Españoles Ferreira y Galán por la puerta grande de la plaza Belmonte de Quito

Los diestros españoles Antonio Ferreira y David Galán salieron hoy por la puerta grande de la plaza Belmonte de Quito, tras cortar dos orejas simbólicas cada uno, mientras los ecuatorianos Martín Campuzano y Álvaro Samper (una oreja) escucharon sendas ovaciones.

6 Diciembre, 2012, 1:08 pm
Por: Redacción 

Los diestros españoles Antonio Ferreira y David Galán salieron hoy por la puerta grande de la plaza Belmonte de Quito, tras cortar dos orejas simbólicas cada uno, mientras los ecuatorianos Martín Campuzano y Álvaro Samper (una oreja) escucharon sendas ovaciones.

Con una rara media plaza en los tendidos y una tarde algo nubosa, se lidiaron toros bien presentados y que se dejaron lidiar de la ganadería de Huagrahuasi, de José Luis Cobo.

En Quito está prohibida la muerte toros en los ruedos.

Ferreira estuvo esta tarde alegre y, sobre todo, bullidor con las banderillas, con las que fue aplaudido ruidosamente, aunque dominó los tres tercios ante un público entusiasmado.

En su primero fue ovacionado y escuchó fuertes palmas, pero en el quinto de la tarde su faena subió en calidad y emoción, cubrió los tres tercios entre ovaciones constantes, simuló la suerte suprema y recibió dos orejas simbólicas.

Campuzano, con el segundo de la tarde, estuvo torero con el capote, aplaudido por verónicas y con la muleta sobre la mano derecha y series de naturales con la izquierda, para terminar con una vuelta al ruedo, mientras que en su segunda aparición fue ovacionado.

Samper, en el tercero de la tarde cortó una oreja simbólica y en el séptimo recibió una ovación.

David Galán, por su parte, tras una faena alegre y vibrante, cortó dos orejas al cuarto de la tarde, pero con el que cerró plaza y tras una buena actuación el toro se vino a menos y todo quedó en una ovación.

Los diestros españoles Antonio Ferreira y David Galán salieron hoy por la puerta grande de la plaza Belmonte de Quito, tras cortar dos orejas simbólicas cada uno, mientras los ecuatorianos Martín Campuzano y Álvaro Samper (una oreja) escucharon sendas ovaciones.

Con una rara media plaza en los tendidos y una tarde algo nubosa, se lidiaron toros bien presentados y que se dejaron lidiar de la ganadería de Huagrahuasi, de José Luis Cobo.

En Quito está prohibida la muerte toros en los ruedos.

Ferreira estuvo esta tarde alegre y, sobre todo, bullidor con las banderillas, con las que fue aplaudido ruidosamente, aunque dominó los tres tercios ante un público entusiasmado.

En su primero fue ovacionado y escuchó fuertes palmas, pero en el quinto de la tarde su faena subió en calidad y emoción, cubrió los tres tercios entre ovaciones constantes, simuló la suerte suprema y recibió dos orejas simbólicas.

Campuzano, con el segundo de la tarde, estuvo torero con el capote, aplaudido por verónicas y con la muleta sobre la mano derecha y series de naturales con la izquierda, para terminar con una vuelta al ruedo, mientras que en su segunda aparición fue ovacionado.

Samper, en el tercero de la tarde cortó una oreja simbólica y en el séptimo recibió una ovación.

David Galán, por su parte, tras una faena alegre y vibrante, cortó dos orejas al cuarto de la tarde, pero con el que cerró plaza y tras una buena actuación el toro se vino a menos y todo quedó en una ovación.