Prohibición de pesca de arrastre afectará a cerca de 2.500 personas

En Posorja, provincia del Guayas, más de 2.500 habitantes, entre mujeres y personas de la tercera edad, pelan el camarón pomada, una actividad que se realiza en esta zona por más de 50 años y que depende de la pesa de arrastre.

  • Prohibición de pesca de arrastre afectará a cerca de 2.500 personas
26 Septiembre, 2012, 4:38 pm
Por: Redacción 

En Posorja, provincia del Guayas, más de 2.500 habitantes, entre mujeres y personas de la tercera edad, pelan el camarón pomada, una actividad que se realiza en esta zona por más de 50 años y que depende de la pesa de arrastre.

Francisca Zambrano, es una mujer con discapacidad, ella llega al muelle de Los Baidal, en Posorja, junto con sus dos hijos para iniciar su labor.

Mientras pela el camarón pomada, nos relata que lleva 22 años en este trabajo. El pago de su salario depende de las 300 libras de camarón que logre hacer.

Su hija Angélica, quién  tuvo que dejar hace dos años sus estudios para ayudar a su madre, dice que ahí el 80% de la mano de obra corresponde a mujeres que trabajan paradas hasta 12 horas diarias.

Francisca, Angélica y muchas mujeres más que dependen de la pesca de arrastre, se verán perjudicadas tras la prohibición de esta actividad que el presidente Rafael Correa fechó en un incio para el 30 de septiembre.

Sin embargo, Correa anunció ayer en rueda de prensa el aplazamiento de la medida hasta el 15 de diciembre. Se refirió además a esta actividad como “indeseable” por sus efectos ambientales y sociales.

Unos 100 barcos de tipo "industrial" se dedican a esta práctica en Ecuador, que será sustituida por la pesca artesanal, lo que generará "más trabajo y más distribución del ingreso", según dijo el mandatario.

El Gobierno dará ayudas para la reconversión de la flota a nuevas artes de pesca y para la retirada de algunos barcos obsoletos, anunció.

En Posorja, provincia del Guayas, más de 2.500 habitantes, entre mujeres y personas de la tercera edad, pelan el camarón pomada, una actividad que se realiza en esta zona por más de 50 años y que depende de la pesa de arrastre.

Francisca Zambrano, es una mujer con discapacidad, ella llega al muelle de Los Baidal, en Posorja, junto con sus dos hijos para iniciar su labor.

Mientras pela el camarón pomada, nos relata que lleva 22 años en este trabajo. El pago de su salario depende de las 300 libras de camarón que logre hacer.

Su hija Angélica, quién  tuvo que dejar hace dos años sus estudios para ayudar a su madre, dice que ahí el 80% de la mano de obra corresponde a mujeres que trabajan paradas hasta 12 horas diarias.

Francisca, Angélica y muchas mujeres más que dependen de la pesca de arrastre, se verán perjudicadas tras la prohibición de esta actividad que el presidente Rafael Correa fechó en un incio para el 30 de septiembre.

Sin embargo, Correa anunció ayer en rueda de prensa el aplazamiento de la medida hasta el 15 de diciembre. Se refirió además a esta actividad como “indeseable” por sus efectos ambientales y sociales.

Unos 100 barcos de tipo "industrial" se dedican a esta práctica en Ecuador, que será sustituida por la pesca artesanal, lo que generará "más trabajo y más distribución del ingreso", según dijo el mandatario.

El Gobierno dará ayudas para la reconversión de la flota a nuevas artes de pesca y para la retirada de algunos barcos obsoletos, anunció.

SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
Le puede interesar
SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.

Tags Relacionados

TEMAS RELACIONADOS