Inicio ·Noticias · Artículo

El “esperma asesino” que evita el cruce entre especies

Redacción

gpinasco

|

Sábado 02 de Agosto de 2014 - 12:50
compártelo
  • El nuevo hallazgo podría ofrecer información sobre por qué algunas especies no se mezclan entre sí.
Científicos de la Universidad de Toronto demostraron que el apareamiento con machos de otras especies puede ser mortal, sobre todo si se trata un nematodo.
 
Efectivamente han descubierto que los gusanos hembra que copulan con otras especies de nematodos pueden ser infectados por un esperma asesino que los vuelve estériles y puede matarlos. El nuevo hallazgo podría ofrecer información sobre por qué algunas especies no se mezclan entre sí.
 
Para su estudio, publicado en PLOS Biology, el equipo juntó a especies distintas de gusanos del género Caenorhabditis, que crecen en verduras y frutas podridas. Con un tinte fluorescente observaron lo que ocurre cuando estos gusanos transparentes se aparean, descubriendo así que el esperma extraño fertiliza prematuramente los óvulos antes de destruir los ovarios.
 
En algunos casos, el esperma penetró en el cuerpo de la hembra a mayor profundidad, provocando lesiones mortales. Las que sobrevivieron, en la mayoría de los casos, quedaron estériles, imposibilitadas para procrear con su propia especie.
 
“La incidencia de la esterilidad depende de las especies que se cruzan”, afirma Asher Cutter, coautor del estudio y profesor de la Universidad de Toronto.
 
En el caso más extremo, el cruce entre  Caenorhabditis briggsae y machos de Caenorhabditis nigoni, el 95 % de las hembras quedaron estériles.
 
Según el experto, no está claro el motivo por el que el esperma de los machos causa tales daños.
 
Una posibilidad, en su opinión, es que el fluido seminal, o los propios espermatozoides, contengan un componente que relaja las células musculares que normalmente mantienen el esperma atrapado en el tracto reproductivo femenino, lo que podría provocar una «invasión de esperma» descontrolada.
 
Con información de National Geographic

Científicos de la Universidad de Toronto demostraron que el apareamiento con machos de otras especies puede ser mortal, sobre todo si se trata un nematodo.

 

Efectivamente han descubierto que los gusanos hembra que copulan con otras especies de nematodos pueden ser infectados por un esperma asesino que los vuelve estériles y puede matarlos. El nuevo hallazgo podría ofrecer información sobre por qué algunas especies no se mezclan entre sí.

 

Para su estudio, publicado en PLOS Biology, el equipo juntó a especies distintas de gusanos del género Caenorhabditis, que crecen en verduras y frutas podridas. Con un tinte fluorescente observaron lo que ocurre cuando estos gusanos transparentes se aparean, descubriendo así que el esperma extraño fertiliza prematuramente los óvulos antes de destruir los ovarios.

 

En algunos casos, el esperma penetró en el cuerpo de la hembra a mayor profundidad, provocando lesiones mortales. Las que sobrevivieron, en la mayoría de los casos, quedaron estériles, imposibilitadas para procrear con su propia especie.

 

“La incidencia de la esterilidad depende de las especies que se cruzan”, afirma Asher Cutter, coautor del estudio y profesor de la Universidad de Toronto.

 

En el caso más extremo, el cruce entre  Caenorhabditis briggsae y machos de Caenorhabditis nigoni, el 95 % de las hembras quedaron estériles.

 

Según el experto, no está claro el motivo por el que el esperma de los machos causa tales daños.

 

Una posibilidad, en su opinión, es que el fluido seminal, o los propios espermatozoides, contengan un componente que relaja las células musculares que normalmente mantienen el esperma atrapado en el tracto reproductivo femenino, lo que podría provocar una «invasión de esperma» descontrolada.

 

Con información de National Geographic