Inicio ·Noticias · Artículo

Investigan persecución política en mesa de Judicatura

Redacción

arivera

|

Lunes 12 de Noviembre de 2018 - 12:37
compártelo
  • Foto: API
Video: Foto: API Foto: API

'La mesa para la verdad y la justicia', del Consejo de la Judicatura, continúa con las audiencias públicas de los casos considerados de persecución política durante el gobierno de Rafael Correa. Las jornadas seguirán durante toda la semana. 

Se trata de exautoridades públicas, mujeres indígenas, exempleados de instituciones y expolicías, quienes pasaron, durante la mañana, frente a los integrantes de la mesa.

El primero en narrar su caso fue el exconsejero de Participación, David Rosero, quien en el 2015 fue detenido y junto a otras dos personas acusado de ataque y resistencia por oponerse al allanamiento de las instalaciones de la Unidad Nacional de Educadores (UNE) y el Fondo de Cesantía del Magisterio, que con esa acción paso a manos del Biess.

Cada 15 días se presenta en el juzgado que lleva la causa. Rosero narró las supuestas violaciones legales en el por eso y pidió justicia.

LEA TAMBIÉN: Villamar y Bernal exigen que Fernando Flores sea separado de CREO

En cambio, Pablo Molina no estaba contemplado para las audiencias, pero pidió ser escuchado.

La comisión aceptó su pedido y en su exposición narró cómo después de 22 años de trabajar en el Consejo Provincial de Pichincha fue despedido al día siguiente de publicar en su página de Facebook un mensaje con la leyenda "Fuera, Correa, fuera". Son más de tres años de aquello, planteó un juicio en el Tribunal Contencioso Administrativo y espera por esa vía recuperar su trabajo.

Su testimonio pasó a alimentar uno de los 1.435 casos denunciados que son analizados por la mesa. Su presidente, Paúl Jácome, explicó que una vez concluidas las audiencias y el análisis de cada caso, se emitirá un informe.

Las audiencias concluirán este jueves y según la planificación de la comisión serán 27 los casos emblemáticos que pasarán por este trámite que analiza casos de presunta persecución durante los 10 años del anterior gobierno.

'La mesa para la verdad y la justicia', del Consejo de la Judicatura, continúa con las audiencias públicas de los casos considerados de persecución política durante el gobierno de Rafael Correa. Las jornadas seguirán durante toda la semana. 

Se trata de exautoridades públicas, mujeres indígenas, exempleados de instituciones y expolicías, quienes pasaron, durante la mañana, frente a los integrantes de la mesa.

El primero en narrar su caso fue el exconsejero de Participación, David Rosero, quien en el 2015 fue detenido y junto a otras dos personas acusado de ataque y resistencia por oponerse al allanamiento de las instalaciones de la Unidad Nacional de Educadores (UNE) y el Fondo de Cesantía del Magisterio, que con esa acción paso a manos del Biess.

Cada 15 días se presenta en el juzgado que lleva la causa. Rosero narró las supuestas violaciones legales en el por eso y pidió justicia.

LEA TAMBIÉN: Villamar y Bernal exigen que Fernando Flores sea separado de CREO

En cambio, Pablo Molina no estaba contemplado para las audiencias, pero pidió ser escuchado.

La comisión aceptó su pedido y en su exposición narró cómo después de 22 años de trabajar en el Consejo Provincial de Pichincha fue despedido al día siguiente de publicar en su página de Facebook un mensaje con la leyenda "Fuera, Correa, fuera". Son más de tres años de aquello, planteó un juicio en el Tribunal Contencioso Administrativo y espera por esa vía recuperar su trabajo.

Su testimonio pasó a alimentar uno de los 1.435 casos denunciados que son analizados por la mesa. Su presidente, Paúl Jácome, explicó que una vez concluidas las audiencias y el análisis de cada caso, se emitirá un informe.

Las audiencias concluirán este jueves y según la planificación de la comisión serán 27 los casos emblemáticos que pasarán por este trámite que analiza casos de presunta persecución durante los 10 años del anterior gobierno.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos