Inicio ·Mini Especiales · Artículo

Francisco almorzó ceviche antes de irse de Guayaquil

Redacción

jesuarez

|

Lunes 06 de Julio de 2015 - 16:50
compártelo
  • En medio de alegría y muestras de afecto, el papa Francisco se despidió de Guayaquil. Foto: Twitter.
En medio de alegría y muestras de afecto, el papa Francisco se despidió de Guayaquil. Foto: Twitter. En medio de alegría y muestras de afecto, el papa Francisco se despidió de Guayaquil. Foto: Twitter.
Luego de su almuerzo programado en el colegio Javier y la reunión con su amigo, el padre Paco Cortés “Paquito”, el papa Francisco inició su travesía hacia la Base Aérea Simón Bolívar, en el norte de Guayaquil, para trasladarse hacia Quito.
 
El sumo pontífice realizó este recorrido en el papamóvil y aprovechó para saludar y bendecir a las personas que se reunieron en distintos puntos para despedirlo. 
 
Globos, flores y pañuelos eran lanzados hacia el papa por los feligreses, que mostraban de esta forma su alegría por la visita de Francisco a la urbe porteña. 
 

Se tiene previsto el papa aborde el vuelo de Alitalia y se estima que arribe a la capital a las 17h10, para dirigirse a la Plaza Grande y visitar el Palacio de Carondelet.

 

La comida familiar del papa Francisco con sus viejos amigos jesuitas

 

El papa Francisco había pedido cuando se organizó el viaje a Ecuador poder visitar el Colegio Javier de la Compañía de Jesús en Guayaquil y así hoy pudo tener un momento de pausa y almorzar en una ambiente "muy familiar" con sus viejos amigos jesuitas.

 
Tras la multitudinaria misa en el parque de los Samanes en Guayaquil, Francisco se dirigió a este centro educativo para comer con 20 padres jesuitas, "donde el ambiente fue muy familiar y se habló de los conocidos en común durante tantos años", explicó el padre Antonio Spadaro, director de la revista de la Compañía "Civilta católica", quien asistió a la comida.
 
Otro de los asistentes, el director de la sección española de Radio Vaticano, el jesuita argentino, Guillermo Órtiz, relató el clima cordial y de relajación que vivió el papa, a quien le encantan estos momentos.
 
"No estaba para nada cansado y disfruto de un momento familiar", a pesar de la agotadora misa en Guayaquil bajo un calor asfixiante.
 
Francisco había querido incluir esta etapa en su viaja a Ecuador para poder así volver a saludar al español, nacido en Málaga, Francisco Cortes García, conocido como padre Paquito, que tiene 91 años y desde 1963 se encuentra en Guayaquil.
 
Un encuentro emotivo, revelaron los asistentes, ya que ambos no se veían desde hace 30 años.
 
Francisco conoció al padre Paquito en 1980 en ocasión de un viaje y nació una amistad y una colaboración, cuando el entonces superior provincial de los jesuitas y después rector de la Compañía en Argentina envió algunos sacerdotes a formarse en este centro.
 
Cómo en los días previos de la visita del papa, padre Paquito no se creía que Francisco se hubiera acordado de él y así lo volvió a repetir durante este encuentro.
 
Al fin y al cabo sólo se habían visto en tres ocasiones, se recordó.
 
En esos años se mandaron a Guayaquil a varios sacerdotes para su formación, "fueron en total 30 los llamados maestrillos" argentinos que viajaron a la ciudad ecuatoriana, entre ellos Diego Fares, uno de los grandes amigos de Jorge Bergoglio.
 
Enlace permanente de imagen incrustada
El papa Francisco durante un almuerzo que compartió con padres jesuitas en Guayaquil.
El papa comió ceviche. Foto: Twitter/@Pezito
 
En esta comida entre viejos amigos se llegó incluso a comentar que entre ellos había quien "había adivinado que Bergoglio saldría papa".
 
"Pues que juegue a la lotería", dijo Francisco, según desveló Ortiz.
 
Una comida además dedicada completamente al pontífice ya que se bebió un vino de Mendoza (Argentina), y hubo ceviche y otro pescado acompañado de patatas y ensalada, sopa de gallina y ensalada.
 
Y el postre sirvió de tarta para el padre Spadaro que cumplió hoy los años.
 
"Busquemos una vela", dijo el pontífice cuando se le recordó que era el cumpleaños del director de la revista mensual de los jesuitas, a quien le tocó así soplarla delante de todos.
 
Al final del almuerzo también al papa se le obsequio con un mate.
 
Los 20 padres de la Compañía de Jesús que almorzaron con el papa proceden de cuatro comunidades de la ciudad y explicaron algunas de sus labores como un centro para mujeres maltratadas.
 
Enlace permanente de imagen incrustada
Francisco y los sacerdotes con los que compartió un almuerzo. Foto: Twitter/@Pezito
 
Para terminar un "selfie" (autofoto) del papa con Edwin Moscoso, de la Unidad Educativa Particular BORJA; Freddy Medrano (Fe y Alegría) y Gilberto Freire, el provincial.

 

 

.

Luego de su almuerzo programado en el colegio Javier y la reunión con su amigo, el padre Paco Cortés “Paquito”, el papa Francisco inició su travesía hacia la Base Aérea Simón Bolívar, en el norte de Guayaquil, para trasladarse hacia Quito.

 

El sumo pontífice realizó este recorrido en el papamóvil y aprovechó para saludar y bendecir a las personas que se reunieron en distintos puntos para despedirlo. 

 

Globos, flores y pañuelos eran lanzados hacia el papa por los feligreses, que mostraban de esta forma su alegría por la visita de Francisco a la urbe porteña. 

 

Se tiene previsto el papa aborde el vuelo de Alitalia y se estima que arribe a la capital a las 17h10, para dirigirse a la Plaza Grande y visitar el Palacio de Carondelet.

 

La comida familiar del papa Francisco con sus viejos amigos jesuitas

 

El papa Francisco había pedido cuando se organizó el viaje a Ecuador poder visitar el Colegio Javier de la Compañía de Jesús en Guayaquil y así hoy pudo tener un momento de pausa y almorzar en una ambiente "muy familiar" con sus viejos amigos jesuitas.

 

Tras la multitudinaria misa en el parque de los Samanes en Guayaquil, Francisco se dirigió a este centro educativo para comer con 20 padres jesuitas, "donde el ambiente fue muy familiar y se habló de los conocidos en común durante tantos años", explicó el padre Antonio Spadaro, director de la revista de la Compañía "Civilta católica", quien asistió a la comida.

 

Otro de los asistentes, el director de la sección española de Radio Vaticano, el jesuita argentino, Guillermo Órtiz, relató el clima cordial y de relajación que vivió el papa, a quien le encantan estos momentos.

 

"No estaba para nada cansado y disfruto de un momento familiar", a pesar de la agotadora misa en Guayaquil bajo un calor asfixiante.

 

Francisco había querido incluir esta etapa en su viaja a Ecuador para poder así volver a saludar al español, nacido en Málaga, Francisco Cortes García, conocido como padre Paquito, que tiene 91 años y desde 1963 se encuentra en Guayaquil.

 

Un encuentro emotivo, revelaron los asistentes, ya que ambos no se veían desde hace 30 años.

 

Francisco conoció al padre Paquito en 1980 en ocasión de un viaje y nació una amistad y una colaboración, cuando el entonces superior provincial de los jesuitas y después rector de la Compañía en Argentina envió algunos sacerdotes a formarse en este centro.

 

Cómo en los días previos de la visita del papa, padre Paquito no se creía que Francisco se hubiera acordado de él y así lo volvió a repetir durante este encuentro.

 

Al fin y al cabo sólo se habían visto en tres ocasiones, se recordó.

 

En esos años se mandaron a Guayaquil a varios sacerdotes para su formación, "fueron en total 30 los llamados maestrillos" argentinos que viajaron a la ciudad ecuatoriana, entre ellos Diego Fares, uno de los grandes amigos de Jorge Bergoglio.

 

Enlace permanente de imagen incrustada

El papa Francisco durante un almuerzo que compartió con padres jesuitas en Guayaquil.

El papa comió ceviche. Foto: Twitter/@Pezito

 

En esta comida entre viejos amigos se llegó incluso a comentar que entre ellos había quien "había adivinado que Bergoglio saldría papa".

 

"Pues que juegue a la lotería", dijo Francisco, según desveló Ortiz.

 

Una comida además dedicada completamente al pontífice ya que se bebió un vino de Mendoza (Argentina), y hubo ceviche y otro pescado acompañado de patatas y ensalada, sopa de gallina y ensalada.

 

Y el postre sirvió de tarta para el padre Spadaro que cumplió hoy los años.

 

"Busquemos una vela", dijo el pontífice cuando se le recordó que era el cumpleaños del director de la revista mensual de los jesuitas, a quien le tocó así soplarla delante de todos.

 

Al final del almuerzo también al papa se le obsequio con un mate.

 

Los 20 padres de la Compañía de Jesús que almorzaron con el papa proceden de cuatro comunidades de la ciudad y explicaron algunas de sus labores como un centro para mujeres maltratadas.

 

Enlace permanente de imagen incrustada

Francisco y los sacerdotes con los que compartió un almuerzo. Foto: Twitter/@Pezito

 

Para terminar un "selfie" (autofoto) del papa con Edwin Moscoso, de la Unidad Educativa Particular BORJA; Freddy Medrano (Fe y Alegría) y Gilberto Freire, el provincial.

 

 

.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos