Inicio ·Noticias · Artículo

Crimen en Charleston se calificó como un "delito de odio"

Redacción

jesuarez

|

Jueves 18 de Junio de 2015 - 15:41
compártelo
  • EE.UU.- La tragedia ocurrió en una de las iglesias más antiguas de la comunidad negra. Foto: Web.
EE.UU.- La tragedia ocurrió en una de las iglesias más antiguas de la comunidad negra. Foto: Web.
El joven blanco sospechoso de matar a tiros a nueve personas en una iglesia de la comunidad afroestadounidense de Charleston, Carolina del Sur (sureste), fue detenido, tras un crimen que recibió el repudio del presidente Barack Obama.
 
La tragedia ocurrida en una de las iglesias más antiguas de la comunidad negra, Emanuel African Methodist Episcopal Church, es uno de los peores ataques en lugares de culto en las últimas décadas en Estados Unidos, y ocurre en momentos de constantes tensiones raciales en todo el país.
 
El sospechoso de cometer el ataque, Dylann Roof, un joven de 21 años, delgado y con el pelo rapado, fue detenido durante un control de rutas en la vecina Carolina del Norte, dijo a la prensa el jefe de la policía de Charleston Gregory Mullen.
 
"Creo que se trata de un crimen de odio", dijo Mullen.
 
El horror generado por el caso y el simbolismo del lugar donde ocurrió marcaron el tono de la intervención de Obama, que este jueves visiblemente frustrado expresó su "tristeza" y "cólera" ante lo que denunció como "muertes sin sentido".
 
"Debemos admitir el hecho de que este tipo de violencia no se observa en otros países desarrollados", agregó el gobernante, llamando nuevamente a una mayor regulación en la venta de armas de fuego en Estados Unidos.
 
"Una vez más, personas inocentes fueron asesinadas en parte debido a que alguien que quería dañarlos, no tuvo problemas para tener un arma en sus manos", criticó el mandatario en su pronunciamiento desde la Casa Blanca.
 
"No te voy a matar"
 
Roof residía en los alrededores de Columbia, la capital de Carolina del Sur, situada a dos horas de ruta de Charleston, y ya había sido detenido al menos dos veces por tráfico de drogas.
 
El tiroteo tuvo lugar hacia las 21H00 locales (01H00 GMT), cuando el joven empezó a disparar durante una sesión de estudio de la biblia, muy frecuentes en las iglesias del sur de Estados Unidos, tanto entre semana como los domingos.
 
"Se pueden imaginar que hemos encontrado una escena (del crimen) muy caótica cuando llegamos", dijo el comisario.
 
La dirigente local del movimiento de defensa de los negros NAACP, Dot Scott, señaló a la cadena CNN que "una víctima salvó su vida porque el atacante le dijo 'no te voy a matar (...) porque quiero que puedas contar lo que pasó'".
 
La policía de Charleston difundió imágenes del atacante, obtenidas de cámaras de seguridad, en las que se lo ve abandonando la iglesia en un sedan negro. 
 
"Hay ocho fallecidos dentro de la iglesia", indicó el jefe de Policía de Charleston, Gregory Mullen, en una rueda de prensa, y explicó que uno de los dos heridos murió en un hospital cercano al que había sido trasladado
 
Aunque el oficial no dio no dio detalles sobre la identidad de las víctimas, medios locales reportaron que uno de los fallecidos es el pastor de la iglesia, Clementa Pinckney.
 
"Era amado por todos. Jamás escuché una palabra crítica contra él. Era un pacificador (...) una voz influyente" y "moderada, no solamente para la iglesia, sino también para el estado", declaró su primo Kent Williams a la CNN.
 
"El corazón y el alma de Carolina del Sur se rompió", dijo sollozando la gobernadora del estado Nikki Haley.
 
Tensiones raciales
 
Esta tragedia supone un nuevo golpe para la comunidad negra del país, que en los últimos meses ha sido blanco de crímenes aparentemente racistas, en particular en homicidios cometidos por policías blancos contra hombres negros desarmados.
 
"El hecho de que esto (el crimen) tenga lugar en una iglesia negra genera evidentemente interrogantes sobre una página sombría de nuestra historia", reflexionó el propio Obama.
 
En una foto en su perfil en Facebook, Dylann Roof aparece con una campera negra en la que se puede ver la bandera sudafricana del tiempo del apartheid y otra del exrégimen segregacionista de Rodesia, hoy Zimbabue.
 
Para Darlene Green, una residente de Charleston de 56 años, lo ocurrido el miércoles sale de su comprensión. "Carolina del Sur es un lugar cálido. No es un lugar donde usualmente encuentras violencia como esta".
 
Jeb Bush, candidato a las primarias republicanas para las elecciones presidenciales, escribió en Twitter que "nuestros pensamientos y nuestras plegarias están con las personas y las familias afectadas por los trágicos acontecimientos de Charleston".
 
"Noticias terribles de Charleston. Mis pensamientos y mis plegarias están con ustedes", escribió por su parte en Twitter Hillary Clinton, precandidata demócrata a las presidenciales.
Fuente: AFP

El joven blanco sospechoso de matar a tiros a nueve personas en una iglesia de la comunidad afroestadounidense de Charleston, Carolina del Sur (sureste), fue detenido, tras un crimen que recibió el repudio del presidente Barack Obama.

 

La tragedia ocurrida en una de las iglesias más antiguas de la comunidad negra, Emanuel African Methodist Episcopal Church, es uno de los peores ataques en lugares de culto en las últimas décadas en Estados Unidos, y ocurre en momentos de constantes tensiones raciales en todo el país.

 

El sospechoso de cometer el ataque, Dylann Roof, un joven de 21 años, delgado y con el pelo rapado, fue detenido durante un control de rutas en la vecina Carolina del Norte, dijo a la prensa el jefe de la policía de Charleston Gregory Mullen.

 

"Creo que se trata de un crimen de odio", dijo Mullen.

 

El horror generado por el caso y el simbolismo del lugar donde ocurrió marcaron el tono de la intervención de Obama, que este jueves visiblemente frustrado expresó su "tristeza" y "cólera" ante lo que denunció como "muertes sin sentido".

 

"Debemos admitir el hecho de que este tipo de violencia no se observa en otros países desarrollados", agregó el gobernante, llamando nuevamente a una mayor regulación en la venta de armas de fuego en Estados Unidos.

 

"Una vez más, personas inocentes fueron asesinadas en parte debido a que alguien que quería dañarlos, no tuvo problemas para tener un arma en sus manos", criticó el mandatario en su pronunciamiento desde la Casa Blanca.

 

"No te voy a matar"

 

Roof residía en los alrededores de Columbia, la capital de Carolina del Sur, situada a dos horas de ruta de Charleston, y ya había sido detenido al menos dos veces por tráfico de drogas.

 

El tiroteo tuvo lugar hacia las 21H00 locales (01H00 GMT), cuando el joven empezó a disparar durante una sesión de estudio de la biblia, muy frecuentes en las iglesias del sur de Estados Unidos, tanto entre semana como los domingos.

 

"Se pueden imaginar que hemos encontrado una escena (del crimen) muy caótica cuando llegamos", dijo el comisario.

 

La dirigente local del movimiento de defensa de los negros NAACP, Dot Scott, señaló a la cadena CNN que "una víctima salvó su vida porque el atacante le dijo 'no te voy a matar (...) porque quiero que puedas contar lo que pasó'".

 

La policía de Charleston difundió imágenes del atacante, obtenidas de cámaras de seguridad, en las que se lo ve abandonando la iglesia en un sedan negro. 

 

"Hay ocho fallecidos dentro de la iglesia", indicó el jefe de Policía de Charleston, Gregory Mullen, en una rueda de prensa, y explicó que uno de los dos heridos murió en un hospital cercano al que había sido trasladado

 

Aunque el oficial no dio no dio detalles sobre la identidad de las víctimas, medios locales reportaron que uno de los fallecidos es el pastor de la iglesia, Clementa Pinckney.

 

"Era amado por todos. Jamás escuché una palabra crítica contra él. Era un pacificador (...) una voz influyente" y "moderada, no solamente para la iglesia, sino también para el estado", declaró su primo Kent Williams a la CNN.

 

"El corazón y el alma de Carolina del Sur se rompió", dijo sollozando la gobernadora del estado Nikki Haley.

 

Tensiones raciales

 

Esta tragedia supone un nuevo golpe para la comunidad negra del país, que en los últimos meses ha sido blanco de crímenes aparentemente racistas, en particular en homicidios cometidos por policías blancos contra hombres negros desarmados.

 

"El hecho de que esto (el crimen) tenga lugar en una iglesia negra genera evidentemente interrogantes sobre una página sombría de nuestra historia", reflexionó el propio Obama.

 

En una foto en su perfil en Facebook, Dylann Roof aparece con una campera negra en la que se puede ver la bandera sudafricana del tiempo del apartheid y otra del exrégimen segregacionista de Rodesia, hoy Zimbabue.

 

Para Darlene Green, una residente de Charleston de 56 años, lo ocurrido el miércoles sale de su comprensión. "Carolina del Sur es un lugar cálido. No es un lugar donde usualmente encuentras violencia como esta".

 

Jeb Bush, candidato a las primarias republicanas para las elecciones presidenciales, escribió en Twitter que "nuestros pensamientos y nuestras plegarias están con las personas y las familias afectadas por los trágicos acontecimientos de Charleston".

 

"Noticias terribles de Charleston. Mis pensamientos y mis plegarias están con ustedes", escribió por su parte en Twitter Hillary Clinton, precandidata demócrata a las presidenciales.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos