Martes 2 de Septiembre de 2014
 

La ONU sigue preocupada ante la posibilidad de una guerra civil en Siria

Miércoles 23 de Mayo de 2012 - 22:25
La ONU sigue preocupada ante la posibilidad de una guerra civil en Siria

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, mostró su continua preocupación ante la posibilidad de que la situación en Siria derive hacia un estado de guerra civil y las consecuencias que podría tener en la región, especialmente en Líbano, donde ya se han registrado disturbios.

"El secretario general sigue preocupado ante la posibilidad de que se desencadene una guerra total en Siria y sobre las consecuencias que eso podría tener para la región", dijo ante la prensa el portavoz de Ban, Martin Nesirky, quien también se refirió a la situación en Líbano.

El máximo responsable de la ONU sigue de cerca, según Nesirky, los acontecimientos en Siria y también observa "con preocupación la violencia de los últimos días en Líbano", donde se han producido graves disturbios entre partidarios y detractores del régimen sirio.

Mientras crecen los temores ante un salto del conflicto sirio a Líbano, el portavoz de Ban recordó que lo importante en estos momentos es que las partes del conflicto en Siria cumplan de una vez con el plan ideado por el enviado especial de la ONU, Kofi Annan, y apliquen el alto el fuego al que se comprometieron.

"Las partes deben dejar de luchar y cumplir con el plan de seis puntos", aseveró Nesirky sobre la persistencia de la violencia en Siria pese a la puesta en marcha del plan de Annan y la presencia en el terreno de observadores de la ONU, encargados de verificar el cumplimiento de ese plan.

La Misión de Supervisión de Naciones Unidas en Siria (UNSMIS) tiene por el momento 266 observadores militares desplegados en Siria y se espera que alcance los 300 que contempla su mandato antes de que acabe mayo, mientras que tiene 68 personas en su componente civil y once trabajadores locales.

Entre tanto, Rusia ofreció este miércoles al Gobierno de Bachar al Asad y a la oposición siria que se desplacen a Moscú para negociar en territorio neutral una solución al conflicto que vive el país árabe.

En Líbano la situación es preocupante tras la muerte esta semana de dos personas en enfrentamientos registrados en un barrio de mayoría suní del oeste de Beirut entre partidarios y detractores del régimen de la vecina Siria.

El origen de esos combates fue la muerte en circunstancias confusas del clérigo suní Ahmad Abdul Wahid por disparos de soldados libaneses en la región norteña de Akkar, fronteriza con Siria.

Además, un grupo de peregrinos libaneses chiíes fueron secuestrados el martes en la ciudad de Alepo, en el norte de Siria, y tomados como rehenes por miembros del Ejercito Libre Sirio (ELS), según la versión oficial de Damasco, aunque el ELS ha negado su implicación en el secuestro.

De acuerdo con datos de la ONU, desde marzo de 2011 más de 10.000 personas han muerto en Siria por la violencia, unas 230.000 se han desplazado de forma interna y más de 60.000 han buscado refugio en países limítrofes, como Turquía y Líbano

Califica esta noticia: 
Sin votos (todavía)