Crisis en la frontera marca primeros 12 meses de Moreno

Ecuador comparte con Colombia 600 km de vías, manglares y selva tropical.

Ecuador comparte con Colombia 600 km de vías, manglares y selva tropical. Foto: Archivo
24 Mayo, 2018, 11:06 am
Por: Redacción 
Una de las debilidades del primer año de gobierno de Lenín Moreno es la tibieza con que manejó una crisis desatada a raíz de inusuales atentados y secuestros en la frontera entre Ecuador y Colombia. Los ataques dejaron siete muertos: cuatro militares y tres integrantes de un equipo de prensa del diario El Comercio.
 
El Ejecutivo atribuyó los ataques a grupos conformados por disidentes de las FARC vinculados al narcotráfico, quienes se adjudicaron el secuestro, el triple asesinato de los ecuatorianos y la retención de dos civiles, de quienes aún no se tiene noticias.
 
Ecuador comparte con Colombia 600 km de vías, manglares y selva tropical donde se asientan poblaciones históricamente abandonadas por los Estados. La mayoría son negros, indígenas y colonos.
 
El punto conflictivo se ubica entre el cantón de San Lorenzo (Esmeraldas, Ecuador) y el sector de Tumaco (Nariño, Colombia). Dicho municipio colombiano es donde más coca se cultiva en el mundo y forma parte de la ruta del Pacífico por donde sale la mayor cantidad de droga hacia Estados Unidos. Al menos 12 grupos se enfrentan allí por el control territorial. 
 
Los conflictos en ese sector destaparon el poder de la mafia mexicana, que según militares está detrás de los disidentes de las FARC que mataron a los tres ecuatorianos, capturaron a la pareja y atacaron a la fuerza pública de Ecuador.
 
Alias 'Guacho'
 
Desde enero pasado, las autoridades de Ecuador y Colombia lanzaron una cacería contra Walter Artízala, alias 'Guacho'.  Artízala es señalado de comandar al denominado Frente Oliver Sinisterra, opera como brazo armado del cartel mexicano de Sinaloa y que secuestró, en marzo, al equipo periodístico del diario El Comercio, cuyos integrantes (reportero, fotógrafo y conductor) se habían trasladado a la frontera para cubrir los ataques. Hasta la fecha, sus cuerpos todavía no han sido devueltos, pese a las gestiones del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).
 
El pasado 15 de mayo, los familiares del equipo de prensa pidieron ayuda al gobierno de Juan Manuel Santos en la recuperación de los cuerpos, tras 50 días de incertidumbre. Los familiares y organizaciones de prensa han cuestionado la actuación de los dos gobiernos, a raíz de la información contradictoria que ofrecieron durante la crisis. Así mismo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) conformó un grupo de investigación para determinar lo sucedido con el periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra.
 
Cambios de Gabinete
 
Sobre la situación en la frontera, el presidente Moreno realizó fuertes críticas a su antecesor Rafael Correa. Moreno manifestó que "la permisividad extrema es la que ha permitido que esto ocurra, claro el momento en que uno permite todo a estos guerrilleros y narcotraficantes, prácticamente se está dando la posibilidad de que ellos hagan lo que les da la gana".
 
Posteriormente, el primer mandatario dio 10 días de plazo para que los entonces ministros de Defensa, Patricio Zambrano y del Interior, César Navas entreguen a la justicia a alias 'Guacho'. Dicho tiempo culminó el jueves 26 de abril y al viernes siguiente se conoció que Moreno aceptó la renuncia de los funcionarios
 
 
Luego de que ambos funcionarios asumieron el cargo, el gobierno replanteó el esquema de seguridad. El ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, anunció la creación de una Fuerza de Tarea Conjunta en la frontera norte, de forma específica para la provincia de Esmeraldas y las zonas de seguridad establecidas. Además, la reorganización significó la adquisición de elementos esenciales como cascos, chalecos e insumos vitales para los uniformados. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
Una de las debilidades del primer año de gobierno de Lenín Moreno es la tibieza con que manejó una crisis desatada a raíz de inusuales atentados y secuestros en la frontera entre Ecuador y Colombia. Los ataques dejaron siete muertos: cuatro militares y tres integrantes de un equipo de prensa del diario El Comercio.
 
El Ejecutivo atribuyó los ataques a grupos conformados por disidentes de las FARC vinculados al narcotráfico, quienes se adjudicaron el secuestro, el triple asesinato de los ecuatorianos y la retención de dos civiles, de quienes aún no se tiene noticias.
 
Ecuador comparte con Colombia 600 km de vías, manglares y selva tropical donde se asientan poblaciones históricamente abandonadas por los Estados. La mayoría son negros, indígenas y colonos.
 
El punto conflictivo se ubica entre el cantón de San Lorenzo (Esmeraldas, Ecuador) y el sector de Tumaco (Nariño, Colombia). Dicho municipio colombiano es donde más coca se cultiva en el mundo y forma parte de la ruta del Pacífico por donde sale la mayor cantidad de droga hacia Estados Unidos. Al menos 12 grupos se enfrentan allí por el control territorial. 
 
Los conflictos en ese sector destaparon el poder de la mafia mexicana, que según militares está detrás de los disidentes de las FARC que mataron a los tres ecuatorianos, capturaron a la pareja y atacaron a la fuerza pública de Ecuador.
 
Alias 'Guacho'
 
Desde enero pasado, las autoridades de Ecuador y Colombia lanzaron una cacería contra Walter Artízala, alias 'Guacho'.  Artízala es señalado de comandar al denominado Frente Oliver Sinisterra, opera como brazo armado del cartel mexicano de Sinaloa y que secuestró, en marzo, al equipo periodístico del diario El Comercio, cuyos integrantes (reportero, fotógrafo y conductor) se habían trasladado a la frontera para cubrir los ataques. Hasta la fecha, sus cuerpos todavía no han sido devueltos, pese a las gestiones del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).
 
El pasado 15 de mayo, los familiares del equipo de prensa pidieron ayuda al gobierno de Juan Manuel Santos en la recuperación de los cuerpos, tras 50 días de incertidumbre. Los familiares y organizaciones de prensa han cuestionado la actuación de los dos gobiernos, a raíz de la información contradictoria que ofrecieron durante la crisis. Así mismo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) conformó un grupo de investigación para determinar lo sucedido con el periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra.
 
Cambios de Gabinete
 
Sobre la situación en la frontera, el presidente Moreno realizó fuertes críticas a su antecesor Rafael Correa. Moreno manifestó que "la permisividad extrema es la que ha permitido que esto ocurra, claro el momento en que uno permite todo a estos guerrilleros y narcotraficantes, prácticamente se está dando la posibilidad de que ellos hagan lo que les da la gana".
 
Posteriormente, el primer mandatario dio 10 días de plazo para que los entonces ministros de Defensa, Patricio Zambrano y del Interior, César Navas entreguen a la justicia a alias 'Guacho'. Dicho tiempo culminó el jueves 26 de abril y al viernes siguiente se conoció que Moreno aceptó la renuncia de los funcionarios
 
 
Luego de que ambos funcionarios asumieron el cargo, el gobierno replanteó el esquema de seguridad. El ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, anunció la creación de una Fuerza de Tarea Conjunta en la frontera norte, de forma específica para la provincia de Esmeraldas y las zonas de seguridad establecidas. Además, la reorganización significó la adquisición de elementos esenciales como cascos, chalecos e insumos vitales para los uniformados.