Gobierno y oposición de Venezuela definen agenda de diálogo

Redacción

jvite

|

Jueves 16 de Noviembre de 2017 - 21:59
compártelo
  • Las conversaciones se desarrollarán el 1 y 2 de diciembre en República Dominicana. Foto: Archivo
Las conversaciones se desarrollarán el 1 y 2 de diciembre en República Dominicana. Foto: Archivo




El Gobierno de Venezuela y la oposición definieron el jueves 16 de noviembre de 2017 en Santo Domingo la agenda de un diálogo que celebrarán el 1 y 2 de diciembre en República Dominicana, para intentar resolver la grave crisis política.
 
"Concluimos con la agenda de la reunión, las reglas y la metodología que van a regir", dijo el canciller dominicano, Miguel Vargas, quien presidió un encuentro preparatorio de unas seis horas entre delegados de ambas partes.
 
Aunque Vargas no detalló el temario acordado, el presidente Nicolás Maduro dijo el jueves que su principal exigencia es que la oposición cese el boicot contra la economía y le pida a Estados Unidos que levante las sanciones financieras.
 
En tanto, su jefe negociador, Jorge Rodríguez, afirmó en Dominicana que el oficialismo también planteará el reconocimiento a la Asamblea Constituyente que rige al país como un suprapoder desde agosto pasado.
 
Previamente, la oposición manifestó que su principal objetivo es obtener garantías para las elecciones presidenciales de diciembre de 2018.
 
Esto, tras denunciar irregularidades en los comicios de gobernadores de octubre, que ganó ampliamente el chavismo, lo que llevó a sus principales partidos a marginarse de las votaciones de alcaldes del próximo 10 de diciembre.
 
Paz económica
 
Durante un acto público, Maduro le exigió a la oposición "un acuerdo para que haya elecciones presidenciales con garantías económicas".
 
Exhortó al presidente del Parlamento, Julio Borges, y al negociador Luis Florido, a que "se comprometan a hablar con el gobierno de Estados Unidos y exigir que levante" las medidas que prohíben a ciudadanos estadounidenses negociar nueva deuda pública venezolana.
 
Esta cuestión es clave en momentos en que el régimen busca refinanciar la deuda externa, de unos 150.000 millones de dólares. 
También, cuando su petrolera PDVSA ha sido declarada en default por un grupo de acreedores, la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA).
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
"Esa es la exigencia que lleva Venezuela a la mesa de diálogo", subrayó Maduro, indicando que "así haríamos unas elecciones presidenciales quizá a finales del año que viene con tranquilidad económica".
 
La coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que controla el Legislativo, ha desplegado a lo largo de este año un intenso cabildeo para denunciar que en Venezuela hay una "dictadura" y una "crisis humanitaria", al tiempo que respalda las sanciones del Gobierno de Donald Trump.
 
Para la cita de diciembre, la oposición eligió como acompañantes a los cancilleres de México, Chile y Paraguay, mientras el régimen designó a los de Bolivia, Nicaragua y un tercer país que se anunciará el viernes.
 
Apoyo internacional
 
El canciller dominicano consideró "positiva" la reunión preparatoria, pues según dijo al leer un comunicado, las partes ratificaron su "disposición de avanzar en este proceso".
 
Los delegados también reiteraron su "llamado a la comunidad internacional para que acompañe decididamente este esfuerzo que tiene como razón esencial la paz, la democracia y el bienestar del pueblo de Venezuela desde el respeto a la soberanía", subrayó.
 
Además de la crisis política, Venezuela enfrenta una debacle económica caracterizada por la escasez de alimentos, medicinas y materias primas, y una inflación que el FMI proyecta en 2.300% para 2018.
 
Las nuevas tentativas para hallar una solución negociada a la crisis fueron anunciadas tras la suspensión de un encuentro pactado para el pasado miércoles en Dominicana.
 
La MUD, fracturada por diferencias internas, suspendió su participación en esa cita exigiendo la presencia de los cancilleres, escogidos como garantes durante pláticas mantenidas en septiembre en Santo Domingo.
 
Las partes retomaron los contactos tras protestas opositoras que dejaron unos 125 muertos entre abril y julio.
 
AFP

El Gobierno de Venezuela y la oposición definieron el jueves 16 de noviembre de 2017 en Santo Domingo la agenda de un diálogo que celebrarán el 1 y 2 de diciembre en República Dominicana, para intentar resolver la grave crisis política. 

"Concluimos con la agenda de la reunión, las reglas y la metodología que van a regir", dijo el canciller dominicano, Miguel Vargas, quien presidió un encuentro preparatorio de unas seis horas entre delegados de ambas partes. 

Aunque Vargas no detalló el temario acordado, el presidente Nicolás Maduro dijo el jueves que su principal exigencia es que la oposición cese el boicot contra la economía y le pida a Estados Unidos que levante las sanciones financieras. 

En tanto, su jefe negociador, Jorge Rodríguez, afirmó en Dominicana que el oficialismo también planteará el reconocimiento a la Asamblea Constituyente que rige al país como un suprapoder desde agosto pasado. 

Previamente, la oposición manifestó que su principal objetivo es obtener garantías para las elecciones presidenciales de diciembre de 2018. 

Esto, tras denunciar irregularidades en los comicios de gobernadores de octubre, que ganó ampliamente el chavismo, lo que llevó a sus principales partidos a marginarse de las votaciones de alcaldes del próximo 10 de diciembre. 

Paz económica 

Durante un acto público, Maduro le exigió a la oposición "un acuerdo para que haya elecciones presidenciales con garantías económicas". 

Exhortó al presidente del Parlamento, Julio Borges, y al negociador Luis Florido, a que "se comprometan a hablar con el gobierno de Estados Unidos y exigir que levante" las medidas que prohíben a ciudadanos estadounidenses negociar nueva deuda pública venezolana. 

Esta cuestión es clave en momentos en que el régimen busca refinanciar la deuda externa, de unos 150.000 millones de dólares. 

También, cuando su petrolera PDVSA ha sido declarada en default por un grupo de acreedores, la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lea: Ley contra el odio "criminaliza" disidencia en Venezuela, denuncia el Parlamento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"Esa es la exigencia que lleva Venezuela a la mesa de diálogo", subrayó Maduro, indicando que "así haríamos unas elecciones presidenciales quizá a finales del año que viene con tranquilidad económica". 

La coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que controla el Legislativo, ha desplegado a lo largo de este año un intenso cabildeo para denunciar que en Venezuela hay una "dictadura" y una "crisis humanitaria", al tiempo que respalda las sanciones del Gobierno de Donald Trump. 

Para la cita de diciembre, la oposición eligió como acompañantes a los cancilleres de México, Chile y Paraguay, mientras el régimen designó a los de Bolivia, Nicaragua y un tercer país que se anunciará el viernes. 

Apoyo internacional 

El canciller dominicano consideró "positiva" la reunión preparatoria, pues según dijo al leer un comunicado, las partes ratificaron su "disposición de avanzar en este proceso". 

Los delegados también reiteraron su "llamado a la comunidad internacional para que acompañe decididamente este esfuerzo que tiene como razón esencial la paz, la democracia y el bienestar del pueblo de Venezuela desde el respeto a la soberanía", subrayó. 

Además de la crisis política, Venezuela enfrenta una debacle económica caracterizada por la escasez de alimentos, medicinas y materias primas, y una inflación que el FMI proyecta en 2.300% para 2018. 

Las nuevas tentativas para hallar una solución negociada a la crisis fueron anunciadas tras la suspensión de un encuentro pactado para el pasado miércoles en Dominicana. 

La MUD, fracturada por diferencias internas, suspendió su participación en esa cita exigiendo la presencia de los cancilleres, escogidos como garantes durante pláticas mantenidas en septiembre en Santo Domingo. 

Las partes retomaron los contactos tras protestas opositoras que dejaron unos 125 muertos entre abril y julio.

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *