Inicio ·Entretenimiento · Artículo

Pablo Alborán, preocupado por las fanáticas que lo esperan

Redacción

jesuarez

|

Martes 07 de Agosto de 2018 - 12:50
compártelo
  • El artista, que visitó Ecuador a principios de año, se encuentra de gira en España. Foto: AP.
El artista, que visitó Ecuador a principios de año, se encuentra de gira en España. Foto: AP.
En medio de la gira de su popular álbum “Prometo”, Pablo Alborán se toma unos momentos para reflexionar sobre la importancia de cumplir las promesas que uno se hace a sí mismo.
 
 
“Si sé que no voy a poder cumplir pues uno no promete, pero creo que el hecho de prometer algo implica una seguridad y un compromiso y por lo tanto una muestra de lealtad y honestidad en lo que haces”, dijo el astro español en una entrevista telefónica reciente con The Associated Press desde su natal Málaga. “Este disco se llama ‘Prometo’ precisamente por eso, no es solamente una promesa a alguien sino a mí mismo”.
 
Entre las promesas que Alborán dijo que se ha hecho, está el hacer “muchísima música”. Su álbum, lanzado a finales de 2017, lo ha llevado por Latinoamérica y actualmente lo tiene en una gira por España, donde se han visto fans formadas días y hasta semanas _ como en Valencia _ esperando sus conciertos.
 
“Te voy a ser sincero, me emociona pero por otro lado también me preocupa porque me asusta que estén tanto tiempo ahí esperando y si por mí fuera estaría con ellas haciendo cola o yendo a ayudarlas. Me da cosa que estén ahí”, dijo el cantante de 29 años, aunque aclaró que las fans se la pasan bien pues graban videos y se toman fotos, hacen bromas y en realidad toman turnos para esperar, todo por la magia de compartir un concierto. “Les mando saludos, besos y todos mis abrazos”.
 
Alborán se presentará en la segunda mitad de julio y agosto en Tenerife, Gijón, Madrid y Marbella, entre otras ciudades españolas. La fiebre de “Prometo” no solo se ve reflejada en los conciertos; el álbum fue recientemente certificado disco de oro en México, y en España ya suma cuatro discos de platino.
 
“Eso es un regalo y hay que seguir esforzándose para que la gente siga creyendo que merece la pena”, dijo Alborán. “El hecho de que la gente compre discos y siga creyendo en mi música y que podamos seguir sacando discos es gracias a ellos”.
 
Para el artista, este es el disco con el que ha tenido mayor libertad al trabajar con el productor Julio Reyes Copello, cuyos créditos incluyen álbumes de Marc Anthony, Alejandro Sanz y Ricky Martin.
 
“Ha hecho cosas con muchísima gente actual y a la vez es una persona que a mí me recibía en el estudio tocando en el piano Bach y Beethoven. Él era el indicado para poder guiarme en este disco”, dijo Alborán, quien buscó que “Prometo” tuviera una gran influencia latina, ritmos nuevos y sonidos modernos, sin perder su esencia romántica. “Es una maravilla no tener límites cuando te sientas con un productor; poder experimentar, probar cosas y no tener miedo”.
 
El resultado le añade a la mezcla de pop, guitarra española y piano que ha caracterizado a Alborán música bailable, reggae e incluso toques urbanos. Su más reciente sencillo es la versión pop de “La llave” con la banda colombiana de música urbana Piso 21, a la que conoció en una premiación en Los Angeles. La pieza fue grabada estando ambos de gira, por lo que se realizó entre Medellín, Colombia, México y Miami.
 
“Yo tenía en mente siempre hacer algo con música urbana, pero siempre con delicadeza y ver de qué manera podíamos hacer algo que encajara”, dijo Alborán. “Empezamos a trabajar juntos y a componer alguna parte de la canción juntos para que el engranaje fuera más natural y la verdad salió súper bien”.
 
Otros de los invitados en el álbum son la portuguesa Carminho, en “Al Paraíso”, y Sanz en “Boca de hule”, un tema de protesta con toques de reggae.
 
“Alejandro es uno de mis referentes, de mis maestros, de mis grandísimos amigos”, dijo Alborán, para quien la inquietud de escribir esta canción surgió ante la situación política en Venezuela, el ascenso al poder del presidente estadounidense Donald Trump y problemas como la corrupción.
 
“Cuando vemos la televisión y vemos todo lo que sucede en el mundo es como si nosotros no perteneciéramos a ese mundo tan injusto, tan machista, tan racista”, dijo. “Era una sensación de impotencia, ... una mezcla de ver qué está pasando en el mundo. Está todo revuelto”.
 
Alborán no pierde la esperanza y las ganas de creer que no todo se quedará en la protesta.
 
Como músico, “desgraciadamente puedo cambiar poquito, pero si juntos intentamos cambiar un poquito ya es un todo y ya es bastante más de lo que nos imaginábamos”, dijo. “Los que tenemos la voz pública tenemos también no solo que tener cuidado, sino también tener la responsabilidad de transmitir una mensaje sobre todo de amor y de compromiso”.
AP

En medio de la gira de su popular álbum “Prometo”, Pablo Alborán se toma unos momentos para reflexionar sobre la importancia de cumplir las promesas que uno se hace a sí mismo.

 

 

“Si sé que no voy a poder cumplir pues uno no promete, pero creo que el hecho de prometer algo implica una seguridad y un compromiso y por lo tanto una muestra de lealtad y honestidad en lo que haces”, dijo el astro español en una entrevista telefónica reciente con The Associated Press desde su natal Málaga. “Este disco se llama ‘Prometo’ precisamente por eso, no es solamente una promesa a alguien sino a mí mismo”.

 

Entre las promesas que Alborán dijo que se ha hecho, está el hacer “muchísima música”. Su álbum, lanzado a finales de 2017, lo ha llevado por Latinoamérica y actualmente lo tiene en una gira por España, donde se han visto fans formadas días y hasta semanas _ como en Valencia _ esperando sus conciertos.

 

“Te voy a ser sincero, me emociona pero por otro lado también me preocupa porque me asusta que estén tanto tiempo ahí esperando y si por mí fuera estaría con ellas haciendo cola o yendo a ayudarlas. Me da cosa que estén ahí”, dijo el cantante de 29 años, aunque aclaró que las fans se la pasan bien pues graban videos y se toman fotos, hacen bromas y en realidad toman turnos para esperar, todo por la magia de compartir un concierto. “Les mando saludos, besos y todos mis abrazos”.

 

Alborán se presentará en la segunda mitad de julio y agosto en Tenerife, Gijón, Madrid y Marbella, entre otras ciudades españolas. La fiebre de “Prometo” no solo se ve reflejada en los conciertos; el álbum fue recientemente certificado disco de oro en México, y en España ya suma cuatro discos de platino.

 

“Eso es un regalo y hay que seguir esforzándose para que la gente siga creyendo que merece la pena”, dijo Alborán. “El hecho de que la gente compre discos y siga creyendo en mi música y que podamos seguir sacando discos es gracias a ellos”.

 

Para el artista, este es el disco con el que ha tenido mayor libertad al trabajar con el productor Julio Reyes Copello, cuyos créditos incluyen álbumes de Marc Anthony, Alejandro Sanz y Ricky Martin.

 

“Ha hecho cosas con muchísima gente actual y a la vez es una persona que a mí me recibía en el estudio tocando en el piano Bach y Beethoven. Él era el indicado para poder guiarme en este disco”, dijo Alborán, quien buscó que “Prometo” tuviera una gran influencia latina, ritmos nuevos y sonidos modernos, sin perder su esencia romántica. “Es una maravilla no tener límites cuando te sientas con un productor; poder experimentar, probar cosas y no tener miedo”.

 

El resultado le añade a la mezcla de pop, guitarra española y piano que ha caracterizado a Alborán música bailable, reggae e incluso toques urbanos. Su más reciente sencillo es la versión pop de “La llave” con la banda colombiana de música urbana Piso 21, a la que conoció en una premiación en Los Angeles. La pieza fue grabada estando ambos de gira, por lo que se realizó entre Medellín, Colombia, México y Miami.

 

“Yo tenía en mente siempre hacer algo con música urbana, pero siempre con delicadeza y ver de qué manera podíamos hacer algo que encajara”, dijo Alborán. “Empezamos a trabajar juntos y a componer alguna parte de la canción juntos para que el engranaje fuera más natural y la verdad salió súper bien”.

 

Otros de los invitados en el álbum son la portuguesa Carminho, en “Al Paraíso”, y Sanz en “Boca de hule”, un tema de protesta con toques de reggae.

 

“Alejandro es uno de mis referentes, de mis maestros, de mis grandísimos amigos”, dijo Alborán, para quien la inquietud de escribir esta canción surgió ante la situación política en Venezuela, el ascenso al poder del presidente estadounidense Donald Trump y problemas como la corrupción.

 

“Cuando vemos la televisión y vemos todo lo que sucede en el mundo es como si nosotros no perteneciéramos a ese mundo tan injusto, tan machista, tan racista”, dijo. “Era una sensación de impotencia, ... una mezcla de ver qué está pasando en el mundo. Está todo revuelto”.

 

Alborán no pierde la esperanza y las ganas de creer que no todo se quedará en la protesta.

 

Como músico, “desgraciadamente puedo cambiar poquito, pero si juntos intentamos cambiar un poquito ya es un todo y ya es bastante más de lo que nos imaginábamos”, dijo. “Los que tenemos la voz pública tenemos también no solo que tener cuidado, sino también tener la responsabilidad de transmitir una mensaje sobre todo de amor y de compromiso”.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos