Una investigación hecha por la Universidad de Ohio en Estados Unidos, descubrió que el usar el teléfono móvil mientras caminamos es aún más peligroso que hacerlo cuando estamos detrás del volante. 
 
 
 
Entablar una conversación telefónica es mucho más complejo de lo que pensamos pues requiere de gran concentración y reduce la atención a cualquier otra cosa, incluso el uso de “manos libres” no hace que el manejar el auto sea más seguro. A pesar de que los peatones tienen que prestar menos atención que un conductor, esta “ceguera de falta de atención” puede afectarlos también.
 
Por ejemplo, las personas que usan sus teléfonos celulares mientras caminan son menos propensas a notar situaciones a su alrededor. Una de cada tres personas no se despega del teléfono al cruzar una calle muy transitada.
 
En un estudio publicado en la revista Journal Accident Analysis and Prevention, los investigadores Jack Nasar y Derek Troyer de la Universidad de Ohio recolectaron información sobre las visitas a salas de emergencia relacionadas con el uso de los teléfonos celulares a través del Sistema Nacional de Vigilancia de Lesiones Electrónicas (The National Electronic Injury Surveillance System).
 
Nasar y Troyer se adentraron en los expedientes de los pacientes y en estos casos encontrando datos como: "Hombre de 28 años de edad, chocó contra un poste hablando por teléfono, frente lacerada" ó "chico de 14 años de edad, caminando por la calle y hablando por teléfono celular, cayó 2 metros desde un puente ".
 
Hay que tener en cuenta que estás personas estaban hablando y no enviando mensajes de texto.
 
De hecho, 69,5 % de las lesiones que se produjeron durante el periodo de 2004 a 2010, vinieron de personas que estaban distraídos por una conversación; mientras que los mensajes de texto sólo representaron el 9,1%. La mayoría de las personas eran menores de 31 años y los hombres tuvieron más accidentes que las mujeres.

El número de lesiones aumentó a más del doble, pasó de 256 a 1506, durante el lapso de tiempo estudiado y hasta 2010, se elevó casi al mismo ritmo de las lesiones atribuidas a la conducción distraída.
 
Estas cifras no incluyen a las personas que no recibieron atención médica o que fallecieron en el lugar; por lo cual los autores de la investigación creen que en realidad el número total de peatones lesionados era mayor.
 
La reducción en lesiones y accidentes con automovilistas hablando por teléfonos móviles se debe  en gran medida las campañas de concientización y  las leyes más estrictas. Tal vez sea hora de que aplicar estas mismas regulaciones a la hora de caminar hablando con el celular en la mano.