Inicio ·Noticias · Artículo

Nebot y Aguiñaga confrontan criterios a tres días de la marcha en Guayaquil

Redacción

tmenendez

|

Lunes 22 de Junio de 2015 - 16:17
compártelo
Como "un intento de desestabilización al régimen" calificó el Frente Unidos a la marcha convocada por el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, quien  señala que su convocatoria "es cívica" y que es "en las calles", donde los ciudadanos expondrán sus posiciones al Gobierno.
 
Sobre la marcha convocada para el próximo jueves, hay dos lecturas contrapuestas. El alcalde dice que es la respuesta a la convocatoria que ha hecho el Gobierno. “El 25 voy al diálogo, a la calle, allí es donde vamos a estar los guayaquileños y los ecuatorianos, allí nos van a oír, no entre cuatro paredes, en diálogos amarrados con el señor de la Senplades mintiendo, no, no, no, allí van a oír lo que piensa el pueblo”.
 
Pero el Frente Unidos, constituido por organizaciones políticas que respaldan al régimen, dicen que son otras las intenciones de esa movilización. Lo señalaba Fabián Lozano, legislador del Partido Socialista. “Las pretensiones de la oposición, que está orquestada a nivel internacional, promover contra los hermanos países progresistas de América Latina una agenda de desestabilización acorde a sus intereses, es decir, contra la soberanía y contra la integración”.
 
 
 
 
Sin embargo, el burgomaestre insiste en que se trata de una respuesta cívica a acciones del Gobierno que consideran erradas, como las leyes de herencias y plusvalía, retiradas temporalmente. “Si alguien en la China comunista de hoy, o en la Rusia comunista de ayer, propusiera estas cosas estaría en el museo o en el manicomio, aquí están el Gobierno, por eso es que tenemos que ir a la calle para decir: basta”.
 
 
 
 
De su lado, la vicepresidenta de la Asamblea Nacional, Marcela Aguiñaga, identifica una conspiración en marcha, sostiene que el diálogo ha sido planteado ya por el Gobierno. “Con esto demuestran que lo que buscan es al fin del día lo que se llaman actualmente los golpes blandos en democracia, es decir buscar desestabilizar democráticamente a un gobierno que legítimamente ha ganado en las urnas”.
 
Al final, hicieron un llamado a sostener al “gobierno popular y revolucionario”, según dijeron, y a apoyar al presidente de la República, Rafael Correa.
 
 
 
 

Como "un intento de desestabilización al régimen" calificó el Frente Unidos a la marcha convocada por el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, quien  señala que su convocatoria "es cívica" y que es "en las calles", donde los ciudadanos expondrán sus posiciones al Gobierno.

 

Sobre la marcha convocada para el próximo jueves, hay dos lecturas contrapuestas. El alcalde dice que es la respuesta a la convocatoria que ha hecho el Gobierno. “El 25 voy al diálogo, a la calle, allí es donde vamos a estar los guayaquileños y los ecuatorianos, allí nos van a oír, no entre cuatro paredes, en diálogos amarrados con el señor de la Senplades mintiendo, no, no, no, allí van a oír lo que piensa el pueblo”.

 

Pero el Frente Unidos, constituido por organizaciones políticas que respaldan al régimen, dicen que son otras las intenciones de esa movilización. Lo señalaba Fabián Lozano, legislador del Partido Socialista. “Las pretensiones de la oposición, que está orquestada a nivel internacional, promover contra los hermanos países progresistas de América Latina una agenda de desestabilización acorde a sus intereses, es decir, contra la soberanía y contra la integración”.

 

 

Correa ratifica su postura sobre las leyes de Herencia y Plusvalía

 

 

Sin embargo, el burgomaestre insiste en que se trata de una respuesta cívica a acciones del Gobierno que consideran erradas, como las leyes de herencias y plusvalía, retiradas temporalmente. “Si alguien en la China comunista de hoy, o en la Rusia comunista de ayer, propusiera estas cosas estaría en el museo o en el manicomio, aquí están el Gobierno, por eso es que tenemos que ir a la calle para decir: basta”.

 

 

Marcha encabezada por Lasso se desarrolló sin problemas en la 9 de Octubre

 

 

De su lado, la vicepresidenta de la Asamblea Nacional, Marcela Aguiñaga, identifica una conspiración en marcha, sostiene que el diálogo ha sido planteado ya por el Gobierno. “Con esto demuestran que lo que buscan es al fin del día lo que se llaman actualmente los golpes blandos en democracia, es decir buscar desestabilizar democráticamente a un gobierno que legítimamente ha ganado en las urnas”.

 

Al final, hicieron un llamado a sostener al “gobierno popular y revolucionario”, según dijeron, y a apoyar al presidente de la República, Rafael Correa.

 

 

Trabajadores forman parte de calendario de diálogo, según ministro

 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos