Indignación por muerte de Sebastián Muñóz, fundador del colectivo Andando en Bici Carajo

Hace días Sebastían Muñoz soñaba con el arte, su bicicleta, y un mundo con menos cont
25 Marzo, 2013, 5:37 pm
Por: Redacción 
Hace días Sebastían Muñoz soñaba con el arte, su bicicleta, y un mundo con menos contaminación, pero ahora su familia llora su ausencia. Este jóven de 31 años murió tras ser atropellado por un conductor que huyó.
 
Sebastían fundó el colectivo "Andando en Bici Carajo" ABC, cuyo objetivo es impulsar el uso de la bicicleta como medio de transporte. También replicó la iniciativa de poner las denominadas bicis fantasma en el lugar donde fallece un ciclista, algo que su madre, Elsi Proaño, no imaginó que tendrá que locar la de su hijo.
 
Sebastián era el mayor de tres hermanos. Pese a tener una carera como ingeniero empresarial, su pasión era el arte y dedicaba la mayoría de su tiempo a dibujar y pintar. Sus obras están en decenas de paredes y miles de hojas, quienes lo conocieron lo recuerdan como una persona libre, con convicción y que siempre persiguió sus ideales.
 
Durante años luchó por que los los ciclsitas tengan su espacio y que se repesten sus derechos. Ahora sus padres quieren rendirle un homenaje haciendo que su sueño se cumpla, y aunque nada les devolverá a su hijo, quieren así hacer justicia.
 
El próximo 6 de abril, los familiares y amigos de Sebastián colocarán la bicicleta blanca en el lugar donde falleció, como símbolo de la lucha que ofrecen continuar.
Hace días Sebastían Muñoz soñaba con el arte, su bicicleta, y un mundo con menos contaminación, pero ahora su familia llora su ausencia. Este jóven de 31 años murió tras ser atropellado por un conductor que huyó.
 
Sebastían fundó el colectivo "Andando en Bici Carajo" ABC, cuyo objetivo es impulsar el uso de la bicicleta como medio de transporte. También replicó la iniciativa de poner las denominadas bicis fantasma en el lugar donde fallece un ciclista, algo que su madre, Elsi Proaño, no imaginó que tendrá que locar la de su hijo.
 
Sebastián era el mayor de tres hermanos. Pese a tener una carera como ingeniero empresarial, su pasión era el arte y dedicaba la mayoría de su tiempo a dibujar y pintar. Sus obras están en decenas de paredes y miles de hojas, quienes lo conocieron lo recuerdan como una persona libre, con convicción y que siempre persiguió sus ideales.
 
Durante años luchó por que los los ciclsitas tengan su espacio y que se repesten sus derechos. Ahora sus padres quieren rendirle un homenaje haciendo que su sueño se cumpla, y aunque nada les devolverá a su hijo, quieren así hacer justicia.
 
El próximo 6 de abril, los familiares y amigos de Sebastián colocarán la bicicleta blanca en el lugar donde falleció, como símbolo de la lucha que ofrecen continuar.