Inicio ·Noticias · Artículo

Dos labradores, en busca de caracoles gigantes en Galápagos

Redacción

ecoronel

|

Viernes 24 de Abril de 2015 - 18:22
compártelo
  • Los canes arribaron desde Estados Unidos para contribuir a la erradicación de esta y otras amenazadas para las islas.
  • Los canes arribaron desde Estados Unidos para contribuir a la erradicación de esta y otras amenazadas para las islas.
  • Los canes arribaron desde Estados Unidos para contribuir a la erradicación de esta y otras amenazadas para las islas.
 Los canes arribaron desde Estados Unidos para contribuir a la erradicación de esta y otras amenazadas para las islas.  Los canes arribaron desde Estados Unidos para contribuir a la erradicación de esta y otras amenazadas para las islas.  Los canes arribaron desde Estados Unidos para contribuir a la erradicación de esta y otras amenazadas para las islas.  Los canes arribaron desde Estados Unidos para contribuir a la erradicación de esta y otras amenazadas para las islas.
En Galápagos, una plaga de caracoles gigantes africanos ha invadido la isla Santa Cruz. Para erradicar a estos animales, llegaron a las islas dos perros procedentes de Texas, Estados Unidos.
 
Uno de ellos tiene el nombre perfecto para vivir en el archipiélago, Darwin es un labrador y fue entrenado como perro de terapia para personas, pero por su hiperactividad cambió de profesión y ahora está al servicio de la naturaleza. Llegó para olfatear a caracoles gigantes africanos, una especie que ha invadido a la isla Santa Cruz, y que está destruyendo las plantaciones de banano, piña, zanahoria y café, causando escasez para los habitantes y problemas económicos para los agricultores. Viviana Duque, de la Agencia de Biodiversidad de Galápagos, explicó que dicha especie tendría un parásito que puede afectar a la salud humana, “este molusco puede arrasar todo lo que es vegetación y un sistema frágil como Galápagos corre alto riesgo”.
 
Pero Darwin no trabaja solo, lo hace con su colega Neville, un labrador negro que fue rescatado de un refugio de animales. Antes de la llegada de estos canes, eran los trabajadores de la Agencia de Biodiversidad quienes salían por la noche a buscar los caracoles africanos, sin mucho éxito en su labor.
 
“Los perros lo que hacen es detectar a través de su olfato cualquier especie que, en este caso el caracol gigante africano, y a futuro los productos no permidos que pueden afectar el ecosistema de Galápagos”, agregó la experta.
 
Darwin y Neville fueron donados por una organización estadounidense llamada "Dogs for conservation", posteriormente trabajarán en puertos y aeropuertos de las islas y ayudarán a bloquear la llegada de otras especies invasivas de fauna y flora.

En Galápagos, una plaga de caracoles gigantes africanos ha invadido la isla Santa Cruz. Para erradicar a estos animales, llegaron a las islas dos perros procedentes de Texas, Estados Unidos.

 

Uno de ellos tiene el nombre perfecto para vivir en el archipiélago, Darwin es un labrador y fue entrenado como perro de terapia para personas, pero por su hiperactividad cambió de profesión y ahora está al servicio de la naturaleza. Llegó para olfatear a caracoles gigantes africanos, una especie que ha invadido a la isla Santa Cruz, y que está destruyendo las plantaciones de banano, piña, zanahoria y café, causando escasez para los habitantes y problemas económicos para los agricultores. Viviana Duque, de la Agencia de Biodiversidad de Galápagos, explicó que dicha especie tendría un parásito que puede afectar a la salud humana, “este molusco puede arrasar todo lo que es vegetación y un sistema frágil como Galápagos corre alto riesgo”.

 

Pero Darwin no trabaja solo, lo hace con su colega Neville, un labrador negro que fue rescatado de un refugio de animales. Antes de la llegada de estos canes, eran los trabajadores de la Agencia de Biodiversidad quienes salían por la noche a buscar los caracoles africanos, sin mucho éxito en su labor.

 

“Los perros lo que hacen es detectar a través de su olfato cualquier especie que, en este caso el caracol gigante africano, y a futuro los productos no permidos que pueden afectar el ecosistema de Galápagos”, agregó la experta.

 

Darwin y Neville fueron donados por una organización estadounidense llamada "Dogs for conservation", posteriormente trabajarán en puertos y aeropuertos de las islas y ayudarán a bloquear la llegada de otras especies invasivas de fauna y flora.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *