Retoman sus actividades cinco sospechosas del robo de fármacos del IESS

A las funcionarias se les concedió un recurso de Hábeas corpus; la investigación sigue su curso.

GUAYAQUIL, Ecuador.- En un comunicado, funcionarios del hospital manifestaron que continuarán con el proceso investigativo ante la Fiscalía. Foto: Archivo API
13 Abril, 2015, 4:24 pm
Por: Redacción 
Regresaron a sus puestos de trabajo cinco de los seis trabajadores procesados por robo de medicinas en el hospital del IESS “Teodoro Maldonado Carbo” en Guayaquil. Esto, luego de recuperar su libertad el viernes pasado, mediante el recurso de Hábeas corpus de la Corte Nacional de Justicia (CNJ). Los funcionarios volvieron a sus puestos pese a que la investigación penal sigue abierta y el IESS también los indaga administrativamente.
 
Luego de pasar 42 días detenida, Tanya Medina acudió a su lugar de trabajo, pero antes pasó a la oficina de Talento Humano a conocer su situación laboral, “no sabemos qué medidas tomen”, dijo.
 
Hernán Ulloa, uno de los abogados de las involucradas, criticó la forma en que fueron arrestadas. “Que venga y se arrebate la libertad a una persona inocente, cuando lo que se debe hacer es primero investigar y después que se investigue y se tenga un posible responsable, quizás allí ordenar las detenciones respectivas”.
 
Las funcionarias entraron al hospital, y fueron recibidas por algunos colegas con aplausos., poco después, los abogados salieron a confirmar que sus clientas estaban trabajando. Raúl Llerena, defensor de una de ellas, manifestó que “han quedado en sus puestos de trabajo, conforme lo indica la ley”.
 
 
 
 
También confirmaron que el IESS inició sumarios administrativos, es decir investigaciones internas a las acusadas, las cuales están en pleno desarrollo.
 
Ellas no niegan que en la farmacia de esa casa de salud hubo un robo, pero dicen que no fueron responsables y que así lo demostrarán en el juicio que sigue abierto. María Fernanda Cabrera insiste en el argumento inicial. “En farmacia se inició la denuncia, yo hice el primer oficio denunciando lo que estaba ocurriendo en el hospital”.
 
 
 
 
En el hospital del IESS no se pronunciaron sobre el tema en cámara; sin embargo en un comunicado enviado por la Dirección de Comunicación de esa entidad señalaron que rechazaban la decisión que puso en libertad a las involucradas... "Independientemente de esta situación, el IESS continuará ventilando la respectiva instrucción fiscal, impulsándola en todas sus etapas, hasta que se llegue a determinar responsabilidad penal de las personas que tienen participación en el delito"
 
 
 
 
Por su parte, la fiscal Lissette Posligua que conoce el caso señaló, también en ese comunicado, que "la Fiscalía tuvo desconocimiento de la resolución emitida por los jueces de la Corte Nacional de Justicia, y está totalmente en contra de la resolución". 
 
Hasta el momento, la funcionaria no ha accedido a ampliar esta información en una entrevista con Ecuavisa.
 
 
Regresaron a sus puestos de trabajo cinco de los seis trabajadores procesados por robo de medicinas en el hospital del IESS “Teodoro Maldonado Carbo” en Guayaquil. Esto, luego de recuperar su libertad el viernes pasado, mediante el recurso de Hábeas corpus de la Corte Nacional de Justicia (CNJ). Los funcionarios volvieron a sus puestos pese a que la investigación penal sigue abierta y el IESS también los indaga administrativamente.
 
Luego de pasar 42 días detenida, Tanya Medina acudió a su lugar de trabajo, pero antes pasó a la oficina de Talento Humano a conocer su situación laboral, “no sabemos qué medidas tomen”, dijo.
 
Hernán Ulloa, uno de los abogados de las involucradas, criticó la forma en que fueron arrestadas. “Que venga y se arrebate la libertad a una persona inocente, cuando lo que se debe hacer es primero investigar y después que se investigue y se tenga un posible responsable, quizás allí ordenar las detenciones respectivas”.
 
Las funcionarias entraron al hospital, y fueron recibidas por algunos colegas con aplausos., poco después, los abogados salieron a confirmar que sus clientas estaban trabajando. Raúl Llerena, defensor de una de ellas, manifestó que “han quedado en sus puestos de trabajo, conforme lo indica la ley”.
 
 
 
 
También confirmaron que el IESS inició sumarios administrativos, es decir investigaciones internas a las acusadas, las cuales están en pleno desarrollo.
 
Ellas no niegan que en la farmacia de esa casa de salud hubo un robo, pero dicen que no fueron responsables y que así lo demostrarán en el juicio que sigue abierto. María Fernanda Cabrera insiste en el argumento inicial. “En farmacia se inició la denuncia, yo hice el primer oficio denunciando lo que estaba ocurriendo en el hospital”.
 
 
 
 
En el hospital del IESS no se pronunciaron sobre el tema en cámara; sin embargo en un comunicado enviado por la Dirección de Comunicación de esa entidad señalaron que rechazaban la decisión que puso en libertad a las involucradas... "Independientemente de esta situación, el IESS continuará ventilando la respectiva instrucción fiscal, impulsándola en todas sus etapas, hasta que se llegue a determinar responsabilidad penal de las personas que tienen participación en el delito"
 
 
 
 
Por su parte, la fiscal Lissette Posligua que conoce el caso señaló, también en ese comunicado, que "la Fiscalía tuvo desconocimiento de la resolución emitida por los jueces de la Corte Nacional de Justicia, y está totalmente en contra de la resolución". 
 
Hasta el momento, la funcionaria no ha accedido a ampliar esta información en una entrevista con Ecuavisa.