Inicio ·Noticias · Artículo

Refuerzan operativos en San Lorenzo en medio del temor a nuevos atentados

Redacción

jvite

|

Lunes 29 de Enero de 2018 - 21:56
compártelo
  • La Fiscalía de San Lorenzo cerró algunas horas tras una amenaza de bomba. Foto: Archivo Twitter @PoliciaEcuador
Video: La Fiscalía de San Lorenzo cerró algunas horas tras una amenaza de bomba. Foto: Archivo Twitter @PoliciaEcuador La Fiscalía de San Lorenzo cerró algunas horas tras una amenaza de bomba. Foto: Archivo Twitter @PoliciaEcuador

Una amenaza de bomba en las oficinas de la Fiscalía de San Lorenzo, en Esmeraldas, hizo que esta dependencia sea cerrada por varias horas. Por eso la seguridad se reforzó, los militares salieron de la Base Naval para complementar los patrullajes y se centran, sobre todo, en los sectores rurales.
 
Es que hay nerviosismo entre la ciudadanía. En las últimas horas circularon rumores sobre la posibilidad de que se produzcan nuevos atentados como el del sábado 27 de enero de 2018.
 
Marcelo Torres, habitante de San Lorenzo, dijo no sentirse seguro pese a que el dispositivo de seguridad ha permitido la movilización de más de 1.000 uniformados entre policías y militares.
 
En la vía que conduce a la población de Mataje, ningún vehículo pasa sin ser revisado, aunque quienes circulan por esta carretera se sienten más seguros, según contó Ángel González, quien viajaba por la zona. 
 
 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 







 



 
 
Ya en Mataje, un poblado ubicado en la línea de frontera, sus 303 habitantes intentan llevar una vida normal, aunque miran con desconfianza a cualquier extraño que llega. José Sandoval es uno de sus pobladores y aseguró que en el sector no hace falta más vigilancia. Sin embargo, por seguridad no se permite a los periodistas quedarse en el sitio.
 
Entre tanto, las investigaciones en torno al atentado con coche bomba siguen. La fiscal Yanina Villagómez recogió en el sitio nuevas evidencias. “Todos los pormenores que existen en relación al hecho terrorista suscitado aquí en el Comando de la Policía y sus alrededores”, mencionó a la prensa. 
 
Mientras las indagaciones continúan, los damnificados por la explosión buscan ayuda. En el albergue para atenderlos quedaron solo 11 de las 21 familias que perdieron sus viviendas. José García es uno de los damnificados que aún espera la respuesta de las autoridades: “No se sabe en qué nos podrían ayudar, primeramente queremos nuestras casas”.
 
Este es el ambiente del lunes 29 de enero de 2018 en San Lorenzo, en donde rige el estado de excepción para garantizar la seguridad de la población.
 

Una amenaza de bomba en las oficinas de la Fiscalía de San Lorenzo, en Esmeraldas, hizo que esta dependencia sea cerrada por varias horas. Por eso la seguridad se reforzó, los militares salieron de la Base Naval para complementar los patrullajes y se centran, sobre todo, en los sectores rurales.

 

Es que hay nerviosismo entre la ciudadanía. En las últimas horas circularon rumores sobre la posibilidad de que se produzcan nuevos atentados como el del sábado 27 de enero de 2018.

 

Marcelo Torres, habitante de San Lorenzo, dijo no sentirse seguro pese a que el dispositivo de seguridad ha permitido la movilización de más de 1.000 uniformados entre policías y militares.

 

En la vía que conduce a la población de Mataje, ningún vehículo pasa sin ser revisado, aunque quienes circulan por esta carretera se sienten más seguros, según contó Ángel González, quien viajaba por la zona. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lea: Ecuatoriano lidera grupo disidente de FARC que perpetró atentado en Esmeraldas, según autoridades

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ya en Mataje, un poblado ubicado en la línea de frontera, sus 303 habitantes intentan llevar una vida normal, aunque miran con desconfianza a cualquier extraño que llega. José Sandoval es uno de sus pobladores y aseguró que en el sector no hace falta más vigilancia. Sin embargo, por seguridad no se permite a los periodistas quedarse en el sitio.

 

Entre tanto, las investigaciones en torno al atentado con coche bomba siguen. La fiscal Yanina Villagómez recogió en el sitio nuevas evidencias. “Todos los pormenores que existen en relación al hecho terrorista suscitado aquí en el Comando de la Policía y sus alrededores”, mencionó a la prensa. 

 

Mientras las indagaciones continúan, los damnificados por la explosión buscan ayuda. En el albergue para atenderlos quedaron solo 11 de las 21 familias que perdieron sus viviendas. José García es uno de los damnificados que aún espera la respuesta de las autoridades: “No se sabe en qué nos podrían ayudar, primeramente queremos nuestras casas”.

 

Este es el ambiente del lunes 29 de enero de 2018 en San Lorenzo, en donde rige el estado de excepción para garantizar la seguridad de la población.

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos