10 jul 2024 , 16:30

Quién para el chantaje de los transportistas

   

Los interprovinciales dijeron que harán un paro de 48 horas, la próxima semana, para reclamar por la inseguridad. Y el viceministro Esteban Torres, en lugar de rechazar el anuncio de la medida, comenzó a dar miles de explicaciones que solo legitiman el abuso político y la alta capacidad de chantaje que los transportistas ejercen en el país.

Que en Guayaquil ya se reunió la tercera mesa de diálogo para hablar de seguridad, dijo Torres. Que el anuncio del paro de dos días no es en realidad un paro, sino un apagado de motores; tremendo favor que nos hacen. Que no son todos los transportistas, sino un solo sector, insiste el viceministro sin caer en cuenta que quien apagará sus motores es la Fenacotip que reúne a 13 mil agremiados.

Que les sorprende ese anuncio, a pesar de que ya se decidió reforzar el control de la Policía y los militares en las tres rutas más sensibles del país. Y que la obligación del Gobierno Nacional es que usuarios y transportistas se sientan seguros en las vías. Casi, casi, piden de favor que no haya paralizaciones.

Mientras tanto, el señor Abel González, gerente de la Fenacotip, se burla del Gobierno. Le resta importancia a las mesas de diálogo que permitieron al presidente Daniel Noboa retirar el subsidio a las gasolinas extra y ecopaís.

Dice que Carondelet ha cometido un doble fracaso: subir los combustibles, como receta del FMI, y la falta de resultados en su política de seguridad.

Y tras rechazar la compensación monetaria y directa a los taxistas, tricimotos y camionetas –no se entiende bien por qué-, señaló que el apagado de motores puede ser indefinido.

Es decir, una medida radical. Gómez ahora se paraliza por la inseguridad. Hace una semana, su sector pidió al Gobierno subirle dos años más a la vida útil de su parque automotor, porque como el IVA, los repuestos y la vida están carísimos, se les tiene que compensar de alguna manera.

Hace un mes, la amenaza de un paro era por si se retiraba el subsidio al diésel; hace dos meses, por las multas de los radares en las carreteras.

Quote

Los pretextos nunca les faltará, porque lo suyo no es el bienestar de los choferes ni de los usuarios. Es la lógica del chantaje en su máxima expresión, lucrativa y efectiva. El propio viceministro Torres lo reconoce puertas adentro: si se paralizan los choferes, siguen los indígenas y los sindicatos. Es decir, el Ecuador siempre está al filo de volver a octubre de 2019 y junio de 2022.

Causa sorpresa que Gómez y la Fenacotip, quizás con mucha razón, peleen esta vez por la vida. Por la integridad de quienes conducen los buses y los pasajeros que viajan en ellos.

Pero jamás han tenido la misma capacidad de reflexión cuando el país les ha reclamado por seguridad vial. Es decir, por choferes calificados, que no conduzcan con llantas lisas; que no invadan carriles contrarios para rebasar. Que por la guerra del pasaje o por la guerra de las rutas viajen como almas que lleva el diablo.

Y que cuando se producen los siniestros más trágicos y perturbadores, no sean los transportistas los primeros en huir de la escena del crimen, para luego arreglar cuentas por debajo con los jueces de bolsillo que abundan en el país.

Mientras el clientelismo sea la moneda de transacción en la política ecuatoriana, el chantaje de los grupos de presión nunca pasará de moda.

*La sentencia que ordena rescatar al río Machángara. Todavía parece una utopía, pero la orden de una jueza al Municipio de Quito para que, de una vez por todas, empiece la remediación integral de este río de 22 km es un paso inicial que se debe saludar. La tarea no será sencilla, pero vale la pena ilusionarse con que el Cabildo lidere la transformación con obra pública y acuerdos con el sector privado para que el Machángara, que nace del cerro Atacazo, vuelva a tener vida. https://www.ecuavisa.com/noticias/quito/2024-07-06-rio-machangara-sujeto-derechos-descontaminacion-quito-YD7621436
Noticias
Recomendadas