Inicio ·Noticias · Artículo

Padres reclaman por cambio de horario escolar de sus hijos

Redacción

tmenendez

|

Viernes 06 de Septiembre de 2013 - 17:25
compártelo
La jornada de la Escuela Rosario González de Murillo, ubicada al norte de Quito, fue inusual. En los exteriores del plantel educativo se apostaron decenas de padres de familia, quienes indignados reclamaron porque a sus hijos de segundo año de educación básica fueron enviados a la jornada vespertina, cuando el Ministerio de Educación otorgó cupos en la sección matutina.   
 
Cerca de 200 menores son los perjudicados con esta decisión. Las protestas fueron atendidas por las autoridades del establecimiento, quienes recibieron a los tutores y tras la reunión plantearon tres alternativas: que tomen el cupo de la tarde, que reubiquen a sus hijos en otra escuela o en una institución privada. No obstante, los padres de familia no aceptan ninguno de los planteamientos, pues argumentan que han invertido ya en uniformes y útiles escolares. 
 
En tanto, el ministro de Educación, Augusto Espinoza, reconoció el problema de infraestructura que existe en el sistema educativo, producto -dijo-  del abandono que el sector ha tenido por años. “Por el momento, los padres de familia tendrán que acoplarse a las jornadas vespertinas que se han implementado para abastecer la demanda estudiantil, que este año se incrementó en 100 mil alumnos en el régimen sierra y amazonía. 
 

La jornada de la Escuela Rosario González de Murillo, ubicada al norte de Quito, fue inusual. En los exteriores del plantel educativo se apostaron decenas de padres de familia, quienes indignados reclamaron porque a sus hijos de segundo año de educación básica fueron enviados a la jornada vespertina, cuando el Ministerio de Educación otorgó cupos en la sección matutina.   

 

Cerca de 200 menores son los perjudicados con esta decisión. Las protestas fueron atendidas por las autoridades del establecimiento, quienes recibieron a los tutores y tras la reunión plantearon tres alternativas: que tomen el cupo de la tarde, que reubiquen a sus hijos en otra escuela o en una institución privada. No obstante, los padres de familia no aceptan ninguno de los planteamientos, pues argumentan que han invertido ya en uniformes y útiles escolares. 

 

En tanto, el ministro de Educación, Augusto Espinoza, reconoció el problema de infraestructura que existe en el sistema educativo, producto -dijo-  del abandono que el sector ha tenido por años. “Por el momento, los padres de familia tendrán que acoplarse a las jornadas vespertinas que se han implementado para abastecer la demanda estudiantil, que este año se incrementó en 100 mil alumnos en el régimen sierra y amazonía. 

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos