Inicio ·Noticias · Artículo

La mitad de Francia en alerta por intensa ola de calor

Redacción

mguaman

|

Jueves 02 de Julio de 2015 - 10:07
compártelo
  • FRANCIA. La noche del martes, la ola de calor provocó una ruptura en la alimentación eléctrica de un millón de hogares en el oeste de Francia. Fotos: AFP
FRANCIA. La noche del martes, la ola de calor provocó una ruptura en la alimentación eléctrica de un millón de hogares en el oeste de Francia. Fotos: AFP
La mitad de los departamentos de Francia, 47 sobre casi un centenar, fueron colocados en alerta este miércoles por la excepcional ola de calor que impera esta semana en el país con temperaturas que en algunos casos superan los 40ºC y que se extenderá hasta el fin de semana.
 
En París, donde casi todo el transporte público y muchos edificios carecen de aire acondicionado, el termómetro alcanzó los 39ºC. Por la noche ,las temperaturas superaron los 22ºC, al igual que en otras grandes ciudades como Rennes, Clermont-Ferrand, Toulouse, Burdeos y Lyon.
 
Al calor se sumó una casi ausencia de viento el miércoles que agravó la contaminación habitual. La prefectura de París recomendó limitar los desplazamientos en automóvil en la medida de lo posible. 
 
La noche del martes, la ola de calor provocó una ruptura en la alimentación eléctrica de un millón de hogares en el oeste de Francia.
 
En 2003, una implacable canícula, temperaturas muy elevadas durante al menos tres días consecutivos, mal anticipada por las autoridades había provocado unos 15.000 muertos entre el 4 y el 18 de agosto, totalizando casi 19.500 fallecidos según un balance del Instituto nacional de la salud (Inserm).
 
Desde aquel mortífero verano, Francia instauró un "plan nacional canícula" con cuatro niveles de alerta. Actualmente la mitad del país fue colocada en el tercer nivel, que implica medidas destinadas a proteger a los más vulnerables, especialmente los ancianos.

La mitad de los departamentos de Francia, 47 sobre casi un centenar, fueron colocados en alerta este miércoles por la excepcional ola de calor que impera esta semana en el país con temperaturas que en algunos casos superan los 40ºC y que se extenderá hasta el fin de semana.

 

En París, donde casi todo el transporte público y muchos edificios carecen de aire acondicionado, el termómetro alcanzó los 39ºC. Por la noche ,las temperaturas superaron los 22ºC, al igual que en otras grandes ciudades como Rennes, Clermont-Ferrand, Toulouse, Burdeos y Lyon.

 

Al calor se sumó una casi ausencia de viento el miércoles que agravó la contaminación habitual. La prefectura de París recomendó limitar los desplazamientos en automóvil en la medida de lo posible. 

 

La noche del martes, la ola de calor provocó una ruptura en la alimentación eléctrica de un millón de hogares en el oeste de Francia.

 

En 2003, una implacable canícula, temperaturas muy elevadas durante al menos tres días consecutivos, mal anticipada por las autoridades había provocado unos 15.000 muertos entre el 4 y el 18 de agosto, totalizando casi 19.500 fallecidos según un balance del Instituto nacional de la salud (Inserm).

 

Desde aquel mortífero verano, Francia instauró un "plan nacional canícula" con cuatro niveles de alerta. Actualmente la mitad del país fue colocada en el tercer nivel, que implica medidas destinadas a proteger a los más vulnerables, especialmente los ancianos.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos