Inicio ·Noticias · Artículo

EEUU sigue investigando autoría de ciberataque sin descartar que fuera China

Redacción

jesuarez

|

Viernes 05 de Junio de 2015 - 18:30
compártelo
  • CHINA.- El Gobierno chino aseguró que no hay "pruebas científicas" que lo relacionen con el incidente de ciberespionaje desvelado. Foto: Web.
CHINA.- El Gobierno chino aseguró que no hay "pruebas científicas" que lo relacionen con el incidente de ciberespionaje desvelado. Foto: Web.
La Casa Blanca indicó que sigue investigando la magnitud y la autoría del ciberataque masivo que comprometió la información de hasta cuatro millones de empleados federales, aunque recordó que mantiene su "preocupación" por las actividades de China en el ciberespacio.
 
El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo en su conferencia de prensa diaria que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) sigue investigando "las dimensiones" y tratando de "determinar quién es responsable" de la "intrusión cibernética", que se produjo en diciembre pero no salió a la luz pública hasta este jueves.
 
El ataque cibernético podría ser el mayor robo de información estatal jamás intentado contra EE.UU., y funcionarios estadounidenses explicaron el jueves al diario The Washington Post que sospechan que los ataques fueron realizados por piratas informáticos chinos.
 
No obstante, Earnest subrayó hoy que el Gobierno estadounidense no tiene "claro" por ahora si quien está detrás del ciberataque es "un actor estatal o un grupo de individuos que actúan en nombre de un Estado, o bien una empresa criminal".
 
"Yo no especularía en este momento" sobre la autoría, aseguró el portavoz.
 
Sin embargo, Earnest recordó que el presidente de EE.UU., Barack Obama, "ha asegurado frecuentemente que las actividades de China en el ciberespacio son una fuente significativa de preocupación", y seguirá planteando esa inquietud a las autoridades chinas.
 
 
"Independientemente de quién esté detrás (de este ciberataque en particular) y de cuál pueda haber sido su motivación, esta Administración lo reconoce (el ataque) como una amenaza para nuestra seguridad nacional y potencialmente para nuestra economía", agregó.
 
El Gobierno chino aseguró que no hay "pruebas científicas" que lo relacionen con el incidente de ciberespionaje desvelado, que ocurrió en diciembre pero no fue detectado hasta mayo.
 
El ataque tuvo como objetivo el sistema informático de la Oficina de Gestión de Personal (OPM) del Gobierno, y esa agencia comenzará este lunes a notificar a los "antiguos y actuales" empleados cuyos datos se vieron comprometidos, según explicó Earnest.
 
Dado que el FBI sigue investigando la magnitud del ciberataque, Earnest no especificó cuántos datos fueron robados, pero aseguró que probablemente sea una cantidad "sustancial" de información.
 
El portavoz de Obama tampoco garantizó que, una vez finalizada la investigación del FBI, vaya a hacerse pública la identidad del autor o autores del ciberataque, porque eso puede implicar "riesgos".
 
"Estamos lidiando con un adversario persistente, y en algunos casos, cuanto menos sepan sobre lo que nosotros sabemos que hicieron, mejor", sostuvo Earnest.
 
También recordó que Obama presentó en enero un proyecto de ley que permitiría procesar judicialmente la comercialización en el extranjero de información financiera robada en Estados Unidos, entre otras medidas, pero ha habido "muy poca acción" por parte del Congreso, que "debería salir de la Edad Media" en esa materia.
 
Al respecto, el legislador republicano Kevin McCarthy dijo en su cuenta oficial de Twitter que la Cámara Baja lleva "años" trabajando en proyectos de ley sobre ciberseguridad, pero muchos de ellos "murieron en el Senado controlado por los demócratas en 2012".
 
Earnest aseguró además, que el Gobierno de EE.UU. tiene un sistema de "detección y prevención de intrusiones" cibernéticas en las redes de las agencias federales, llamado "Einstein", y que la tercera generación de ese programa podrá instalarse el año que viene, dos años antes de lo previsto inicialmente.
Fuente: EFE

La Casa Blanca indicó que sigue investigando la magnitud y la autoría del ciberataque masivo que comprometió la información de hasta cuatro millones de empleados federales, aunque recordó que mantiene su "preocupación" por las actividades de China en el ciberespacio.

 

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo en su conferencia de prensa diaria que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) sigue investigando "las dimensiones" y tratando de "determinar quién es responsable" de la "intrusión cibernética", que se produjo en diciembre pero no salió a la luz pública hasta este jueves.

 

El ataque cibernético podría ser el mayor robo de información estatal jamás intentado contra EE.UU., y funcionarios estadounidenses explicaron el jueves al diario The Washington Post que sospechan que los ataques fueron realizados por piratas informáticos chinos.

 

No obstante, Earnest subrayó hoy que el Gobierno estadounidense no tiene "claro" por ahora si quien está detrás del ciberataque es "un actor estatal o un grupo de individuos que actúan en nombre de un Estado, o bien una empresa criminal".

 

"Yo no especularía en este momento" sobre la autoría, aseguró el portavoz.

 

Sin embargo, Earnest recordó que el presidente de EE.UU., Barack Obama, "ha asegurado frecuentemente que las actividades de China en el ciberespacio son una fuente significativa de preocupación", y seguirá planteando esa inquietud a las autoridades chinas.

 

Lea además: La gigantesca filtración que expuso los datos personales de 4 millones de funcionarios en EE.UU.

 

"Independientemente de quién esté detrás (de este ciberataque en particular) y de cuál pueda haber sido su motivación, esta Administración lo reconoce (el ataque) como una amenaza para nuestra seguridad nacional y potencialmente para nuestra economía", agregó.

 

El Gobierno chino aseguró que no hay "pruebas científicas" que lo relacionen con el incidente de ciberespionaje desvelado, que ocurrió en diciembre pero no fue detectado hasta mayo.

 

El ataque tuvo como objetivo el sistema informático de la Oficina de Gestión de Personal (OPM) del Gobierno, y esa agencia comenzará este lunes a notificar a los "antiguos y actuales" empleados cuyos datos se vieron comprometidos, según explicó Earnest.

 

Dado que el FBI sigue investigando la magnitud del ciberataque, Earnest no especificó cuántos datos fueron robados, pero aseguró que probablemente sea una cantidad "sustancial" de información.

 

El portavoz de Obama tampoco garantizó que, una vez finalizada la investigación del FBI, vaya a hacerse pública la identidad del autor o autores del ciberataque, porque eso puede implicar "riesgos".

 

"Estamos lidiando con un adversario persistente, y en algunos casos, cuanto menos sepan sobre lo que nosotros sabemos que hicieron, mejor", sostuvo Earnest.

 

También recordó que Obama presentó en enero un proyecto de ley que permitiría procesar judicialmente la comercialización en el extranjero de información financiera robada en Estados Unidos, entre otras medidas, pero ha habido "muy poca acción" por parte del Congreso, que "debería salir de la Edad Media" en esa materia.

 

Al respecto, el legislador republicano Kevin McCarthy dijo en su cuenta oficial de Twitter que la Cámara Baja lleva "años" trabajando en proyectos de ley sobre ciberseguridad, pero muchos de ellos "murieron en el Senado controlado por los demócratas en 2012".

 

Earnest aseguró además, que el Gobierno de EE.UU. tiene un sistema de "detección y prevención de intrusiones" cibernéticas en las redes de las agencias federales, llamado "Einstein", y que la tercera generación de ese programa podrá instalarse el año que viene, dos años antes de lo previsto inicialmente.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *