Cuándo y dónde se podrá ver el tránsito de Mercurio

Es un espectáculo que solamente ocurre 13 veces cada siglo.

Durante el tránsito de Mercurio el planeta aparecerá como un diminuto punto negro por delante del disco solar.
11 Noviembre, 2019, 10:14 am
  BBC Mundo

Y será posible observarlo desde gran parte del planeta el próximo 11 de noviembre, lunes.

Mercurio transitará ese día por delante del disco solar, un fenómeno que solamente volverá a ocurrir en 2032.

El tránsito será visible en su totalidad desde América del Sur y Central,el este de Norteamérica,el Atlántico, el extremo occidentalde África y las islas Canarias (España).

El inicio del tránsito será visible desde Asia occidental, Europa y África, y el final desde la costa del Pacífico en Norteamérica.

El recorrido de Mercurio por delante de la faz del Sol comenzará a las 12:35 GMT, (6:35 en México DF, 11:35 en Bogotá, 9:35 en Buenos Aires). El tránsito durará más de cinco horas, y acabará a las 18:04 GMT.

La NASA y diferentes observatorios piden especialmente a los aficionados que tomen precauciones al observar el tránsito para evitar daños graves a la vista.

¡Evita dañar tu vista!

Durante el tránsito de Mercurio el planeta aparecerá como un diminuto punto negro por delante del disco solar.

Para apreciar el recorrido, necesitarás un telescopio o binoculares provistos con un filtro solar antepuesto al objetivo, según la NASA.

 

 

Un hombre observa el tránsito de Mercurio en 2016 con binoculares que tiene un filtro solar antepuesto al objetivoDerechos de autor de la imagenNASA
Image caption"NO se puede mirar por un telescopio o binocular que esté apuntando directamente al Sol. SIEMPRE hay que utilizar la protección adecuada: gafas de eclipse y FILTROS SOLARES para los aparatos ópticos", advierte el Observatorio Astronómico Nacional en Madrid.

 

 

"¡ADVERTENCIA!", señala la agencia espacial en su sitio. "Mirar al Sol directamente o a través de un telescopio sin la protección adecuada puede causar daños serios y permanentes en la visión".

"No debes mirar directamente al Sol sin un filtro solar certificado". La NASA refiere a sus lectores a la lista de marcas reconocidas elaborada por la Sociedad Astronómica de Estados Unidos (puedes ver la lista aquí.).

El Observatorio Astronómico Nacional de Madrid, por su parte, advierte que "NO se debe observar el Sol directamente, NI con métodos caseros (negativos, cristales ahumados, etc). NO se puede mirar por un telescopio o binocular que esté apuntando directamente al Sol. SIEMPRE hay que utilizar la protección adecuada: gafas de eclipse y filtros solares para los aparatos ópticos".

El organismo agrega que "podemos optar por observar la imagen del Sol proyectada en una pantalla".

 

 

Jóvenes con gafas de eclipseDerechos de autor de la imagenNASA
Image captionDada la pequeñez del disco de Mercurio, el tránsito no es perceptible a simple vista con gafas de eclipse.

 

 

"Dada la pequeñez del disco de Mercurio, el tránsito no es perceptible a simple vista (con gafas de eclipse), para obtener una imagen mayor y más nítida se puede usar un pequeño telescopio o unos prismáticos (que soporten la intensidad de la luz del Sol) para proyectar la imagen en una pantalla blanca".

"Conviene dejar enfriar el aparato cada pocos minutos de observación, para evitar dañarlo, especialmente su ocular; hay que recordar que un tránsito es un fenómeno que transcurre lentamente a lo largo de varias horas".

Perfectamente alineados

Desde la Tierra solo se pueden ver los tránsitos de los planetas más interiores: Mercurio y Venus.

En el caso de Venus el fenómeno es aún menos frecuente, ya que tienen lugar 13 veces por milenio y el próximo está previsto para 2117.

Los tránsitos se producen cuando el Sol, el planeta interior y la Tierra se encuentran perfectamente alineados. Y la poca frecuencia de estos recorridos se debe a la ligera inclinación existente entre las órbitas de los planetas.

Los planetas no giran en torno al Sol en un mismo plano sino que sus órbitas tienen una inclinación determinada con respecto a la de la Tierra, que se toma como referencia.

 

 

Mapa de dónde será visible el tránsitoDerechos de autor de la imagenNASA
Image captionEl tránsito será observable en gran parte del planeta y será visible en su totalidad en América del Sur y Central.

 

 

La órbita de Mercurio guarda una inclinación de 7 grados con la de la Tierra, y la de Venus 2,4 grados.

Mercurio se desplaza alrededor del Sol una vez cada 88 días, pero debido a la inclinación en el plano de su órbita respecto al plano de la órbita de la Tierra, Mercurio pasa por lo general por encima o por debajo del disco solar durante la alineación entre el Sol, Mercurio y la Tierra.

Para que desde la Tierra se pueda ver a Mercurio pasar por delante del disco solar es necesario entonces que el Sol, Mercurio y la Tierra queden alineados en línea recta cuando Mercurio pasa entre la Tierra y el Sol.

Y esto solo sucede cuando Mercurio está en un punto determinado de su órbita o muy cerca de él, llamado nodo orbital.

Lo más importante que debes recordar, si vas a observar el tránsito, es hacerlo con la protección adecuada para tu vista.

 

 

línea

 

 

MERCURIO

 

 

MercurioDerechos de autor de la imagenNASA
Image captionUn año en Mercurio equivale a solo 88 días terrestres. Los colores de la imagen no son reales, sino que representan la variación de minerales en Mercurio.

 

 

  • Es el planeta más pequeño del Sistema Solar y su tamaño es ligeramente mayor que el de la Luna.
  • Es el planeta más cercano al Sol (a una distancia de 58 millones de km).
  • Un día en Mercurio (el tiempo de rotación sobre su eje) equivale a 59 días terrestres.
  • Un año en Mercurio (el tiempo para una órbita completa alrededor del Sol) equivale a solo 88 días terrestres.
  • Es un planeta rocoso y tiene una superficie con cráteres, similar a la Luna.
  • La temperatura en su superficie pueden pasar de 430 grados Celsius en el día a -180 grados Celsius durante la noche.
  • Si estuviéramos parados en la superficie de Mercurio cuando está más cerca del Sol, nuestra estrella aparecería más de tres veces más grande que en la Tierra.

Fuente: NASA

BBCMundo.com