Inicio ·Noticias · Artículo

La Superintendencia de Compañías interviene tres empresas del Grupo Ortega

Redacción

jesuarez

|

Viernes 13 de Febrero de 2015 - 23:15
compártelo
  • GUAYAQUIL.- La entidad dispuso la retención de todos los fondos, depósitos e inversiones del grupo empresarial.
Tres empresas del Grupo Ortega fueron intervenidas por la Superintendencia de Compañías. Adicionalmente 82 empresas y 30 miembros de la familia tienen medidas cautelares dictaminadas por un juez. La familia Ortega ha declarado que honrará sus compromisos económicos. 
 
La Superintendencia de Compañías solicitó medidas cautelares para 30 miembros de la familia Ortega y 82 personas jurídicas relacionadas directamente con este grupo económico, que se encuentra en el puesto 56 de los más grandes del país. 
 
La Superintendencia argumentó que "no solo que mantiene impagas las obligaciones contraídas en el mercado bursátil por alrededor de diez millones de dólares, sino además, dentro del giro de su negocio, (...) se mantiene con un incumplimiento sostenido y recurrente en cuanto a entregar las casas a miles de personas que ya pagaron en su totalidad por ellas", expresa en un comunicado. 
 
Un juez de lo Civil aceptó el pedido de esa entidad y ordenó la prohibición de enajenar todos los bienes, derechos y acciones inscritas a favor de las empresas del grupo. Así mismo dispuso la retención de todos los fondos, depósitos, inversiones y valores registrados en las instituciones financieras, además de la prohibición de salir del país. 
 
 
Ecuavisa visitó las instalaciones de Anglo, compañía que fue intervenida desde el 23 de enero. Allí no se registró movimiento comercial. Los empleados están sin hacer nada y sumidos en la incertidumbre porque, según comentaron fuera de cámaras, nadie les ha informado qué pasara con ellos.
 
En Terrabienes la situación es similar. A esta inmobiliaria llegan decenas de compradores que reclaman porque no les han entregado sus casas. Así lo señalaba Gonzalo Acosta que empezó a pagar su propiedad en septiembre del 2011. “Debieron haberla entregado, según el contrato, en octubre del 2014 pero no nos han dado nada”, reclamó Acosta.
 
La tercera empresa en ser intervenida fue Ecuafontes que opera comercialmente bajo el nombre de Medikal.
 
Ante consultas de Ecuavisa, la Superintendencia señaló que las medidas cautelares están encaminadas a proteger los activos de las compañías. La entidad detalló también que dichas empresas continuarán operando y se confía en que, como institución, se superen las deficiencias y se subsanen los incumplimientos. 
 
Tres empresas del Grupo Ortega fueron intervenidas por la Superintendencia de Compañías. Adicionalmente 82 empresas y 30 miembros de la familia tienen medidas cautelares dictaminadas por un juez. La familia Ortega ha declarado que honrará sus compromisos económicos. 
 
La Superintendencia de Compañías solicitó medidas cautelares para 30 miembros de la familia Ortega y 82 personas jurídicas relacionadas directamente con este grupo económico, que se encuentra en el puesto 56 de los más grandes del país. 
 
La Superintendencia argumentó que "no solo que mantiene impagas las obligaciones contraídas en el mercado bursátil por alrededor de diez millones de dólares, sino además, dentro del giro de su negocio, (...) se mantiene con un incumplimiento sostenido y recurrente en cuanto a entregar las casas a miles de personas que ya pagaron en su totalidad por ellas", expresa en un comunicado. 
 
Un juez de lo Civil aceptó el pedido de esa entidad y ordenó la prohibición de enajenar todos los bienes, derechos y acciones inscritas a favor de las empresas del grupo. Así mismo dispuso la retención de todos los fondos, depósitos, inversiones y valores registrados en las instituciones financieras, además de la prohibición de salir del país. 
 
 
Ecuavisa visitó las instalaciones de Anglo, compañía que fue intervenida desde el 23 de enero. Allí no se registró movimiento comercial. Los empleados están sin hacer nada y sumidos en la incertidumbre porque, según comentaron fuera de cámaras, nadie les ha informado qué pasara con ellos.
 
En Terrabienes la situación es similar. A esta inmobiliaria llegan decenas de compradores que reclaman porque no les han entregado sus casas. Así lo señalaba Gonzalo Acosta que empezó a pagar su propiedad en septiembre del 2011. “Debieron haberla entregado, según el contrato, en octubre del 2014 pero no nos han dado nada”, reclamó Acosta.
 
La tercera empresa en ser intervenida fue Ecuafontes que opera comercialmente bajo el nombre de Medikal.
 
Ante consultas de Ecuavisa, la Superintendencia señaló que las medidas cautelares están encaminadas a proteger los activos de las compañías. La entidad detalló también que dichas empresas continuarán operando y se confía en que, como institución, se superen las deficiencias y se subsanen los incumplimientos.