¿Cuánto afecta el teletrabajo a nuestros ojos?

La larga exposición a las pantallas de celulares y ordenadores acarrea afecciones visuales

Cada 2 o 3 horas debemos levantarnos para descansar nuestros ojos ante la larga exposición a las pantallas. Foto: Internet
17 Octubre, 2020, 9:00 am
Por: Javier Vite 
La posibilidad de trabajar desde nuestras casas permite a miles de personas en el mundo laborar y, al mismo tiempo, protegerse del coronavirus. Pero el teletrabajo que estamos ejecutando trae consigo eventuales problemas a nuestros ojos debido a la larga exposición ante una computadora.
 
La resequedad en los ojos, conocido como ojo seco, y la fatiga visual son 2 afecciones que acarrea la permanencia por muchas horas frente al ordenador. 
 
 
“Los pacientes se quejan de ardor porque tienen que fijar y al fijar, parpadean menos; al parpadear menos, producen menos lubricación; al producir menor lubricación, hacen menos irrigación en los ojos”, explica el médico oftalmólogo Francisco Rivera. 
 
Particularmente, en personas que se infectaron de coronavirus, posterior a su curación, ocurre una hiposecreción lagrimal. “Siendo el COVID una enfermedad inflamatoria en el cuerpo, se produce también un cuadro inflamatorio en el ojo, con problema de la película lagrimal, como falta de lágrima”, resalta el doctor. 
 
En estos tiempos de pandemia, la conjuntivitis puede ser uno de los primeros síntomas antes de que se manifiestan los otros síntomas de la enfermedad. 
 
La fatiga visual es un cierto tipo de estrés que comienzan a sufrir los ojos al permanecer sentado frente a la pantalla del computador por mucho tiempo.
 
“A lo mejor no tengas mucho o no tengas nada de medidas, pero conforme pasa el tiempo, va a generar cierto problema con el que se va a ver afectado con miopía, astigmatismo o hipermetropía”, indica Óscar Sotomayor, gerente de Ópticas York, en Villa Club.
 
 
 
Foto: ANDINA/Difusión.
 
 
La luz azul nociva
 
La cantidad de personas que acude en estos tiempos de pandemia a las ópticas ha aumentado. “Porque la gente tiene un poco más de conciencia y porque se está haciendo la campaña del bloqueo de la luz azul nociva, que es lo que generalmente afecta a las personas cuando se exponen a diario, más de 3 horas, frente al computador”, resalta Sotomayor. Hay bastantes clientes de entre 6 años y 12 años de edad.
 
La Organización Mundial de la Salud (OMS), según menciona Sotomayor, ha advertido que la miopía podría ser una pandemia de aquí a unos 5 o 10 años por la exposición de la luz nociva.
 
A la consulta, menciona Rivera, van “niños porque han pasado frente al computador con clases de una hora, 2 horas; al estar frente al computador parpadeamos menos y se produce ardor, mareo”.
 
En cuanto a los adultos, “por lo general, son amas de casa que están muy expuestas a la parte de la televisión; también al alcohol en la mano, que nos ponemos a cada rato”. 
 
“Generalmente, son las mujeres quienes se preocupan por su visión, de entre 35 y 45 años. Un hombre es más reacio, salvo que realmente no vea. Incluso, son las mamás las que traen a los niños siempre”, comenta el administrador de Ópticas York, en Villa Club.
 
 
 
Foto: pixabay.com
 
 
A ponerse bien la mascarilla
 
El mal uso del cubrebocas puede alterar la estructura ocular. “La mascarilla colocada, al uno hablar, produce que las bacterias de la boca se suban a nivel del ojo y nos pueda producir blefaritis, inflamación de los bordes de los párpados; conjuntivitis”, explica el médico oftalmólogo.
 
Hay que tener mucho cuidado con ponerse la mascarilla y subirla de una forma extremadamente alta. “Vemos a las personas que se las ponen casi como tapando el párpado inferior. Eso es un error porque ese borde muchas veces roza el párpado y eso nos lleva a contaminar el párpado o muy fácilmente nos tocamos la córnea y llaman a casa rato ‘doctor, me lastimé con la mascarilla’”.
 
El especialista recalca que “la mascarilla se debe usar en la punta de la nariz, tapando solamente la punta de la nariz para darle un espacio, entre el ojo y la nariz, a que el aire no se suba totalmente a nivel de los ojos y contamine a nivel ocular”.
 
 
 
Foto: AP
 
 
Mucho ojo a las recomendaciones
 
Para protegernos en tiempos de coronavirus y teletrabajo, Óscar Sotomayor aconseja que si se está por gran cantidad de tiempo ante la pantalla de un ordenador, “cada 2 o 3 horas la persona debe pararse y hacer ejercicios y ver a lo largo porque si no, tus ojos comienzan a sufrir cierto tipo de estrés, una fatiga visual”.
 
No usar mucho alcohol cerca de la cara, “especialmente, el que rociamos con atomizador, porque estas gotitas muchas veces entran a los ojos y nos estamos irritando”, dice Rivera.
 
 
No tocarse los ojos. Una de las maneras por las que se contagia el coronavirus es rascándoselos. De acuerdo con el especialista, una persona puede llegar a tocarse la cara unas 20 veces durante el día. Las gafas o los visores previenen para evitar tocarse los ojos.
 
No tocarse la cara es fundamental, al igual que lavarse las manos cada 2 horas. 
 
El médico oftalmólogo pide reeducarse porque “las pandemias  van a ser parte de nuestra vida. Hoy es el COVID, mañana será otro virus”. 
 
 
La posibilidad de trabajar desde nuestras casas permite a miles de personas en el mundo laborar y, al mismo tiempo, protegerse del coronavirus. Pero el teletrabajo que estamos ejecutando trae consigo eventuales problemas a nuestros ojos debido a la larga exposición ante una computadora.
 
La resequedad en los ojos, conocido como ojo seco, y la fatiga visual son 2 afecciones que acarrea la permanencia por muchas horas frente al ordenador. 
 
 
“Los pacientes se quejan de ardor porque tienen que fijar y al fijar, parpadean menos; al parpadear menos, producen menos lubricación; al producir menor lubricación, hacen menos irrigación en los ojos”, explica el médico oftalmólogo Francisco Rivera. 
 
Particularmente, en personas que se infectaron de coronavirus, posterior a su curación, ocurre una hiposecreción lagrimal. “Siendo el COVID una enfermedad inflamatoria en el cuerpo, se produce también un cuadro inflamatorio en el ojo, con problema de la película lagrimal, como falta de lágrima”, resalta el doctor. 
 
En estos tiempos de pandemia, la conjuntivitis puede ser uno de los primeros síntomas antes de que se manifiestan los otros síntomas de la enfermedad. 
 
La fatiga visual es un cierto tipo de estrés que comienzan a sufrir los ojos al permanecer sentado frente a la pantalla del computador por mucho tiempo.
 
“A lo mejor no tengas mucho o no tengas nada de medidas, pero conforme pasa el tiempo, va a generar cierto problema con el que se va a ver afectado con miopía, astigmatismo o hipermetropía”, indica Óscar Sotomayor, gerente de Ópticas York, en Villa Club.
 
 
 
Foto: ANDINA/Difusión.
 
 
La luz azul nociva
 
La cantidad de personas que acude en estos tiempos de pandemia a las ópticas ha aumentado. “Porque la gente tiene un poco más de conciencia y porque se está haciendo la campaña del bloqueo de la luz azul nociva, que es lo que generalmente afecta a las personas cuando se exponen a diario, más de 3 horas, frente al computador”, resalta Sotomayor. Hay bastantes clientes de entre 6 años y 12 años de edad.
 
La Organización Mundial de la Salud (OMS), según menciona Sotomayor, ha advertido que la miopía podría ser una pandemia de aquí a unos 5 o 10 años por la exposición de la luz nociva.
 
A la consulta, menciona Rivera, van “niños porque han pasado frente al computador con clases de una hora, 2 horas; al estar frente al computador parpadeamos menos y se produce ardor, mareo”.
 
En cuanto a los adultos, “por lo general, son amas de casa que están muy expuestas a la parte de la televisión; también al alcohol en la mano, que nos ponemos a cada rato”. 
 
“Generalmente, son las mujeres quienes se preocupan por su visión, de entre 35 y 45 años. Un hombre es más reacio, salvo que realmente no vea. Incluso, son las mamás las que traen a los niños siempre”, comenta el administrador de Ópticas York, en Villa Club.
 
 
 
Foto: pixabay.com
 
 
A ponerse bien la mascarilla
 
El mal uso del cubrebocas puede alterar la estructura ocular. “La mascarilla colocada, al uno hablar, produce que las bacterias de la boca se suban a nivel del ojo y nos pueda producir blefaritis, inflamación de los bordes de los párpados; conjuntivitis”, explica el médico oftalmólogo.
 
Hay que tener mucho cuidado con ponerse la mascarilla y subirla de una forma extremadamente alta. “Vemos a las personas que se las ponen casi como tapando el párpado inferior. Eso es un error porque ese borde muchas veces roza el párpado y eso nos lleva a contaminar el párpado o muy fácilmente nos tocamos la córnea y llaman a casa rato ‘doctor, me lastimé con la mascarilla’”.
 
El especialista recalca que “la mascarilla se debe usar en la punta de la nariz, tapando solamente la punta de la nariz para darle un espacio, entre el ojo y la nariz, a que el aire no se suba totalmente a nivel de los ojos y contamine a nivel ocular”.
 
 
 
Foto: AP
 
 
Mucho ojo a las recomendaciones
 
Para protegernos en tiempos de coronavirus y teletrabajo, Óscar Sotomayor aconseja que si se está por gran cantidad de tiempo ante la pantalla de un ordenador, “cada 2 o 3 horas la persona debe pararse y hacer ejercicios y ver a lo largo porque si no, tus ojos comienzan a sufrir cierto tipo de estrés, una fatiga visual”.
 
No usar mucho alcohol cerca de la cara, “especialmente, el que rociamos con atomizador, porque estas gotitas muchas veces entran a los ojos y nos estamos irritando”, dice Rivera.
 
 
No tocarse los ojos. Una de las maneras por las que se contagia el coronavirus es rascándoselos. De acuerdo con el especialista, una persona puede llegar a tocarse la cara unas 20 veces durante el día. Las gafas o los visores previenen para evitar tocarse los ojos.
 
No tocarse la cara es fundamental, al igual que lavarse las manos cada 2 horas. 
 
El médico oftalmólogo pide reeducarse porque “las pandemias  van a ser parte de nuestra vida. Hoy es el COVID, mañana será otro virus”.