Inicio ·BBC · Artículo

Crean células fotovoltaicas irrompibles

Redacción

bbc

|

Martes 02 de Julio de 2013 - 23:17
compártelo

La investigación puede abrir el camino hacia la creación de celdas solares de larga vida.

Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) desarrolló diminutas células fotovoltaicas que tienen la capacidad de repararse a sí mismas.
Los investigadores tomaron su inspiración de las plantas que, de manera constante, descomponen las moléculas que capturan la luz y las reorganizan, para que las estructuras básicas se renueven y puedan continuar captando la energía que proviene del Sol.
Aunque a simple vista parezcan estáticas, durante un día de verano las hojas de un árbol reciclan sus proteínas cada 45 minutos, aproximadamente.
Daño

"La luz del Sol, cuanto entra en contacto con el oxígeno, es muy dañina", le dijo a la BBC Michael Strano, quien encabezó la investigación.

"Ésta es la razón por la que envejecemos y que hace que, cuando dejamos papel o plástico al sol, termine decolorándose", añadió Strano.
Esto significa que muchas de las mejores celdas solares creadas en el laboratorio no sobreviven cuando se las pone en uso.
"Hay una suerte de competencia entre los científicos del mundo para ver quién construye la celda fotovoltaica más eficiente, pero muy pocos se preguntan qué pasa cuando pones esa célula a funcionar por unas horas, unas semanas o por meses", afirmó el investigador.
Sistema

Para alargar la vida de las células fotovoltaicas, los científicos del MIT crearon un conjunto de moléculas que se ensamblas solas y pueden transformar la luz del Sol en electricidad. Las moléculas pueden desarmarse y volver a juntarse rápidamente con sólo agregarles o quitarles una solución.

Con el tiempo, el Sol va desgastando los paneles solares.

El sistema está formado por siete componentes, entre los que se incluyen nanotubos, fosfolípidos y proteínas. Cuando se le agrega un tensioactivo a la mezcla, los siete componentes se separan, formando una solución uniforme. Cuando los científicos retiran el tensioactivo, filtrando la solución con una membrana, los componentes se vuelven a unir espontáneamente.
"Es como un rompecabezas que lanzas al aire y regresa armado", explicó Strano.
Si bien el científico cree que la eficiencia de las celdas solares puede mejorarse aún más, la idea detrás del experimento es importante para las investigaciones futuras.
"Nuestro estudio es útil para empezar a pensar acerca de la vida útil de los dispositivos y sobre la posibilidad de tomar prestados conceptos de la naturaleza", concluyó el investigador.

La investigación puede abrir el camino hacia la creación de celdas solares de larga vida.

Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) desarrolló diminutas células fotovoltaicas que tienen la capacidad de repararse a sí mismas. Los investigadores tomaron su inspiración de las plantas que, de manera constante, descomponen las moléculas que capturan la luz y las reorganizan, para que las estructuras básicas se renueven y puedan continuar captando la energía que proviene del Sol. Aunque a simple vista parezcan estáticas, durante un día de verano las hojas de un árbol reciclan sus proteínas cada 45 minutos, aproximadamente. Daño

"La luz del Sol, cuanto entra en contacto con el oxígeno, es muy dañina", le dijo a la BBC Michael Strano, quien encabezó la investigación.

"Ésta es la razón por la que envejecemos y que hace que, cuando dejamos papel o plástico al sol, termine decolorándose", añadió Strano. Esto significa que muchas de las mejores celdas solares creadas en el laboratorio no sobreviven cuando se las pone en uso. "Hay una suerte de competencia entre los científicos del mundo para ver quién construye la celda fotovoltaica más eficiente, pero muy pocos se preguntan qué pasa cuando pones esa célula a funcionar por unas horas, unas semanas o por meses", afirmó el investigador. Sistema

Para alargar la vida de las células fotovoltaicas, los científicos del MIT crearon un conjunto de moléculas que se ensamblas solas y pueden transformar la luz del Sol en electricidad. Las moléculas pueden desarmarse y volver a juntarse rápidamente con sólo agregarles o quitarles una solución.

Con el tiempo, el Sol va desgastando los paneles solares.

El sistema está formado por siete componentes, entre los que se incluyen nanotubos, fosfolípidos y proteínas. Cuando se le agrega un tensioactivo a la mezcla, los siete componentes se separan, formando una solución uniforme. Cuando los científicos retiran el tensioactivo, filtrando la solución con una membrana, los componentes se vuelven a unir espontáneamente. "Es como un rompecabezas que lanzas al aire y regresa armado", explicó Strano. Si bien el científico cree que la eficiencia de las celdas solares puede mejorarse aún más, la idea detrás del experimento es importante para las investigaciones futuras. "Nuestro estudio es útil para empezar a pensar acerca de la vida útil de los dispositivos y sobre la posibilidad de tomar prestados conceptos de la naturaleza", concluyó el investigador.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *