Mujer abusada por Polanski publicó sus memorias

Samantha Geimer decidió narrar en 265 páginas todo lo sucedido, cuando tenía apenas 13 años de edad.

3 Septiembre, 2013, 3:03 pm
Por: Redacción 
Samantha Geimer, la estadounidense abusada sexualmente, cuando tenía 13 años, por el cineasta Roman Polanski, publicó sus memorias bajo el nombre: 'The girl. A life in the shadow of Roman Polanski' (La chica. Una vida a la sombra de Roman Polanski).
 
Geimer, con 49 años de edad, casada y dos niños, cuenta en su publicación cómo cambió su vida desde aquella vez, antes de cumplir los 14, que posó desnuda en el jacuzzi de la casa de Jack Nicholson, en Los Ángeles, para unas fotografías que el director de cine tomaba para una revista hasta cuando vino el juicio por violación a Polanski, luego del cual él ya no pudo regresar a Estados Unidos.
 
En el libro, de 265 páginas, relata cómo, a pesar de que pocos estadounidenses sabían su nombre después del escándalo, la presión mediática europea actuó sobre ella, algo que provocó que “mis amigos en la secundaria, a quienes sus padres ordenaron que se mantuvieran alejados de mí, también me etiquetaran”.
 
La estadounidense considera su obra un medio para “canalizar el desconcierto que sentía” mientras que estuvo en compañía de Polanski y el terror que vino después. La publicación fue posible gracias a la ayuda de su abogado y un escritor. 
 
En el manuscrito, también narra cómo en 1988 presentó y ganó una demanda civil en contra del cineasta; no así el arresto de Polanski en Suiza, mientras se dirigía a un festival de cine para recibir un premio en 2009.
 
Polanski pasó varios meses bajo arresto domiciliario y la justicia estadounidense pidió su extradición, pero las autoridades suizas lo rechazaron. 
Samantha Geimer, la estadounidense abusada sexualmente, cuando tenía 13 años, por el cineasta Roman Polanski, publicó sus memorias bajo el nombre: 'The girl. A life in the shadow of Roman Polanski' (La chica. Una vida a la sombra de Roman Polanski).
 
Geimer, con 49 años de edad, casada y dos niños, cuenta en su publicación cómo cambió su vida desde aquella vez, antes de cumplir los 14, que posó desnuda en el jacuzzi de la casa de Jack Nicholson, en Los Ángeles, para unas fotografías que el director de cine tomaba para una revista hasta cuando vino el juicio por violación a Polanski, luego del cual él ya no pudo regresar a Estados Unidos.
 
En el libro, de 265 páginas, relata cómo, a pesar de que pocos estadounidenses sabían su nombre después del escándalo, la presión mediática europea actuó sobre ella, algo que provocó que “mis amigos en la secundaria, a quienes sus padres ordenaron que se mantuvieran alejados de mí, también me etiquetaran”.
 
La estadounidense considera su obra un medio para “canalizar el desconcierto que sentía” mientras que estuvo en compañía de Polanski y el terror que vino después. La publicación fue posible gracias a la ayuda de su abogado y un escritor. 
 
En el manuscrito, también narra cómo en 1988 presentó y ganó una demanda civil en contra del cineasta; no así el arresto de Polanski en Suiza, mientras se dirigía a un festival de cine para recibir un premio en 2009.
 
Polanski pasó varios meses bajo arresto domiciliario y la justicia estadounidense pidió su extradición, pero las autoridades suizas lo rechazaron.