Crisis en Ucrania: ¿puede Europa independizarse del gas ruso?

Crisis en Ucrania
6 Mayo, 2014, 4:59 am
Por: Redacción 

Por eso el proceso de cambiar del gas ruso a LNG puede traer un mayor sentido de seguridad, pero puede implicar un costo más alto.

Las expectativas son tan altas que Estados Unidos añadirá pronto su gas de esquisto al mercado global en la forma de LNG, pero no antes del próximo año, cuando la primera terminal exportadora se inaugure en Louisiana.

Otras terminales no estarán listas hasta dentro de varios años.

Eso implica que el gas de la "caballería estadounidense" no llegará por un buen rato al rescate de los líderes europeos que ruegan por esta ayuda.

Sin soluciones fáciles

Una opción a más largo plazo por Europa es incrementar su propia oferta de gas.

Noruega, Reino Unido y Holanda -todos productores de años- pueden intentarlo, pero es poco probable que la tasa de producción se incremente mucho.

Otro plan es desarrollar gas de esquisto con la esperanza de copiar el ejemplo estadounidense.

Pero varios países europeos se han opuesto a la técnica de extracción conocida como fracking (fracturación hidráulica) por miedo al impacto ambiental.

Debido a eso, cada idea tiene sus bemoles, lleva tiempo o añade costos.

Pero si la situación en Ucrania empeora, mayor será la chance de que la energía se vuelva un blanco de sanciones o una represalia por sanciones.

Y eso acelerará la búsqueda para ponerle fin a la dependencia rusa de este recurso crucial.

Gasoductos clave en Ucrania

 

 

 

Tomada de la BBC

Por eso el proceso de cambiar del gas ruso a LNG puede traer un mayor sentido de seguridad, pero puede implicar un costo más alto.

Las expectativas son tan altas que Estados Unidos añadirá pronto su gas de esquisto al mercado global en la forma de LNG, pero no antes del próximo año, cuando la primera terminal exportadora se inaugure en Louisiana.

Otras terminales no estarán listas hasta dentro de varios años.

Eso implica que el gas de la "caballería estadounidense" no llegará por un buen rato al rescate de los líderes europeos que ruegan por esta ayuda.

Sin soluciones fáciles

Una opción a más largo plazo por Europa es incrementar su propia oferta de gas.

Noruega, Reino Unido y Holanda -todos productores de años- pueden intentarlo, pero es poco probable que la tasa de producción se incremente mucho.

Otro plan es desarrollar gas de esquisto con la esperanza de copiar el ejemplo estadounidense.

Pero varios países europeos se han opuesto a la técnica de extracción conocida como fracking (fracturación hidráulica) por miedo al impacto ambiental.

Debido a eso, cada idea tiene sus bemoles, lleva tiempo o añade costos.

Pero si la situación en Ucrania empeora, mayor será la chance de que la energía se vuelva un blanco de sanciones o una represalia por sanciones.

Y eso acelerará la búsqueda para ponerle fin a la dependencia rusa de este recurso crucial.

Gasoductos clave en Ucrania