Las novelas turcas han conquistado el mundo en una década

Turquía es el segundo mayor exportador mundial de ficción televisiva.

Ecuavisa ha transmitido 4 novelas turcas hasta el momento.
15 Junio, 2020, 2:50 pm
Por: Redacción 

Las novelas turcas son el 'boom' a nivel mundial. 150 de ellas se han vendido en más de 146 países siendo vistas por alrededor de 600 millones de personas en 4 continentes distintos. 

Estos datos convierten a Turquía actualmente en el segundo mayor exportador mundial de ficción televisiva, solo por detrás de Estados Unidos. 

En condiciones normales (sin coronavirus) alrededor de 20 novelas turcas (conocidas como Dizi) se filman cada día.

Fue en 2006 cuando la novela 'Gümus' fue comprada por la cadena saudí MBC y su capítulo final tuvo 85 millones de espectadores. De ahí para adelante todo cambió.

Pero la pregunta que surge es: ¿cómo se logró eso?. Según una investigación del diario El País de España hay varios puntos claves que han catapultado estas series a ser un éxito mundial.

"Las dizi turcas llevan el punto dramático a un nivel mucho más alto que las telenovelas latinoamericanas", dice Carolina Acosta, académica venezolana que lleva 20 años estudiando telenovelas.

"Te van llevando al pico dramático despacito, con la música, las miradas, los gestos. Eso crea adicción", agrega Acosta al medio español. 

Otro dato importante es la forma de filmar este producto. En el país europeo, se graban 70 a 80 novelas al año lo que produce que sean largas jornadas de grabación cada semana. 

"Es como estar internado en un campamento militar. Toda una temporada con el mismo equipo durante cinco o seis días a la semana trabajando entre 12 y 15 horas por jornada", menciona un representante de actores.

Se hace así porque lo que se graba una semana sale al aire a la siguiente. Hay tanta demanda de novelas en ese país que cancelan la mitad de las que se producen y por eso no se graba a largo plazo, semana a semana van viendo la aceptación del público a cada dizi.

Eso significa que si el rating no va bien se adelanta un final de la serie, pero no se deja de emitir e igual puede ser exportada (si es que tiene al menos 20 episodios).

Debido a este ritmo frenético, el guión se escribe sobre la marcha y no muestra complicaciones. El objetivo es que el bien gane, nada más. Lo que se convierte en otro punto fuerte de estas producciones.

"Hay madres abnegadas, mujeres victimizadas, machos duros y heridos a los que una mujer intenta sanar. Se distingue fácilmente el bueno del malo. Los mensajes son muy directos", explica la socióloga Feyza Akinerdem.

Además, estas novelas no tienen escenas sexuales, ni besos con lengua, ni alcohol, ni bebidas, todo lo contrario a lo que normalmente se produce en el mundo, más que nada con las 'narconovelas'.

Eso hace estas telenovelas sean aceptadas por una audiencia más amplia.

Ecuavisa ha sido uno de los canales en la región que ha confiado en las telenovelas turcas y las ha emitido en el país desde 2015 cuando estrenó Las mil y una noches. Ese mismo año también transmitió ¿Qué culpa tiene Fatmagül?, novela que finalizó su emisión en 2016.

En este 2020 comenzó el año con 'No me olvides' y en este momento transmite 'Una parte de mí'. Siendo todas aceptadas por el público nacional, que disfruta de este tipo de programación.

Las novelas turcas son el 'boom' a nivel mundial. 150 de ellas se han vendido en más de 146 países siendo vistas por alrededor de 600 millones de personas en 4 continentes distintos. 

Estos datos convierten a Turquía actualmente en el segundo mayor exportador mundial de ficción televisiva, solo por detrás de Estados Unidos. 

En condiciones normales (sin coronavirus) alrededor de 20 novelas turcas (conocidas como Dizi) se filman cada día.

Fue en 2006 cuando la novela 'Gümus' fue comprada por la cadena saudí MBC y su capítulo final tuvo 85 millones de espectadores. De ahí para adelante todo cambió.

Pero la pregunta que surge es: ¿cómo se logró eso?. Según una investigación del diario El País de España hay varios puntos claves que han catapultado estas series a ser un éxito mundial.

"Las dizi turcas llevan el punto dramático a un nivel mucho más alto que las telenovelas latinoamericanas", dice Carolina Acosta, académica venezolana que lleva 20 años estudiando telenovelas.

"Te van llevando al pico dramático despacito, con la música, las miradas, los gestos. Eso crea adicción", agrega Acosta al medio español. 

Otro dato importante es la forma de filmar este producto. En el país europeo, se graban 70 a 80 novelas al año lo que produce que sean largas jornadas de grabación cada semana. 

"Es como estar internado en un campamento militar. Toda una temporada con el mismo equipo durante cinco o seis días a la semana trabajando entre 12 y 15 horas por jornada", menciona un representante de actores.

Se hace así porque lo que se graba una semana sale al aire a la siguiente. Hay tanta demanda de novelas en ese país que cancelan la mitad de las que se producen y por eso no se graba a largo plazo, semana a semana van viendo la aceptación del público a cada dizi.

Eso significa que si el rating no va bien se adelanta un final de la serie, pero no se deja de emitir e igual puede ser exportada (si es que tiene al menos 20 episodios).

Debido a este ritmo frenético, el guión se escribe sobre la marcha y no muestra complicaciones. El objetivo es que el bien gane, nada más. Lo que se convierte en otro punto fuerte de estas producciones.

"Hay madres abnegadas, mujeres victimizadas, machos duros y heridos a los que una mujer intenta sanar. Se distingue fácilmente el bueno del malo. Los mensajes son muy directos", explica la socióloga Feyza Akinerdem.

Además, estas novelas no tienen escenas sexuales, ni besos con lengua, ni alcohol, ni bebidas, todo lo contrario a lo que normalmente se produce en el mundo, más que nada con las 'narconovelas'.

Eso hace estas telenovelas sean aceptadas por una audiencia más amplia.

Ecuavisa ha sido uno de los canales en la región que ha confiado en las telenovelas turcas y las ha emitido en el país desde 2015 cuando estrenó Las mil y una noches. Ese mismo año también transmitió ¿Qué culpa tiene Fatmagül?, novela que finalizó su emisión en 2016.

En este 2020 comenzó el año con 'No me olvides' y en este momento transmite 'Una parte de mí'. Siendo todas aceptadas por el público nacional, que disfruta de este tipo de programación.