Las brasileñas a la final a costa de la tricampeona olímpica Walsh y Ross

Ágatha y Bárbara jugarán la final del voley playero ante las representantes itlaianas.

RÍO DE JANEIRO, Brasil.- La pareja brasileña festeja su pase a la final. Foto: EFE.
17 Agosto, 2016, 10:06 pm
Por: Redacción 

Las brasileñas Ágatha y Bárbara se clasificaron hoy a la final de voley playa de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro al eliminar en dos sets (22-20 y 21-18) a la pareja estadounidense formada por Kerri Walsh Jennings, tricampeona olímpica, y April Ross, ganadora de la plata en Londres 2012.

El equipo anfitrión jugará la final este miércoles, a partir de las 23.59 (02.59 GMT del jueves), contra las alemanas Laura Ludwig y Kira Walkenhorst, que hoy derrotaron a las brasileñas Talita y Larissa.

Esta será la primera final olímpica que se pierde Walsh Jennings después de haber logrado el oro en Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012, hazañas que la acreditan como una leyenda en activo del voley playa a los 38 años.

Brasil se garantizó así hoy dos medallas en voley playa, puesto que Alison Cerutti y Bruno Schdmidt lograron hoy la clasificación a la final masculina.

En el partido de esta madrugada, el primer set fue de equilibrio total, el goteo de puntos se repartió de forma sucesiva entre ambos equipos, las estadounidenses tiraban de la experiencia de Walsh Jennings en el remate y las brasileñas, de su poder de saque.

Precisamente, un saque de Bárbara a la línea de fondo fue la jugada que desequilibró el set, que cayó del lado brasileño por 22-20.

La victoria en el set supuso un golpe anímico para las norteamericanas y dio alas a las anfitrionas en el arranque de la segunda manda y abrieron una ventaja de cuatro puntos (6-2) que puso en aprietos a Walsh y Ross.

Las estadounidenses, con los nervios templados y curtidas en partidos aún más difíciles, lograron empatar el set a nueve puntos, pero la noche era de las brasileñas.

Alentadas por el fervor del público, las brasileñas fueron en volandas y se llevaron muchos puntos difíciles, casi todos los intercambios largos de balones, con lo que fueron minando la moral de las estadounidenses poco a poco y que ahora tendrán que conformarse con luchar por el bronce.
 

Las brasileñas Ágatha y Bárbara se clasificaron hoy a la final de voley playa de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro al eliminar en dos sets (22-20 y 21-18) a la pareja estadounidense formada por Kerri Walsh Jennings, tricampeona olímpica, y April Ross, ganadora de la plata en Londres 2012.

El equipo anfitrión jugará la final este miércoles, a partir de las 23.59 (02.59 GMT del jueves), contra las alemanas Laura Ludwig y Kira Walkenhorst, que hoy derrotaron a las brasileñas Talita y Larissa. Esta será la primera final olímpica que se pierde Walsh Jennings después de haber logrado el oro en Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012, hazañas que la acreditan como una leyenda en activo del voley playa a los 38 años. Brasil se garantizó así hoy dos medallas en voley playa, puesto que Alison Cerutti y Bruno Schdmidt lograron hoy la clasificación a la final masculina. En el partido de esta madrugada, el primer set fue de equilibrio total, el goteo de puntos se repartió de forma sucesiva entre ambos equipos, las estadounidenses tiraban de la experiencia de Walsh Jennings en el remate y las brasileñas, de su poder de saque. Precisamente, un saque de Bárbara a la línea de fondo fue la jugada que desequilibró el set, que cayó del lado brasileño por 22-20. La victoria en el set supuso un golpe anímico para las norteamericanas y dio alas a las anfitrionas en el arranque de la segunda manda y abrieron una ventaja de cuatro puntos (6-2) que puso en aprietos a Walsh y Ross. Las estadounidenses, con los nervios templados y curtidas en partidos aún más difíciles, lograron empatar el set a nueve puntos, pero la noche era de las brasileñas. Alentadas por el fervor del público, las brasileñas fueron en volandas y se llevaron muchos puntos difíciles, casi todos los intercambios largos de balones, con lo que fueron minando la moral de las estadounidenses poco a poco y que ahora tendrán que conformarse con luchar por el bronce.