Inicio ·Costa · Artículo

Vea cómo los héroes del incendio en Las Cámaras vivirán su Navidad

Redacción

gestor

|

Viernes 21 de Diciembre de 2012 - 1:41
compártelo

Podría ser un día más de patrullaje, en una de las tantas unidades de policía comunitaria repartidas en la ciudad, pero seis meses atrás estos oficiales fueron más allá de su obligación.

Ronald Silva es uno de los ocho policías que el 02 de julio llegaron al incendio del edificio Las Cámaras, y junto a sus compañeros recibieron con sábanas a las víctimas que se lanzaban desesperadas desde las ventanas.

El teniente Diego Eras estaba a cargo del operativo ese día. Hoy patrulla las calles del mismo sector. Uno de los sitios donde le toca trabajar es justamente en los exteriores del edificio donde ese día ayudaron.

Explica que para el equipo fue una oportunidad de vivir al máximo su vocación.

Pero ¿qué plan tienen ellos para los próximos días y semanas?. Trabajar, trabajar y trabajar.

Todos en su destacamento estarán de guardia en al menos uno de los dos feriados que vienen, pero dicen que su regalo, su ofrecimiento navideño, es precisamente eso, servir a la comunidad.

En el año que viene ellos quieren que la experiencia del día del incendio, más que una ocasión de fama, sea una oportunidad para que se fortalezca la confianza de la gente en la policía.

Están convencidos de que lo que más se necesita para tener una mejor sociedad, y más segura, es que cada uno esté dispuesto a sacrificarse un poco por los demás.

Podría ser un día más de patrullaje, en una de las tantas unidades de policía comunitaria repartidas en la ciudad, pero seis meses atrás estos oficiales fueron más allá de su obligación.

Ronald Silva es uno de los ocho policías que el 02 de julio llegaron al incendio del edificio Las Cámaras, y junto a sus compañeros recibieron con sábanas a las víctimas que se lanzaban desesperadas desde las ventanas.

El teniente Diego Eras estaba a cargo del operativo ese día. Hoy patrulla las calles del mismo sector. Uno de los sitios donde le toca trabajar es justamente en los exteriores del edificio donde ese día ayudaron.

Explica que para el equipo fue una oportunidad de vivir al máximo su vocación.

Pero ¿qué plan tienen ellos para los próximos días y semanas?. Trabajar, trabajar y trabajar.

Todos en su destacamento estarán de guardia en al menos uno de los dos feriados que vienen, pero dicen que su regalo, su ofrecimiento navideño, es precisamente eso, servir a la comunidad.

En el año que viene ellos quieren que la experiencia del día del incendio, más que una ocasión de fama, sea una oportunidad para que se fortalezca la confianza de la gente en la policía.

Están convencidos de que lo que más se necesita para tener una mejor sociedad, y más segura, es que cada uno esté dispuesto a sacrificarse un poco por los demás.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos