Inicio ·Noticias · Artículo

Analistas opinan que consulta sobre paraísos fiscales es una jugada política

Redacción

tmenendez

|

Viernes 27 de Enero de 2017 - 12:39
compártelo
  • ECUADOR.- Una inédita consulta popular sobre paraísos fiscales se celebrará con las elecciones generales del 19 de febrero de 2017. Foto: Archivo
Una inédita consulta popular sobre paraísos fiscales que se celebrará con las elecciones generales del 19 de febrero de 2017, es una nueva jugada política de Rafael Correa: le permite estar en campaña sin ser candidato, pone contra las cuerdas a la oposición y fortalece su imagen internacional de abanderado de causas nobles.
 
"Se resume en un tema político. Es una manera de intervenir en la campaña. Hay otras maneras de controlar eso que no necesitan de una consulta", explica a la AFP el analista económico Alberto Acosta-Burneo.
 
 
 
 
Cuando el mandatario propuso un plebiscito para inhabilitar a políticos con "bienes o capitales de cualquier naturaleza" en paraísos fiscales a celebrarse junto con las elecciones presidenciales y legislativas (a las que declinó postularse), sus adversarios pusieron el grito en el cielo.
 
¿Por qué una consulta popular, justo el día de las elecciones, si ese tema se podría aprobar con la mayoría oficialista en el Congreso?, le reprocharon.
 
En diciembre de 2015, cuando la reelección indefinida se aprobó por la vía legislativa, los opositores le recriminaron justo lo contrario, el no haberlo hecho vía consulta. En sus 10 años de gobierno, los ciudadanos han sido consultados en temas como la reforma de la constitución o la prohibición de las corridas de toros.
 
¿"Un capricho" de Correa?
"Correa ha sabido explotar muy bien el resentimiento y posicionarse como un líder fuerte que viene a salvarnos de los malos, que son los ricos, los banqueros... Esta consulta le ayuda a polarizar el ambiente político y a volver a convencer a grupos que después de 10 años se han ido enfriando en su apoyo al gobierno", opina Acosta.
 
"La consulta pone en aprietos a la oposición, justamente porque oponerse a ese tema es muy complicado. ¿Quién puede estar en contra de tener un instrumento que impida la corrupción? Lo que están haciendo es oponerse más a la forma que al fondo", explica a la AFP la politóloga Tatiana Larrea.
 
 
 
 
"Es una consulta con trampa. El hacer campaña por él no es complicado y el hecho de que no participes ya te deja mal", sostiene por su lado Acosta.
 
Por otra parte, la consulta, en momentos en que Ecuador promueve la prohibición de los paraísos fiscales desde la presidencia de turno del grupo G77+China, contribuirá a fortalecer la imagen internacional de Correa como abanderado de causas nobles.
 
AFP
Una inédita consulta popular sobre paraísos fiscales que se celebrará con las elecciones generales del 19 de febrero de 2017, es una nueva jugada política de Rafael Correa: le permite estar en campaña sin ser candidato, pone contra las cuerdas a la oposición y fortalece su imagen internacional de abanderado de causas nobles.
 
"Se resume en un tema político. Es una manera de intervenir en la campaña. Hay otras maneras de controlar eso que no necesitan de una consulta", explica a la AFP el analista económico Alberto Acosta-Burneo.
 
 
 
 
Cuando el mandatario propuso un plebiscito para inhabilitar a políticos con "bienes o capitales de cualquier naturaleza" en paraísos fiscales a celebrarse junto con las elecciones presidenciales y legislativas (a las que declinó postularse), sus adversarios pusieron el grito en el cielo.
 
¿Por qué una consulta popular, justo el día de las elecciones, si ese tema se podría aprobar con la mayoría oficialista en el Congreso?, le reprocharon.
 
En diciembre de 2015, cuando la reelección indefinida se aprobó por la vía legislativa, los opositores le recriminaron justo lo contrario, el no haberlo hecho vía consulta. En sus 10 años de gobierno, los ciudadanos han sido consultados en temas como la reforma de la constitución o la prohibición de las corridas de toros.
 
¿"Un capricho" de Correa?
"Correa ha sabido explotar muy bien el resentimiento y posicionarse como un líder fuerte que viene a salvarnos de los malos, que son los ricos, los banqueros... Esta consulta le ayuda a polarizar el ambiente político y a volver a convencer a grupos que después de 10 años se han ido enfriando en su apoyo al gobierno", opina Acosta.
 
"La consulta pone en aprietos a la oposición, justamente porque oponerse a ese tema es muy complicado. ¿Quién puede estar en contra de tener un instrumento que impida la corrupción? Lo que están haciendo es oponerse más a la forma que al fondo", explica a la AFP la politóloga Tatiana Larrea.
 
 
 
 
"Es una consulta con trampa. El hacer campaña por él no es complicado y el hecho de que no participes ya te deja mal", sostiene por su lado Acosta.
 
Por otra parte, la consulta, en momentos en que Ecuador promueve la prohibición de los paraísos fiscales desde la presidencia de turno del grupo G77+China, contribuirá a fortalecer la imagen internacional de Correa como abanderado de causas nobles.