Inicio ·Internacionales · Artículo

Brasil es sede del encuentro ambientalista más importante del mundo

Redacción

gestor

|

Miércoles 20 de Junio de 2012 - 23:48
compártelo
  • Brasil es sede del encuentro ambientalista más importante del mundo
Brasil es sede del encuentro ambientalista más importante del mundo

Desde este miércoles, presidentes y jefes de Estado de 193 países, entre ellos el de Ecuador, se reúnen en la Cumbre Río+20. Allí Ecuador expuso su plan para mantener el crudo bajo tierra en el Yasuní.

Esta cumbre se produce 20 años después de la cumbre de la tierra de 1992.

En su discurso de apertura, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, dijo que los avances en temas ambientales han sido lentos desde la última reunión, y advirtió que se acaba el tiempo para salvar el planeta.

"No puede permitirse el lujo de perder más tiempo" en la toma de acciones para cambiar el modelo económico hacia una economía verde, dijo Ban.

Pidió a los países que "superen los intereses particulares" y piensen en las generaciones futuras, pero este mensaje no caló en los presidentes, que expusieron las profundas diferencias que han dificultado la firma de un acuerdo más amplio de la Río+20.

Al asumir la jefatura de la conferencia Río+20, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, aseguró no tener duda de que los jefes de Estado estarán a la altura de los desafíos que la situación global impone.

Rousseff celebró la aprobación del compromiso de erradicar la pobreza y que se haya renovado el principio de "responsabilidades comunes pero diferenciadas", que traslada la presión de detener el cambio climático principalmente a los hombros de los más ricos.

El optimismo se desvaneció en la intervención del presidente francés, Francois Hollande, que sostuvo que el acuerdo que será firmado por los jefes de Estado es "insuficiente" para dotar a las cuestiones medioambientales de una mayor importancia en la agenda global.

China, uno de los mayores contaminadores del mundo, echó un jarro de agua fría en la plenaria al dejar claro que el cuidado al medio ambiente no será una prioridad del país mientras obligue a frenar su crecimiento.

De la cita, organizada por Naciones Unidas, estarán ausentes los presidentes de Estados Unidos y Rusia, así como la canciller alemana y el primer ministro Británico

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, hizo un llamamiento a establecer un "nuevo orden mundial". Indico que el acutal se basa en la violencia o la devastación del medio ambiente.

Durante la cumbre que espera definir el camino para un desarrollo sostenible para el planeta.

Ecuador fue nombrado vicepresidente para América Latina. El Gobierno aprovecha este encuentro para promocionar la iniciativa Yasuní-ITT.

En tanto, cientos de miembros de una tribu indígena brasileña protestaron contra la deforestación y los proyectos de energía como la construcción de la represa hidroeléctrica de Belo Monte en la region amazónica.

La firma del documento final será este viernes y se espera que recoja una serie de planteamientos encaminados a la protección ambiental, y la reducción de emisiones de gases contaminantes que ocasionan en calentamiento global.

Desde este miércoles, presidentes y jefes de Estado de 193 países, entre ellos el de Ecuador, se reúnen en la Cumbre Río+20. Allí Ecuador expuso su plan para mantener el crudo bajo tierra en el Yasuní.

Esta cumbre se produce 20 años después de la cumbre de la tierra de 1992.

En su discurso de apertura, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, dijo que los avances en temas ambientales han sido lentos desde la última reunión, y advirtió que se acaba el tiempo para salvar el planeta.

"No puede permitirse el lujo de perder más tiempo" en la toma de acciones para cambiar el modelo económico hacia una economía verde, dijo Ban.

Pidió a los países que "superen los intereses particulares" y piensen en las generaciones futuras, pero este mensaje no caló en los presidentes, que expusieron las profundas diferencias que han dificultado la firma de un acuerdo más amplio de la Río+20.

Al asumir la jefatura de la conferencia Río+20, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, aseguró no tener duda de que los jefes de Estado estarán a la altura de los desafíos que la situación global impone.

Rousseff celebró la aprobación del compromiso de erradicar la pobreza y que se haya renovado el principio de "responsabilidades comunes pero diferenciadas", que traslada la presión de detener el cambio climático principalmente a los hombros de los más ricos.

El optimismo se desvaneció en la intervención del presidente francés, Francois Hollande, que sostuvo que el acuerdo que será firmado por los jefes de Estado es "insuficiente" para dotar a las cuestiones medioambientales de una mayor importancia en la agenda global.

China, uno de los mayores contaminadores del mundo, echó un jarro de agua fría en la plenaria al dejar claro que el cuidado al medio ambiente no será una prioridad del país mientras obligue a frenar su crecimiento.

De la cita, organizada por Naciones Unidas, estarán ausentes los presidentes de Estados Unidos y Rusia, así como la canciller alemana y el primer ministro Británico

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, hizo un llamamiento a establecer un "nuevo orden mundial". Indico que el acutal se basa en la violencia o la devastación del medio ambiente.

Durante la cumbre que espera definir el camino para un desarrollo sostenible para el planeta.

Ecuador fue nombrado vicepresidente para América Latina. El Gobierno aprovecha este encuentro para promocionar la iniciativa Yasuní-ITT.

En tanto, cientos de miembros de una tribu indígena brasileña protestaron contra la deforestación y los proyectos de energía como la construcción de la represa hidroeléctrica de Belo Monte en la region amazónica.

La firma del documento final será este viernes y se espera que recoja una serie de planteamientos encaminados a la protección ambiental, y la reducción de emisiones de gases contaminantes que ocasionan en calentamiento global.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos