Inicio ·Actualidad · Artículo

Zavala combina la actividad política con la guía espiritual

Redacción

gestor

|

Sábado 22 de Diciembre de 2012 - 0:00
compártelo

Una pequeña caravana se mueve por los caminos vecinales del cantón El Empalme, en la provincia del Guayas. Acompañado de las canciones tradicionales del Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE), va el pastor Nelson Zavala, quien a propósito de la Navidad va a repartir regalos en una de las escuelas a las que no ha llegado transformación alguna.

Acompañado de candidatos a la Asamblea, el pastor entrega los juguetes, cuenta la historia del peregrinaje de María con Jesús en su vientre y no pueden faltar las oraciones. Dice que estos son tiempos para perdonar a todos, incluyendo al jefe de Estado.

Pero las jornadas son largas en estos tiempos y con esto no se podía terminar el día.

Ya en Guayaquil, llega a la 18, al barrio de tolerancia. Zavala recorre este escenario de bares y prostitutas con la biblia en la mano y acompañado de otros pastores, y encuentra a gente que lo escucha.

Otros cerraban las puertas o salían corriendo. Entendían que esta tropa de pastores les estaba dañando el negocio. Pero hubo también quien le pedía una fotografía, quien le prometía su voto. A cambio, Zavala proponía cambiar el barrio, y que no sea escenario de pecados sino de virtudes.

Está consciente de que su presencia en el escenario político ha generado no pocas críticas e incluso algunos temores.

Zavala cuenta que él mismo es un hombre transformado por el poder de Dios. Que él era un pecador, pero hace tiempo. Que por su intercesión ha cambiado, es distinto.

Una pequeña caravana se mueve por los caminos vecinales del cantón El Empalme, en la provincia del Guayas. Acompañado de las canciones tradicionales del Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE), va el pastor Nelson Zavala, quien a propósito de la Navidad va a repartir regalos en una de las escuelas a las que no ha llegado transformación alguna.

Acompañado de candidatos a la Asamblea, el pastor entrega los juguetes, cuenta la historia del peregrinaje de María con Jesús en su vientre y no pueden faltar las oraciones. Dice que estos son tiempos para perdonar a todos, incluyendo al jefe de Estado.

Pero las jornadas son largas en estos tiempos y con esto no se podía terminar el día.

Ya en Guayaquil, llega a la 18, al barrio de tolerancia. Zavala recorre este escenario de bares y prostitutas con la biblia en la mano y acompañado de otros pastores, y encuentra a gente que lo escucha.

Otros cerraban las puertas o salían corriendo. Entendían que esta tropa de pastores les estaba dañando el negocio. Pero hubo también quien le pedía una fotografía, quien le prometía su voto. A cambio, Zavala proponía cambiar el barrio, y que no sea escenario de pecados sino de virtudes.

Está consciente de que su presencia en el escenario político ha generado no pocas críticas e incluso algunos temores.

Zavala cuenta que él mismo es un hombre transformado por el poder de Dios. Que él era un pecador, pero hace tiempo. Que por su intercesión ha cambiado, es distinto.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos