Starbucks pagará más impuestos en Reino Unido

La cadena de cafeterías Starbucks ha acordado pagar más impuesto en el Reino Unido, luego de la polémica que generó el poco impuesto corporativo que pagaban (US$13,7 millones en el curso de 14 años), lo que derivó en una protesta pública ciudadana.

6 Diciembre, 2012, 4:50 pm
Por: Redacción 

La cadena de cafeterías Starbucks ha acordado pagar más impuesto en el Reino Unido, luego de la polémica que generó el poco impuesto corporativo que pagaban (US$13,7 millones en el curso de 14 años), lo que derivó en una protesta pública ciudadana.

Kris Engskov, director general de Starbucks Reino Unido, anunció que la compañía pagaría "una cantidad significativa de impuestos durante 2013 y 2014, independiente de si la empresa es rentable en estos años".

El impuesto adicional podría ascender a unos US$32,2 millones en los próximos dos años, dijo.
"Sabemos que no somos perfectos", añadió.

El anuncio de Starbucks viene después del amplio rechazo público a la revelación de que no había estado pagando el impuesto corporativo que corresponde en el Reino Unido. Algunos grupos amenazaron con boicotear sus puntos de ventas.

La compañía admitió que la medida era un intento de reconstruir la confianza con sus clientes.

La cadena de cafeterías Starbucks ha acordado pagar más impuesto en el Reino Unido, luego de la polémica que generó el poco impuesto corporativo que pagaban (US$13,7 millones en el curso de 14 años), lo que derivó en una protesta pública ciudadana.

Kris Engskov, director general de Starbucks Reino Unido, anunció que la compañía pagaría "una cantidad significativa de impuestos durante 2013 y 2014, independiente de si la empresa es rentable en estos años".

El impuesto adicional podría ascender a unos US$32,2 millones en los próximos dos años, dijo."Sabemos que no somos perfectos", añadió.

El anuncio de Starbucks viene después del amplio rechazo público a la revelación de que no había estado pagando el impuesto corporativo que corresponde en el Reino Unido. Algunos grupos amenazaron con boicotear sus puntos de ventas.

La compañía admitió que la medida era un intento de reconstruir la confianza con sus clientes.