Lo Nuevo en Ecuavisa

Lava volcánica sepulta todo a su paso y cuando llegue al mar creará lluvia ácida

La lava avanza a 700 metros por hora


20 sep 2021 , 17:01

Los ríos de lava que recorren la isla de La Palma avanzan a 700 metros por hora. Se espera que lleguen pronto al mar . A su paso sepultan viviendas, comunicaciones terrestres, infraestructuras eléctricas y telefónicas. Al juntarse con el agua crearán una lluvia ácida.

El catedrático de Geología de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, José Mangas, explica que los flujos de esta erupción, caracterizada por pequeñas explosiones de materiales en estado pastoso, arrastran varios metros cúbicos de lava por segundo.

"Es como una aplanadora. Para volver a habilitar las carreteras se necesitarán explosiones, no se podrá con excavadoras", afirma Mangas.

El geólogo explica que es inevitable la destrucción de viviendas, plantaciones, hoteles, casas rurales e instalaciones agrícolas. Un espectáculo de la naturaleza que también ocasionará "pérdidas importantes" para la isla de La Palma.

"Estamos empezando... puede durar varios días o semanas. La última erupción, del Teneguía en 1971 en la misma isla -en la que murieron dos personas-, se prolongó durante 24 días", confirma.

La va llegará al mar en forma de una enorme cascada, que caerá por un acantilado de unos cien metros de altitud, se producirá un choque térmico muy notable.

Ello generará unas enormes nubes de vapor ácido, el agua de mar contiene 35 gramos de ventas por kilo. "Habrá explosiones. Es como si mezcláramos hirviendo con agua. Se puede generar una lluvia ácida que cause a la población irritaciones de garganta y de nariz". "Será un espectáculo maravilloso" el que queda por presenciar de esta erupción histórica, concluye Mangas.

Respecto a la repercusión de este fenómeno geológico en la atmósfera, Mangas afirma que la columna eruptiva puede alcanzar más de cinco kilómetros con cenizas de menos de dos milímetros.

Hasta el momento 5.500 personas han sido evacuadas y más de 140 viviendas, hoteles, hostales, etc. han sido destruidos.