Exsuperintendente Carlos Ochoa recibe refugio de México

Ochoa estaba refugiado en Bolivia desde enero de 2019.

Ochoa fue llamado a juicio como presunto autor del delito de falsificación ideológica de documento. Foto: Archivo
25 Noviembre, 2019, 12:44 pm
Por: Redacción 
Por “razones humanitarias”, el gobierno de México concedió un carnet de refugiado al exsuperintendente de Información y Comunicación (Supercom), Carlos Ochoa, hasta agosto 2020.
 
Ochoa, quien fue llamado a juicio como presunto autor del delito de falsificación ideológica de documento, estaba refugiado en Bolivia desde enero de 2019, luego que el Gobierno del expresidente Evo Morales decidiera acoger la solicitud de refugio, por supuesta persecución política.
 
 
En su momento, la senadora y ahora presidenta interina Jeaninne Áñez se refirió a la solicitud de asilo de Ochoa y de la exambleísta Sofía Espín, quien también mantiene un proceso en su contra en Ecuador. 
 
"No puede ser que Bolivia se convierta en refugio de supuestos delincuentes. Por algún motivo ellos han salido de su país, por no dar cuenta de sus actos en la justicia", aseveró la parlamentaria, en febrero pasado.
 
En marzo, el juez de la Corte Nacional de Justicia, Marco Rodríguez, resolvió llamar a juicio a Carlos Ochoa como presunto autor del delito de falsificación ideológica de documento. Además, solicitó a la Oficina Central de la Interpol emitir la difusión roja para localizar y detener al procesado, cuyo delito no puede juzgarse en ausencia.
 
Según la Fiscalía, el presunto delito se habría suscitado entre los años 2015 y 2016, cuando Ochoa, habría cambiado el sentido al modificar el segundo inciso de la transitoria sexta de la Ley de Comunicación y lo habría aplicado en 8 resoluciones para sancionar a 8 medios de comunicación radiales a nivel nacional, por lo que cada uno pagó $ 3.540.
 
 
Por “razones humanitarias”, el gobierno de México concedió un carnet de refugiado al exsuperintendente de Información y Comunicación (Supercom), Carlos Ochoa, hasta agosto 2020.
 
Ochoa, quien fue llamado a juicio como presunto autor del delito de falsificación ideológica de documento, estaba refugiado en Bolivia desde enero de 2019, luego que el Gobierno del expresidente Evo Morales decidiera acoger la solicitud de refugio, por supuesta persecución política.
 
 
En su momento, la senadora y ahora presidenta interina Jeaninne Áñez se refirió a la solicitud de asilo de Ochoa y de la exambleísta Sofía Espín, quien también mantiene un proceso en su contra en Ecuador. 
 
"No puede ser que Bolivia se convierta en refugio de supuestos delincuentes. Por algún motivo ellos han salido de su país, por no dar cuenta de sus actos en la justicia", aseveró la parlamentaria, en febrero pasado.
 
En marzo, el juez de la Corte Nacional de Justicia, Marco Rodríguez, resolvió llamar a juicio a Carlos Ochoa como presunto autor del delito de falsificación ideológica de documento. Además, solicitó a la Oficina Central de la Interpol emitir la difusión roja para localizar y detener al procesado, cuyo delito no puede juzgarse en ausencia.
 
Según la Fiscalía, el presunto delito se habría suscitado entre los años 2015 y 2016, cuando Ochoa, habría cambiado el sentido al modificar el segundo inciso de la transitoria sexta de la Ley de Comunicación y lo habría aplicado en 8 resoluciones para sancionar a 8 medios de comunicación radiales a nivel nacional, por lo que cada uno pagó $ 3.540.